Mundo > Vacunación en Argentina

Así se está priorizando la vacunación en Argentina: quiénes van primero y por qué

El gobierno de Fernández tiene claro que su vacuna será gratis y voluntaria, aunque aún deja a estudio las prioridades de vacunación en indigentes, presos, u otras poblaciones estratégicas

Tiempo de lectura: -'

28 de enero de 2021 a las 19:51

Desde que el gobierno argentino incorporó la Sputnik a sus filas, 328 mil personas fueron vacunadas contra el coronavirus en todo el territorio, de acuerdo a los datos recopilados por el sitio Our World In Data. El número supone el 0,6% de las 54 millones de dosis totales que el presidente Alberto Fernández y su equipo pretenden suministrar e implica, de momento, a 0,73 ciudadanos por cada 100 mil habitantes.

Argentina, que recibió este un jueves un nuevo cargamento de 240 mil dosis de Sputnik V, es el país líder en Sudamérica en inocular con el fármaco ruso y el segundo con más personas vacunadas —recibieron al menos la primer dosis— en la región después de Brasil, que lidera con 1.45 millones.

Debido a la interrumpida llegada de las vacunas por la fuerte demanda mundial, el gobierno estableció un orden de prioridad para que los habitantes reciban las inyecciones de forma gradual y contempló, en su plan, las complicaciones ocasionadas por el covid-19, la probabilidad de mayor exposición, el impacto del virus en actividades y la incidencia para interrumpir la cadena de transmisión.

En esa vacunación escalonada por etapas, se consideró que el personal de la salud tendría prioridad y es, precisamente, ese grupo poblacional el que ha recibido el total de las dosis administradas hasta el momento. Pero, ¿a cuántas personas debería comprender? Según las estimaciones del registro federal de personal sanitario de Argentina, los implicados serían, inicialmente, 763 mil. La cifra considera a los funcionarios que realizan tareas o prestan servicios en establecimientos de salud, sean públicos o privados, y hasta ahora el 57% no ha recibido siquiera la primera inyección.

Los segundos que jerarquizó el gobierno argentino fueron los adultos mayores, es decir, aquellas personas de 70 o más años, con foco en los residentes en hogares de larga estancia (unos 94 mil, según el Indec). Con la llegada de las nuevas dosis este jueves, las autoridades completarán la vacunación del primer grupo y luego comenzarán a suministrarle la vacuna rusa a los ancianos. El gobierno de Buenos Aires, por ejemplo, ya dispuso que, con las 49 mil dosis que recibirá, comenzará su aplicación a cargo de 1.200 vacunadores capacitados. Allí, los mayores a 70 años son alrededor de 460 mil personas, que también tendrán la opción de solicitar la dosis con una inscripción online.

Los siguientes en la fila son los adultos de 60 a 69 años, quienes probablemente deban aguardar la siguiente llegada de más Sputnik V. La estimación publicada por el Ministerio de Salud argentino indica que son 7,6 millones las personas mayores a esa edad. 

Los adultos de riesgo, de entre 18 y 59 años, aparecen en el cuarto lugar. Sus patologías pueden ser: diabetes (insulinodependiente y no insulinodependiente), obesidad grado 2, y enfermedad cardiovascular, renal y/o respiratoria crónica, y son unos 5,6 millones de habitantes.

Luego, en el listado viene el personal de servicio penitenciarios, de seguridad y las Fuerzas Armadas. Según los reportes de cada una de las fuerzas, se estima que hay 500 mil personas implicadas, sin incluir el penitenciario. Y la priorización siguiente es para el personal docente y no docente, que clasifica por igual a los funcionarios, sin distinción de sus niveles educativos. En ese rubro, se estima que hay en ejercicio 1,3 millones de personas.

Por último, el plan incluye a "otras poblaciones estratégicas definidas por las jurisdicciones y la disponibilidad de dosis". Allí pueden incluirse otros funcionarios del Estado, "poblaciones estratégicas por su rol en la comunidad y en las economías locales", personas que viven en barrios populares, indigentes, presos, migrantes, u otros que definan los distintos entes de acuerdo al avance del proceso.

Lo que sí es un hecho y el gobierno de Fernández tiene claro son dos puntos: el fármaco seguirá siendo gratis y voluntario y no habrá diferencias en la priorización entre quienes padecieron o no el covid-19. El objetivo de las autoridades es llegar a las 54,4 millones de dosis, que alcanzarían a vacunar a 23 o 24 millones de personas.

"(La finalidad es) vacunar al 100% de la población objetivo en forma escalonada y progresiva, de acuerdo con la priorización de riesgo y la disponibilidad gradual y creciente del recurso", establece el documento.

Además de la reciente incorporación de 240 mil dosis, el gabinete espera la llegada de 30 millones adicionales para finales de marzo, posiblemente importadas de Corea del Sur o India.

 

 


 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...