Fútbol Internacional > ARGENTINA

¿Messi debe batir los huevos en la selección Argentina?

El regreso de Lio, cargando con la mochila de la gloria ganada por Maradona, vuelve a ilusionar a los argentinos que llevaron a más de 3 millones de likes su foto con la nueva camiseta

Tiempo de lectura: -'

19 de marzo de 2019 a las 16:36

Messi entró al campo de entrenamiento de Real Madrid. Paradoja del destino. Al jugador más emblemático de Barcelona le tocó sumarse a los entrenamientos de la selección de Argentina, tras 9 meses de ausencia e incertidumbre, en el campo de su eterno rival en España.

La vuelta de Messi a la selección volvió a embarcar a los argentinos en el barco de la ilusión. El 10 tiene un imán especial. Su vuelta genera una revolución desde todo punto de vista. El ejemplo más claro es el comercial.

La firma Adidas aprovechó su regreso para presentar la nueva camiseta. Messi posó con la 10 que usará usará Argentina en la próxima Copa América y la imagen en su cuenta de Instagram se llevó más de 3 millones de likes.

Después del fracaso de Rusia 2018 el capitán abandonó el barco. Cansado de tener que andar cargando la mochila del hombre que le “entregó” la camiseta más pesada del mundo, terminó frustrado y llorando.

No pudo en la Copa América, no pudo en el Mundial, no pudo en la Copa Confederaciones. Toda la gloria que conquista en su club le es esquiva en su selección.

Y como era de presumir, las comparaciones con su antecesor, Diego Armando Maradona, no se hacen esperar. Y por más que los quieran separar, el espejo siempre le devolverá a Lio la imagen de Diego.

El hecho es que, tras 9 meses de incertidumbre, Messi cumplió con la palabra dada al presidente de la AFA, Claudio Tapia, en oportunidad de la final de la Libertadores disputada por River y Boca en España.

¿Por qué volvió?

Muchos dicen, cuando lo ven, que en los gestos de su cara Messi lo dice absolutamente todo cuando juega por la selección albiceleste: no es feliz. Está claro que Barcelona vive sonriente, y anda a los abrazos celebrando goles con Luis Suárez. Gana torneos. Y lo principal: disfruta el juego.

En Argentina lo sufre, lo padece. El último proceso clasificatorio fue traumático. Con el mediático Sampaoli dando vueltas de un lado a otro en el banco, Messi se subió a un barco que navegó a la deriva y estuvo a punto de naufragar. Clasificó en la última fecha ganando en Quito.

¿Por qué volver entonces? Por la gloria. Lio necesita ganar algo con Argentina. No puede andar por la vida sabiendo que es el mejor jugador del mundo pero que nunca pudo ganar un campeonato con el equipo de su país.

Por eso en las últimas horas se sumó a los entrenamientos de un equipo que dirige un viejo conocido: Lionel Scaloni. Suena extraño, pero su técnico fue compañero de Messi en la selección.

Tan curioso como ver al 10 trotando por las canchas de Valdebebas, el centro de entrenamiento del Real Madrid, tradicional rival de su equipo, el Barcelona.

Esta vez, a diferencia de otras oportunidades, los viejos conocido de Messi fueron el utilero, el kinesiólogo, el cocinero. Es que la selección sufre una renovación. El tiempo pasa para todos.

Y después de 9 meses de ausencia, que se resumen a seis partidos de la era Scaloni, de los cuales se ganaron cuatro, empataron uno y perdieron el restante, Lio vuelve para jugar el viernes un amistoso contra Venezuela en el estadio Wanda Metropolitano del Atlético de Madrid.

Será uno de los últimos ensayos de Messi previo a la Copa América de Brasil. Un torneo que le puede devolver al 10 la confianza perdida. “Robarle” la copa a los brasileños en su casa sería algo así como pagar todas las deudas.

Pero no todo lo que brilla es oro. Messi vuelve en un momento particular. Con un técnico que arrancó como interino y se quedó. Con Burruchaga renunciando a su cargo de manager de la selección. Y con una explosiva declaración del director de selecciones nacionales, César Luis Menotti: “No es el momento de Messi”.

El Flaco no anduvo con vueltas y ante el micrófono de TyC expresó: “Personalmente, no me hubiese gustado que esté Messi”.

Y apuntó que en este momento hay que “tener un equipo fuerte, exigente, que le pertenezca a los entrenadores... No vamos a traer a Messi para que construya un equipo. Me parece una estupidez grande como una casa. Que encuentre la torta hecha, no puede venir a batir los huevos”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...