Selección > Selección uruguaya

¿Hace cuánto la defensa no tenía una noche de terror?

La velocidad de los japoneses fue un sufrimiento para un sector defensivo celeste que mostró serias dificultades como pocas veces en el proceso

Tiempo de lectura: -'

16 de octubre de 2018 a las 10:13

La defensa de Uruguay fue sometida a un martirio como pocas veces en los últimos tiempos. La velocidad de los jugadores de Japón determinó que fueran prácticamente imparables para la última zona del conjunto celeste en el amistoso que perdió 4 a 3 en Saitama.

La cara de agotamiento de Godín, los gestos de cansancio de Coates y la frustración de los volantes fueron claras muestras de lo que vivió Uruguay en el partido ante los nipones.

No es un hecho común para un equipo que se construye a partir de su fortaleza defensiva como lo manifestó el técnico Oscar Tabárez en más de una oportunidad.

¿Qué le pasó a la defensa celeste? No es atribuible a un solo factor la mala noche de la última zona de Uruguay. La velocidad de los jugadores del rival fue un tema que desacomodó. Las pruebas más elocuentes fueron el segundo y cuarto gol de Japón. Fueron un calco. Remate de media distancia, tapada del golero Muslera y el rebote fue aprovechado por Minamino ante la pasividad de la defensa.

A nadie escapa que el mediocampo de Uruguay está en proceso de cambio. Como dijo el entrenador: “Había otros futbolistas que nos permitían  lograr los objetivos pero en base a rendimiento físico, continuidad, disciplina táctica, ahora creo que también estos futbolistas nuevos, aunque no son totalmente experientes, tienen un potencial que alienta a utilizarlos de la mejor manera”.

Con la salida a último momento de Vecino y el ingreso de Pereiro dejó la sensación de que el equipo perdió contención.

Otro aspecto a tener en cuenta es el cambio horario. Los jugadores debieron acostumbrarse a dormir al revés.

 

La noche de terror de Niza

¿Cuánto hace que la defensa del seleccionado uruguayo no tiene una noche para el olvido? Hay que remontarse un año atrás para encontrar un partido donde la celeste padeció por sus errores defensivos.

Ocurrió el 7 de junio de 2017 cuando en un amistoso disputado en la ciudad de Niza, Italia desnudó serios problemas del equipo uruguayo al que venció 3 a 0.

“En defensa se volvió a ver una enorme desprolijidad, algo que se reiteró con lo que se vio ante Irlanda, con varios errores individuales. El único que al menos mostró un nivel acorde a la selección fue Martín Cáceres, sin deslumbrar”, escribió Referí en el comentario de aquel partido.

Lo preocupante del caso es que Uruguay venía de una racha negativa que generaba preocupación ya que, aquella con Italia, era la cuarta consecutiva.

 

Cuatro goles no es normal

Otro detalle que quedó del partido contra los nipones son los cuatro goles que recibió el elenco seleccionado. Hay que remontarse un año y medio atrás en el tiempo para encontrar un partido donde la celeste recibió cuatro goles.

La última vez fue el 23 de marzo de 2017 cuando, por las Eliminatorias, el equipo de Tabárez perdió 1-4 contra Brasil en el Centenario.

Luego de ese partido, el elenco celeste perdió 1-2 con Perú en Lima y los siguientes amistosos contra Irlanda (1-3 en Dublin) e Italia (0-3 en Niza).

Este martes, un año después de aquella noche de terror en Niza, la celeste no hizo pie en defensa.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...