Mundo > LOS CUADERNOS DE LAS COIMAS

Quién es Ernesto Clarens, el financista argentino que viajó 164 veces a Uruguay y es acusado de mover US$ 200 millones

Advierten que es el hombre que conoce "los secretos" de Néstor Kirchner

Tiempo de lectura: -'

22 de agosto de 2018 a las 11:57

"Ernesto Clarens conoce los secretos financieros de Néstor Kirchner como nadie". Así define el diario argentino Clarin al financista que está imputado en la causa de la ruta del dinero K y que además, está señalado por empresarios como responsable de mover US$ 200 millones fuera de Argentina.

Pero hay un dato que lo vincula directamente con Uruguay, y es que desde que el kirchnerismo llegó al poder en 2003, Clarens realizó 164 viajes al país, de los que 91 fueron en barcos privados, a pesar de ser dueño de una compañía de taxis aéreos.

Según Clarín, en los años 90 Clarens llegó a Río Gallegos para comprar un frigorífico en desuso y se acercó a Néstor Kirchner cuando logró que los salarios en la provincia de Santa Cruz se pagaran a través de Credisol, su financiera.

Lea también: Los cuadernos de las coimas, los bolsos con plata y la nueva causa K

Pero antes de conocer a Kirchner, Clarens era "un yuppie de bajo perfil de la city porteña", cuenta Clarín. Comenzó su carrera en financieras y bancos, y en 2001 creó la empresa Interplayer, para intervenir en la compra y venta de jugadores de fútbol, pero luego la cerró y creó Credisol.

Dos años después de que Kirchner asumiera la presidencia, en 2005, Clarens pasó a manejar los pagos del Estado luego de que la constructora Gotti (la favorita del gobierno K para adjudicar obra pública) cedió sus derechos de cobro de certificados de varias obras públicas en Santa Cruz a la financiera Invernes, también creada por Clarens.

Según cuenta Infobae, el nombre de Clarens se hizo público luego de una declaración ante la Justicia de Leonardo Fariña, quien lo señaló "como una parte vital en el lavado de dinero. Según sus dichos, además de hacer negocios financieros legales, se dedicaba a transformar los recursos de la obra pública en pesos, euros y dólares", relata Infobae.

Además, indica que a Clarens le adjudican ser "el cerebro" detrás del entramado ilegal usado para blanquear dinero. "Su rol era el de "garantizar el reparto" de obras y manejar los "sobreprecios" en las obras viales. Así creó un circuito aceitado, apoyado en su exitosa carrera como financista y operador, para coimas que rondaban el 10 por ciento", asegúra Infobae.

Lea también: MIles de personas pidieron el desafuero de Cristina Fernández

Pero además, el hombre se convirtió en un jugador clave en la nueva causa de "los cuadernos de la corrupción", ya que, para no quedar detenido, se acogió a la figura del "arrepentido" y brindó nombres de miembros de integrantes de la estructura que movió dinero K. Había sido mencionado por otros empresarios que también declararon como arrepentidos como el receptor de los bolsos con coimas que se pagaban a exfuncionarios del gobierno kirchnerista.

En Uruguay

La Justicia uruguaya reabrió la investigación en Uruguay de supuestos vuelos privados provenientes de argentina que traían grandes cantidades de dinero de sobornos de las administraciones kirchneristas. Esa línea de investigación, dentro de la causa sobre la ruta del dinero K, que lleva adelante la fiscalía del Crimen organizado a cargo de Luis Pacheco, había sido abandonada en octubre de 2016, luego de que la Aduana concluyera que no eran ciertas las declaraciones del valijero Leonardo Fariña en las que había asegurado ingresar el dinero al país a través del aeropuerto de Melilla, aprovechando la falta de controles.

Daniel Muñoz, exsecretario de Kirchner, viajó a Uruguay en aviones privados y taxis aéreos al menos 12 veces entre 2008 y 2010 según información que proporcionó a El Observador la producción del programa argentino La Cornisa. Ocho de esos viajes se hicieron días después de haber recibido dinero de parte del viceministro de Planificación argentino Roberto Baratta, según consta en los llamados cuadernos de las coimas.

A esto se le suma el caso de Clarens. Al menos siete de los viajes que hizo a Uruguay fueron al mismo tiempo que viajaba Muñoz, aunque siempre lo hacían con transportes distintos.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...