Fútbol Internacional > SUDAMERICANO SUB 20

Noche de copa; Uruguay va por el título en Quito

El día que Uruguay puede ser campeón sudamericano, Jorge Da Silva rememora la última consagración de 1981

Tiempo de lectura: -'

08 de febrero de 2017 a las 05:00

Ecuador, 7 de marzo de 1981. Mientras Uruguay recorre la recta final de la dictadura militar, un grupo de juveniles uruguayos sale de un hotel en Quito rumbo a entrenar, el día previo al último partido del Sudamericano sub 20.

El rival es Argentina y un empate basta para coronarlos como campeones, pero la ansiedad juega su partido y las ganas de llevarse la medalla a casa son muchas.

Aníbal Gutiérrez Ponce, el entrenador del equipo, espera en la puerta del ómnibus y pasa lista con la cabeza para no dejar a ningún distraído atrás.

Así pasan de a uno Jorge Ananía, Gustavo Ancheta, José Batista, Carlos Berrueta, César Calero, Adolfo Barán, Jorge Da Silva, Carlos Melían, Eduardo Linaris, Javier López Báez, Javier Zeoli, Jorge Villazán, Carlos Vázquez, Pedro Pedrucci, Alexis Noble, Santiago Ostolaza, Nelson Daniel Gutiérrez y Enzo Francescoli.

Atrás quedó el debut con igualdad ante Bolivia, la derrota con Paraguay y las victorias ante Ecuador y Colombia en fase de grupos. En la fase final la sorpresa se la llevó Brasil y la revancha tuvo un sabor dulce ante Bolivia.

Francescoli es el imán del equipo, el hombre por el que pasan todas las pelotas. Noble y López Báez le hacen el trabajo fácil a los costados mientras que Da Silva y Barán destacan con goles. De vuelta en el hotel algunos no pueden dormir, Francescoli y Gutiérrez hablan a un costado mientras Da Silva imagina el marcaje que los argentinos tienen en mente.

El grupo tiene la presión de salir campeón, ya que las tres generaciones anteriores lograron el campeonato y ellos no quieren quedarse con las manos vacías.

Ecuador, 7 de febrero de 2017. Pasaron 36 años y el contexto social en Uruguay es otro. El país vive en democracia y los uruguayos siguen expectantes la suerte de la selección en Ecuador. Es Fabián Coito quien se para en la puerta del coche que mueve al equipo para ver subir a sus jugadores.

Pocos toman mate. Las revistas cedieron su lugar a celulares y parlantes. El mundo cambió. Viajan con presiones diferentes, pero con el mismo objetivo. Con un proceso de selección cimentado sobre la base de la formación y el trabajo a largo plazo, Uruguay se acostumbró a estar en todos los mundiales pero esta vez quiere un título como recompensa.

Los recuerdos de un campeón

"De mitad de cancha hacia arriba teníamos un equipo muy fuerte, López Báez y Noble a los costados, Villazán, Enzo y Barán por adentro. Con cualquiera era fácil entenderse y jugar. En la medida que fueron pasando los partidos nos fuimos soltando y generando un juego que nos ayudara a desarrollar la idea que queríamos", cuenta Jorge Da Silva en un ejercicio de memoria junto a Referí.

En 1981 Uruguay estuvo un mes en Ecuador adaptándose a la altura de la ciudad antes de la competencia oficial. En 2017 fue apenas un par de días antes del torneo. El inicio fue igual. Debut ante un rival en lo previo accesible pero que sin embargo logró complicar los papeles. El 1-1 con Bolivia con gol de Carlos Berrueta en 1981 tuvo puntos de contacto con el empate 0-0 ante Venezuela, 36 años después. "A partir de la tercera fecha el equipo se soltó y en la ronda final pudimos ganar los tres partidos. Nos teníamos mucha confianza", agrega Da Silva, quien se dio el lujo de anotar por duplicado ante Argentina en el partido decisivo.

"Pude ver la mayoría de los partidos de la sub 20 actual y tuvo un rendimiento similar a la nuestra, fue de menos a más y en esta segunda fase encontró el equipo. Coito armó un plantel con individualidades y jugadores inteligentes. Tiene funcionamiento. Los laterales suben bien, la zona media recupera pero también juega y arriba De La Cruz, Schiappacasse y Amaral desnivelan", agrega Da Silva.

Hoy no juega Francescoli pero juega Rodrigo Amaral, no está Da Silva pero si Nicolás Schiappacasse, Santiago Mele hace de Zeoli, Santiago Bueno debe ganar por arriba como lo hacía Gutiérrez, la pegada de Noble la heredó Nicolás De La Cruz, la elegancia de Berrueta la asumió Rodrigo Bentancur y hasta Joaquín Ardaiz quiere desempolvar el traje de Barán.


OPINA: ADOLFO BARÁN, Campeón Sudamericano en 1981

El recuerdo y la realidad

Las vivencias que tengo del Sudamericano de 1981 son las mejores. Estuvimos casi dos meses con todo el grupo y eso reforzó la adaptación a la altura. Viajamos con el objetivo fijo de salir campeones y el recuerdo más grande es lo que vivimos en la fase final, donde ganamos todos los partidos, incluso a Brasil y Argentina con un nivel de juego muy bueno.

Nos teníamos una confianza total pese al mal comienzo. Empatar con Bolivia en el inicio no fue un tropiezo, pese a que mucha gente lo vio así. A esta selección con Venezuela le pasó igual. Más allá del nombre y de la historia enfrentaron a un equipo bien armado.

El Bolivia que nos enfrentó fue la mejor generación de su historia, tenían un equipo muy completo y en la altura jugaban cómodos.

Nosotros tuvimos un tiempo alejados de nuestro entorno y de nuestra familia y eso te juega en la cabeza. Físicamente estábamos impecables pero en los ratos de ocio la cabeza te trabaja el doble y eso nos complicó en las primeras fechas.

La selección de 1981 me hace acordar a esta. Es una selección que tiene jugadores en el exterior y en Primera División con experiencia, salvo en la zona defensiva donde a los zagueros los estamos conociendo ahora. Del medio hacia arriba todos juegan en un gran nivel.

Por el estilo y por el funcionamiento que muestran, creo que Rodrigo Bentancur y Facundo Waller son los mejores de Uruguay. Bentancur es un clase A que juega a un gran nivel en Boca y está demostrando su potencial, mientras que Waller fue el más regular del torneo.

Fabián Coito tiene un gran mérito producto de su experiencia. Encontró un equipo en la zona de definición del torneo, al margen de las expulsiones que sufrió en el medio y supo exprimir a los titulares para sacarles el mejor rendimiento.

Este Uruguay tiene madurez y una categoría de jugadores importante. Ojalá ganen el título porque lo merecen.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...