17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
25 de junio 2023 - 5:00hs

Con el apoyo de la policía, el fiscal Raúl Iglesias busca identificar a la persona que subió a internet 1.602 rollos de archivos de la inteligencia militar que fueron producidos desde algunos años antes de la dictadura hasta el 2004.

Los archivos se subieron entre el 18 de abril y el 13 de junio a la web archive.org acompañados de un texto que señala que son “una parte” de todo lo que se produjo y que representan un “testimonio histórico de gran valor para entender el funcionamiento de las redes del terror”.

“Quienes produjeron estos ‘Archivos del Terror’ los conocen, siguen especulando con sus contenidos y decidiendo qué y cuándo usar esta información. El resto de la sociedad uruguaya, que fue víctima de la represión y la vigilancia, no ha tenido acceso a los archivos de la represión”, dice la publicación.

Más noticias

Mientras que los historiadores solicitaron enseguida averiguar quién estaba detrás de la publicación, desde el gobierno se interpretó la movida como una respuesta al impulso de hacer público –tomando algunos resguardos– el “Archivo Berrutti”.

Marcelo Singer La exministra de Defensa, Azucena Berrutti

Una de las preguntas compartidas por todos fue si la persona había tenido acceso a material que hasta ahora se desconocía. La hipótesis se fundó en que el “Archivo Berrutti” consta de 1.144 rollos mientras que los subidos fueron 1.602.

Este archivo estaba en un ropero en la Escuela de Inteligencia del Ejército y pertenecía a la Dirección General de Inteligencia del Estado. Fue incautado en febrero de 2006 por la entonces ministra de Defensa, Azucena Berrutti. En ese momento y en ese mismo lugar, Berrutti también halló otro ropero de “similares características” que contendría “similar información” pero que pertenecía al Departamento II (ICIA) del Estado Mayor del Ejército. 

Dos de sus colaboradores (Jorge Tiscornia y María del Carmen Martínez) hicieron el chequeo entre el contenido de ambos muebles pero ese material no se incautó. El trabajo, finalizado en 2009, incluyó un índice comparando los rollos de cada uno de los roperos: el “Archivo Berrutti” y el “otro mueble”. El “Archivo Berrutti” se digitalizó de forma oficial, mientras que el otro no.

El Observador accedió a ese informe elaborado por Martínez y Tiscornia, y lo cotejó con los rollos subidos a internet.

De la revisión de los documentos, se desprende que hay seis rollos (562, 755, 1.313, 1.348, 1.559 y 1.768) que podrían considerarse “nuevos” ya que no están ni en el “Archivo Berrutti” ni en el “otro mueble”. Estos rollos contienen actas de apertura de registros de microfilmaciones pero también información producida por distintos grupos de la inteligencia militar.

También hay más de 50 rollos que no estaban en el “Archivo Berrutti” pero sí constan en el “otro mueble”. A su vez, hay unos 70 rollos que están en la situación inversa: forman parte del “Archivo Berrtti” pero no están en el “otro mueble”.

La revisión de los documentos da la pauta de que hasta el momento, no está subido a internet ni todo el “Archivo Berrutti” ni todos los rollos que estaban en el “otro mueble”.

El Observador Subieron 1.602 rollos a internet

También que hay rollos –como los que van desde el 001 hasta el 098– del "Archivo Berrutti" que continúan sin aparecer, porque los numerados por encima del 3.000 también fueron encontrados en el archivo del “otro mueble”.

Series distintas 

La historiadora Isabel Wschebor manifestó este viernes en un artículo en Brecha que en los archivos subidos a internet había numeraciones que “pertenecen a series documentales distintas”. 

Wschebor abordó específicamente la posibilidad de que estuvieran los rollos que van desde el 001 hasta el 098 y que faltan en el archivo incautado por Berrutti. “Una primera hipótesis era que quien publicó estos documentos tuvo acceso a esos primeros rollos para completar la colección”, señaló.

Sin embargo, tras analizarlos, concluyó que los rollos previamente identificados en el Berrutti fueron microfilmados por la Sección de Microfilmación del Departamento I del SID, mientras que los nuevos (subidos por un anónimo a internet) fueron digitalizados por el servicio de Microfilmación del Departamento II del Estado Mayor del Ejército. La digitalización de la información contenida en el "otro mueble" no se sabe quién la hizo. 

Fotos Diego Battiste Buscan establecer quién subió los archivos

“Es decir que estas primeras numeraciones pertenecen a series documentales distintas. Un conjunto de microfilms fue realizado por el SID y otro por el Estado Mayor del Ejército. Lo que se publica aquí parecen ser fragmentos de ambas series y los trabajos de arqueología documental recién se inician, pero son fundamentales para la comprensión del conjunto, su análisis y que la documentación pueda ser comprendida en el marco de nuevas líneas de investigación histórica”, sentenció.

No es un archivo

En su informe, Martínez y Tiscornia señalan que no accedieron a todos los rollos que van desde el 099 hasta el 1.859 porque había algunos que faltaban. “Es fácil advertir, luego de adentrarse dentro de su contenido, que ni es un archivo, mucho menos muchos archivos, y que se trata de un intento de cambio de tecnología en el mantenimiento de información”, escribieron.

Los allegados a Berrutti agregaron que se estaba ante “una fracción, de tamaño desconocido, de materiales en soporte de papel que se decidió pasar a microfilm”.

“No ha sido posible detectar hasta el momento una sistematización permanente de contenidos dentro de la numeración. En el fichero general del SID se nota una continuidad por muchos rollos pero hay intercalados rollos de otra temática completamente diferente sin poderse detectar una razón operativa para ello”, subrayaron.

Temas:

Archivos militares Ministerio de Defensa historiadores

Seguí leyendo

Te Puede Interesar