Cargando...
Federico Valverde y Alexis Sánchez

Selección > ELIMINATORIAS

¿Cómo combinaron el Bentancur de la Juve, el De La Cruz de River y el Valverde de Real en Uruguay?

Óscar Tabárez intentó sacar lo mejor de lo que brindan Bentancur, De La Cruz y Valverde en sus clubes pero a pesar de que Uruguay arrancó bien ante Chile se fue quedando sin fútbol y sin contención 

Tiempo de lectura: -'

08 de octubre de 2020 a las 23:37

17 de noviembre de 2015. Uruguay recibe a Chile por las Eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018 con la herida fresca de la eliminación de la Copa América de Chile y el recordado episodio del dedo de Gonzalo Jara sobre Edinson Cavani. Le gana 3 a 0 en el Centenario y el exentrenador de la selección trasandina, el argentino Marcelo Bielsa, es grabado en un restorán de Montevideo criticando el estilo de juego celeste, con una analítica mirada sobre las formas empleadas por la celeste y más allá del resultado logrado. 

El Uruguay del balón largo tumba al flamante rey de América con dos goles de pelota quieta (Diego Godín y Martín Cáceres) y otro de Palito Pereira tras un saque en largo de Fernando Muslera. La más pura esencia del juego directo. 

10 de octubre de 2020. Uruguay recibe a Chile en el Centenario por la primera fecha de las Eliminatorias para el Mundial de Catar 2022. El estilo de la celeste -fruto de la aparición y consolidación de nuevos jugadores- ha cambiado. El equipo tiene más capacidad de posesión de pelota y su volumen de juego se ha acrecentado. Sin embargo, tras un partido parejo, consigue el triunfo a los ponchazos con un gol en tiempo agregado en un rebote generado por un balón largo y llovido. 

La irrupción de jugadores como Federico Valverde y Rodrigo Bentancur en la mitad de la cancha, la de Matías Viña en el lateral izquierdo y la de Brian Rodríguez en ofensiva le han aportado al Uruguay de Tabárez nuevas valencias. Y después de la Copa América de Brasil 2019 (eliminación en cuartos de final con Perú, por penales), a lo largo de seis partidos amistosos, el entrenador se dispuso a probarlas en forma oficial. 

A falta de Edinson Cavani y Luis Suárez, en cuatro de esos seis partidos el entrenador optó por un sistema táctico de 4-1-4-1 y así salió a jugarle a Chile como local. 

Además, Tabárez se apoyó para armar el equipo en lo que algunos jugadores claves demostraron a lo largo de las última temporadas en sus clubes. 

Por ejemplo, en los amistosos jugados el año pasado ante Estados Unidos y Perú (en Lima), utilizó a Federico Valverde como volante central. Cuando faltó Lucas Torreira para esa función recurrió a Pajarito. 

Sin embargo, el ex Peñarol se consolidó la temporada pasada como volante interior en Real Madrid. Ahí es el que juega a la derecha del 5, que es Casemiro. Tras una descollante actuación contra Granada, hace ya un año, Jorge Valdano dijo sobre Valverde: "Mediocentro desde luego que no es, es interior. Es un 8 de toda la vida, de cuando los números significaban algo, mediocampista preferentemente por la derecha, de ida y vuelta, de área a área, muy generoso en el esfuerzo, de mucha potencia, de cabeza levantada".  

Y Valverde apareció ante Chile jugando como volante interior por derecha. ¿Quién ocupó el eje medio? Bentancur ¿Por qué? Porque tanto con Massimiliano Allegri en la temporada 2018-2019 como en la pasada (2019-2020), con Maurizio Sarri, el de Nueva Helvecia ocupó ese puesto cada vez que faltó el cerebral jugador bosnio Miralem Pjanic, hoy en Barcelona.  

José Pedro Fuenzalida y Rodrigo Bentancur

Tabárez tomó nota para hacer ese enroque de piezas. Y a ellos les sumó como volante interior por izquierda a Nicolás De La Cruz, debutante absoluto con la selección mayor. 

Este no es el De La Cruz que jugó en la selección sub 20 de 2017 (campeones sudamericanos) como extremo. Es el De La Cruz del River Plate de Marcelo Gallardo, un interior vertical y punzante que conecta fácil y rápido con los delanteros Julián Álvarez, Rafael Santos Borré y Mathías Suárez. 

Arturo Vidal y Nicolás De La Cruz

Tabárez se quiso servir de ese potencial individual para combinarlo y darle velocidad y vuelo futbolístico a la selección uruguaya. 

Los primeros 25' ante Chile fueron muy ilusionantes. Valverde se arrimó al área y metió un bombazo en el travesaño. Bentancur manejó todos los hilos con enorme categoría. De La Cruz se asoció con Giorgian De Arrascaeta, presionó la salida rival y sacó faltas. Entre los dos se repartieron las pelotas quietas y así se evitó que Suárez tuviera que hacerse cargo para perder peso en el área. 

Pero el equipo se fue desinflando. Y ni siquiera la ventaja le dio un plus de confianza. Es más, en el segundo tiempo, Chile se hizo dueño del partido y Bentancur se vio desbordado (como en el gol de Alexis Sánchez) y por momentos desamparado para comenzar las jugadas (perdió una pelota presionado por tres rivales y Matías Viña tuvo un cierre brillante para desmontar el ataque).

Eso le costó salir a De La Cruz, quien amagó pero no llegó a concretar un buen partido. Tabárez mandó a Nahitan Nández a la cancha que dado el contexto que tendrá el próximo partido (Ecuador en Quito, martes, hora 18) tiene buenas chances de arrancar como titular. 

Las buenas intenciones futbolísticas de Uruguay naufragaron en el segundo tiempo. 

Y en el análisis global de los 90 minutos, el gran sacrificado del acomodo de piezas que hizo Tabárez para potenciar el colectivo volvió a ser Giorgian De Arrascaeta. El mediapunta jugó de extremo izquierdo y, como todo el equipo, arrancó inspirado pero fue perdiendo protagonismo. Y es lógico. De Arrascaeta fue el conductor de Cruzeiro y lo es ahora en Flamengo y su zona de influencia en la cancha en el fútbol brasileño no se discute: es atrás del 9. Pero en la selección muy excepcionalmente ha jugado en esa zona.  

También entró en un puesto donde no es tan influyente Jonathan Rodríguez, relegado a la punta izquierda, y poco pudo aportarle al equipo. 

Así y todo Uruguay ganó. Con un Luis Suárez que dista mucho de su mejor forma física y futbolística. Con un Maxi Gómez al que le alcanzó entrar a los 86' para demostrar que está en estado de gracia en su arranque de temporada con Valencia. 

Y como dicen todos los protagonistas siempre es mejor corregir sobre una victoria que hacerlo sobre una derrota (o un empate de local). 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...