Cargando...
Uruguay tras el empate con Corea

Qatar 2022 > OPINIÓN

Uruguay, del discurso de campeón del mundo a las reales distancias con la elite

Uruguay llevó a Qatar un discurso irreal de ser campeón del mundo y en su primer partido dejó al descubierto un montón de limitaciones que le impidieron ganarle a Corea del Sur: la realidad indica que estamos lejos de la elite mundial

Tiempo de lectura: -'

24 de noviembre de 2022 a las 14:47

El día que Diego Alonso dijo que Uruguay iba a ir al Mundial para ser campeón del mundo, la platea del exitismo lo elogió como si hubiera hecho un gol de chilena en la hora. 

"Eso es lo que tiene que decir un entrenador de la selección uruguaya", "honra la historia, la tradición y la estirpe uruguaya" y un montón de frases de manual fueron al mismo tiempo frases de bendición para el Tornado pero también tiros por elevación a Óscar Washington Tabárez y sus prédicas realistas acerca de las posibilidades celestes en estas contiendas. 

Está bien vender el discurso optimista, motivador y entusiasta. Pero cuando ese discurso se choca contra la realidad de un Campeonato del Mundo lo único que queda al descubierto es que se trataba de una cápsula de humo. Para contentar a una tribuna fácil y para tirarle una bola de carne a las anónimas bestias de las redes sociales. 

Pero la realidad es la misma que acompañó a Tabárez en sus tres mundiales: Uruguay tiene dos o tres jugadores de elite mundial y un resto que acompaña para conformar un cuadro que será siempre competitivo por su ADN, por su raza, por su carácter, pero nunca favorito, candidato ni potencial campeón del mundo. 

Nada tiene que ver esto que Corea del Sur, rival con el que Uruguay empató 0-0 este jueves por el Mundial de Qatar 2022, sea un rival asiático y con un potencial de jugadores de menor nivel al de los celestes. 

El contexto global del fútbol mundial es parejo. Hace rato. Ya no hay rivales goleables ni ganables de antemano. Y Corea del Sur se le puede plantar a cualquier equipo de este evento. Pero tampoco va a ser campeón del mundo, claro. 

Para eso se necesita mucho más. En principio, cantidad de jugadores de elite. Los tiene Brasil, los tiene Inglaterra, Francia, España, Portugal. También Alemania o Argentina, pese a sus sacudones en el debut. 

Pero no los tiene Uruguay. Ronald Araujo, lesionado y al margen, José María Giménez, Federico Valverde y Rodrigo Bentancur son a esta selección lo que Diego Godín, Luis Suárez y Edinson Cavani fueron en Rusia 2018 y Brasil 2014 o Diego Forlán en Sudáfrica 2010. 

El resto acompaña y el recambio que eleve el tono y el nivel del equipo, es en realidad escaso en calidad (siempre en términos comparativos con la elite).

Uruguay se pareció mucho en este debut al de Rusia donde se le ganó a Egipto en la última pelota del partido. Escaso volumen de juego, problemas para posicionarse en campo rival, poca contribución de los laterales en ataque y pobre generación en el último tercio del campo. 

Aquella vez ganó con una agónica pelota quieta. En esta se lo pudo llevar pero el palo le negó el gol dos veces. 

El empate no significa que está todo perdido y que llegar a octavos de final sea un imposible. Para nada. Pero es un buen baño de realidad para admitir que Uruguay tiene que ir a un Mundial a dar pelea y a luchar en cada partido por llegar lo más lejos que pueda. Nos faltan años luz para jugar en modo orquesta sinfónica (como lo hizo España con Costa Rica) y nos faltan bases elementales en nuestro precario balompié como para aspirar a que en la punta de la pirámide -donde está la selección- florezca lo que se siembra en terrenos inhóspitos para juveniles, en la cultura del atar con alambre y en las chacras de los dirigentes que se creen fenómenos porque se sacan unos a los otros puntos en los escritorios. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...