Fútbol > COPA LIBERTADORES

Se corta el aliento con el superclásico argentino

Boca y River se enfrentan este sábado a la hora 17 en La Bombonera por la primera final del máximo certamen continental de clubes

Tiempo de lectura: -'

10 de noviembre de 2018 a las 05:04

El éxtasis de la pasión futbolera en Argentina se desatará este sábado a la hora 17 al jugarse un inédito clásico por la final de la Copa Libertadores 2018 entre Boca Juniors y River Plate, tan populares como predestinados a hacer historia. El primer escenario será la mítica Bombonera de Boca, la que tiembla cuando miles de espectadores saltan y gritan en las tribunas. La revancha será el sábado 24 en el icónico estadio Monumental, de River.

En los dos equipos hay jugadores uruguayos: Nahitan Nández y Lucas Olaza son titulares en Boca, mientras que Camilo Mayada suele integrar el banco de suplentes de River.

Es la primera vez que se cruzan en la final de la Libertadores, desde que este torneo, el más deseado por sus hinchas, se inició en 1960. “Es el partido de los sueños”, dijo el ex seleccionador Marcelo Bielsa, ahora DT de Leeds United de Inglaterra.

La emoción corta el aliento a cualquiera en Argentina. Sólo ambos clubes nuclean al 70% de los aficionados. Mejor ni pensar en la tensión de llegar a definir el título por penales en el partido de vuelta.

Sólo dos veces se enfrentaron en una final en un siglo por un título oficial. En 1976, Boca le ganó a River por 1-0 y se consagró campeón del Nacional. River por su lado ganó la Supercopa argentina este año al imponerse 2-0.

Leyendas futboleras lucieron estos colores: un tal Diego Maradona en Boca y el inolvidable Mario “Matador” Kempes en River.

¿El superclásico tiene comparación? Sí, están el español Real Madrid-Barcelona, el escocés Celtic-Rangers, el inglés Liverpool-Manchester United, el italiano Juventus-Inter o Nacional-Peñarol.

Pero Boca-River tiene algo inexplicable. El diario británico The Observer dijo alguna vez que “uno no tiene derecho a morirse sin haber visto, al menos una vez, un Boca-River”. Pero tampoco es cuestión de morirse: abundan en los medios consejos médicos para prevenir infartos.

En semifinales, los boquenses eliminaron a Palmeiras y los riverplatenses a Gremio de Porto Alegre. El presidente argentino, Mauricio Macri, extitular y fanático boquense, intentó convencer a los clubes de que por una vez dejen asistir a los hinchas visitantes. Lo rechazaron de plano.

“No me quiero hacer cargo de una muerte”, dijo el presidente de River, Rodolfo D’Onofrio. Coincidió el titular de Boca, Daniel Angelici. Hay demasiadas muertes por la violencia del fútbol, más de 300 en medio siglo, como para arriesgarse justo en un “hiperclásico”.

La locura se reflejó en la venta de entradas. Plateas que costaban US$ 90 en semifinales se revenden a US$ 25.000 en ofertas demenciales. Sólo pueden entrar a La Bombonera 53.000 personas y al Monumental 67.000. “Harían falta tres Bomboneras”, ilustró Angelici.

En el total de choques amateurs y profesionales, Boca le lleva 10 partidos ganados de ventaja. Ganó seis Libertadores y tres intercontinentales. River suma tres Libertadores y una Intercontinental.

Ambos DT son ídolos de sus hinchas. El de River es Marcelo Gallardo y el de Boca Guillermo Barros Schelotto. Los adoran por su fidelidad a los colores y campeonatos ganados como jugadores y entrenadores. Pero Gallardo no podrá ni siquiera ir a La Bombonera, suspendido por la Conmebol.

Ambos tienen mucho en común a pesar de sus distancias en el fútbol. Fueron ídolos de sus equipos como jugadores, se enfrentaron en la cancha, compartieron un título con una selección juvenil y ahora intentarán ganar una final que será histórica. Las carreras de ambos, tanto como futbolistas como entrenadores, siempre tuvieron similitudes y puntos de encuentro.

Barros Schelotto nació en 1973, debutó en Gimnasia y Esgrima La Plata y fue ídolo con el xeneize, club en el que jugó de 1997 a 2007. Luego pasó al Columbus Crew estadounidense y regresó al Lobo. Gallardo nació en 1976, debutó en River Plate y jugó en el Mónaco, el París Saint-Germain, el D.C. United estadounidense y Nacional.

El árbitro de esta primera final será el chileno Roberto Tobar. 

 

ASÍ LLEGA EL XENEIZE

Alianza Lima 0-0

Junior          1-0

Palmeiras    1-1

Palmeiras    0-2

Junior          1-1

Alianza Lima 5-0

Libertad       2-0

Libertad       4-2

Cruzeiro     2-0

Cruzeiro     1-1

Palmeiras    2-0

Palmeiras        2-2

 

ASÍ LLEGA EL MILLO

Flamengo    2-2

Santa fe       0-0

Emelec          1-0

Emelec          2-1

Santa Fe       1-0

Flamengo    0-0

Racing           0-0

Racing           3-0

Independiente 0-0

Independiente 3-1

Gremio          0-1

Gremio            2-1

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...