Cargando...

Copa América > DESDE EL ARENA DO GREMIO

Uruguay bajó pero apeló a su poder de reacción

Uruguay no repitió ante Japón el libreto desplegado ante Ecuador, mostró debilidades defensivas por fallas en el manejo del balón y al final debió recurrir a la pelota quieta para empatarlo

Tiempo de lectura: -'

20 de junio de 2019 a las 23:00

Esta vez no salió. Uruguay no la tuvo fácil ante Japón y logró un empate 2-2, tras estar dos veces abajo, en su segundo partido por el grupo C de la Copa América de Brasil 2019.

Fue un partido de mucho cuidado, en el que ambos equipos estuvieron atentos para aprovechar al máximo los fallos del rival y en el que la celeste tuvo que ir cambiando piezas según las circunstancias y el marcador.

Uruguay, con el nuevo doble cinco conformado por Lucas Torreira y Rodrigo Bentancur, intentó en el inicio salir con paciencia desde el fondo, volviendo varias veces hacia atrás para buscar la mejor salida posible, aunque en muchas, ante el despliegue de Japón, tuvo que mandar el pase largo para los delanteros o extremos.

En ese plan, Bentancur y Giménez hablaron y se dieron indicaciones para organizarse y buscar la mejor forma de llegar al ataque.

Japón, en tanto, hizo un gran esfuerzo para presionar arriba, como era de esperar luego de que por esa vía lo lastimara bastante en el amistoso de noviembre pasado. Si bien es cierto que los nipones cambiaron prácticamente todo el equipo con respecto a aquel, tenían la información de primera mano de cómo hacerle daño a la celeste.

Robaron algunas pelotas y tuvieron proyecciones rápidas con toques para meterse en el área de Uruguay y avisar en un par de ocasiones.

La celeste no la tuvo tan sencilla como ante Ecuador y tuvo sus mejores situaciones cuando Luis Suárez y Edinson Cavani robaron pelotas, o cuando sacaron alguna contra por las bandas.

El trámite era de ida y vuelta. La zona derecha, con Martín Cáceres y Nahitan Nández fue la que tuvo mayor actividad para subir.

El doble cinco de Torreira y Bentancur tuvo buenas y malas, con algunos quites destacables pero con algunos errores en la salida que ocasionaron situaciones de peligro de los japoneses.

Uruguay tuvo un momento fatídico al promediar el primer tiempo. En una salida nipona, Diego Laxalt quedó en la derecha, salió a cortar y en la jugada quedó sentido. Japón sacó rápido el lateral, la pelota fue a la banda del de Milan pero este no pudo marcar. Fue gol y luego el lateral salió lesionado.

Uruguay quedó abajo en el marcador y con un futbolista que puede perderse el resto de la Copa, algo que ya pasó con Matías Vecino.

Cambios en las bandas

Obligado, el entrenador Óscar Tabárez tuvo que mover el banco y se decidió por Giovanni González, pasando a Cáceres a la izquierda, prefiriendo ese movimiento que colocar a Marcelo Saracchi directamente en la banda izquierda.

Eso significó rearmar las sociedades en las bandas. Por derecha quedaron González y Nández, mientras que la izquierda fue para Cáceres y Lodeiro.

Y con ese esquema, Uruguay tuvo más acción por la izquierda, con Cáceres más lanzado al ataque e incluso metiendo pases en profundidad, demostrando que está más preciso con la pelota.

Uruguay volvió a la calma con el empate que llegó en un penal a Cavani que fue marcado vía VAR, luego de que el delantero reclamara una falta que el juez dejó seguir en primera instancia. Suárez convirtió la pena máxima.

Luego, hubo algunas situaciones de peligro, como un remate de Cavani que reventó el travesaño. Uruguay tuvo varios tiros al arco, pero los salteños no estuvieron finos y el arquero japonés tuvo una buena actuación.

El partido volvió a ponerse cuesta arriba para la celeste en el segundo tiempo con un nuevo gol de Japón tras una llegada por la zona derecha de la defensa y una pelota que quedó boyando en el medio del área luego de un puñetazo de Muslera.

Tabárez movió rápido e hizo un nuevo cambio con el ingreso de Giorgian De Arrascaeta en busca de más precisión, algo que le costó mucho a Uruguay y que recuperó con el ingreso del de Nuevo Berlín, quien también le dio más juego a González, lanzándolo al ataque.

Le costaba mucho a Uruguay entrarle a Japón, por abajo y también por arriba, una vía a la que se fue recurriendo con más frecuencia hasta que en un tiro de esquina apareció Josema Giménez para meter un tremendo cabezazo y poner el 2-2.

Entrando en el tramo final del partido, Tabárez puso a Federico Valverde por Lodeiro para refrescar el medio, terminando con Torreira, Bentancur y el de Real Madrid, y con De Arrascaeta más adelantado.

Pero no hubo caso. Japón se cerró bien, ligó en otro remate en el travesaño, esta vez de Suárez, y a Uruguay, que dominó el cierre del juego, le faltó el último toque, ese que tuvo a la perfección en el partido ante Ecuador y que esta vez no salió.


 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...