Economía y Empresas > EMPRENDIMIENTO

Telas naturales y hojas: ropa que vuelve a las técnicas ancestrales

Cerrito de Indios busca revalorizar el pasado en el modo de crear las prendas

Tiempo de lectura: -'

16 de enero de 2018 a las 12:23

Dos estampados naturales son los que utilizan las emprendedoras de Cerrito de Indios para sus diseños. Uno de ellos es el denominado botánico o ecoprint, mediante el cual se imprimen con tinta en las telas hojas de diferentes árboles, que pueden volver a utilizarse.

Otra de las técnicas utilizadas proviene de Japón y se llama shibori. A través de este proceso, se estampa la tela mediante pliegues.

Cerrito de Indios_shibori2_2.jpg
La técnica japonesa de estampado shibori, con piedras
La técnica japonesa de estampado shibori, con piedras

La marca Cerrito de Indios se lanzó el pasado 14 de diciembre, con el objetivo de "revalorizar las técnicas ancestrales", comentó una de las socias del proyecto, María Belén Romero. Junto con su hermana, María Paz Romero, que es diseñadora de modas, y el fotógrafo y comunicador Juan Pablo Landarín, trabajan en el diseño de ropa para niños, mujeres y hombres, además de accesorios, con una impronta particular. Todo es elaborado de forma artesanal, incluso las tintas, que son naturales, y fueron desarrolladas luego de varias pruebas y ensayos en laboratorio.

Cerrito de Indios_heroica_0.jpg
Las hermanas Romero, socias del emprendimiento
Las hermanas Romero, socias del emprendimiento

Todas las prendas de la colección tienen nombre de distintos tipos de flora local. "Descubrimos los Cerritos de Indios (ubicados en los departamentos de Rocha y Treinta y Tres), montículos de tierra que formaban los indios para distintos usos y nos llamó la atención ese nombre", explicó Romero.

Cerrito de Indios nueva

Aunque hace más de un año que comenzaron a trabajar en la idea de una marca de ropa y accesorios 100% natural, en junio del año pasado María Paz y María Belén Romero decidieron volcarse de forma exclusiva al emprendimiento. "Mi hermana y yo vivimos toda la vida en la industria textil desde que nacimos. Mi abuela y mi tío eran modista y sastre, respectivamente, mi madre siempre vendió ropa, tiene boutique", añadió la emprendedora.

Cerrito de Indios se ubica en el concepto "slow fashion", de una moda perecedera y que busca ser sustentable.

El diferencial del emprendimiento, según Romero, está en el impacto medioambiental y el foco social. "En cuanto al impacto medioambiental, no usamos ningún producto derivado del petróleo, solamente tejidos y tintas naturales", contó.

Respecto al impacto social, Romero comentó que además del trabajo que realizan los socios del emprendimiento, un grupo de mujeres trabajan en la costura, por lo que se involucran "a muchas personas en el proceso de producción", dijo.

Cerrito de Indios_ Taller mo¦ünica_04.jpg
Adriana, una de las modistas que trabaja en Cerrito de Indios
Adriana, una de las modistas que trabaja en Cerrito de Indios


Crecimiento local

Cerrito de Indios está incubado en Khem y recibió financiación de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) para la validación técnica.

Actualmente cuentan con un atelier en El Pinar, en donde también hacen la fabricación de las prendas, otro local en Parque Rodó y un espacio en la tienda de ropa y accesorios El Canuto de José Ignacio. Además, se encuentran trabajando en la venta vía web.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...