Polideportivo > INFORME

Campeones de remo en Rivera y un multideportivo en Florida: el deporte que también crece

Enrique Belo, quien lleva 33 años recorriendo el país promoviendo eventos deportivos y programas para las federaciones, generó dos acciones que dan que hablar en el interior

Tiempo de lectura: -'

12 de octubre de 2019 a las 05:00

Montevideo, 1986. La actividad deportiva no formaba parte de la vida cotidiana de la ciudad. Sus habitantes, en su mayoría del género masculino, apenas cumplían con el rol de espectadores, y el sedentarismo engrosaba las estadísticas. Sin embargo, aquel verano se produjo un punto de quiebre en un mundo que comenzaba a cambiar y a moverse de otra forma. Enrique Belo llegó a la Intendencia de Montevideo con un plan para desarrollar el deporte en las playas durante el verano. Desde entonces, inició un vínculo con el deporte que lleva 33 años, trabajó con 17 federaciones, y actualmente está vinculado a las intendencias de Florida y Rivera, y al desarrollo del handball, patín y, en algunos departamentos, básquetbol.

“En ese momento no había nada en las playas. Si no bajaban los veteranos con una red de vóleibol, de la que cada uno era dueño, no había deporte. En la arena solo estaban los postes de madera. Por eso propuse hacer en aquel verano de 1986 los deportes de playa”, explica Belo a Referí.

“No había deporte gestionado ni organizado. No había una grilla deportiva estival. Presenté el proyecto en la intendencia, se puso en marcha y la embajada de Estados Unidos premió el proyecto por su corte comunitario y me becó. En marzo de 1990 fui a conocer proyectos comunitarios en distintos lugares, en Estados Unidos, y gracias a ese impulso inicial y el conocimiento que adquirí, organicé la actividad deportiva en las playas desde 1986 hasta 1995, con la vieja Comisión Nacional de Educación Física, la Intendencia y el Comité Olímpico Uruguayo”, agregó.

Allí nació su vínculo con el deporte comunitario, enfocado en el deporte de playa en buena medida, que transcurrió en paralelo con el privado.

El éxito del remo en Rivera

Desde hace cuatro años asesora a la Intendencia de Rivera en el área de deportes. Explicó que en ese momento, la comuna buscaba ámbitos adecuados para la práctica deportiva natural en ese departamento y procuraba conocer la infraestructura que tenían, y aquellos lugares que “pudieran permitir alguna intervención deportiva, desde una cancha de fútbol playa hasta una bicisenda”, dijo.

En la recorrida llegó al Parque Gran Bretaña, un punto estratégico de la ciudad. “Ingresamos y nos encontramos con un lago de 650 o 700 metros con un ancho enorme. En ese momento les dije: ‘Esto es ideal para remo’. Era una locura porque en la historia de Rivera nunca había entrado un bote al lago. Después de la argumentación ante la Dirección de Deportes y autoridades departamentales, salimos del parque, vi una escuela pública y se completó el proyecto, porque les dije que era ahí el punto de partida. ‘Con esa escuela pública vamos a hacer el proyecto Rema Rivera’. Eso sucedió hace tres años. Llevamos a la Federación Uruguaya de Remo y un remorgómetro, que instalamos en la escuela. Mientras contaba la idea, me miraban con desconfianza. Finalmente se desarrolló el plan, los sábado van los alumnos con sus padres, y ya tenemos 20 niños que compiten y, hace tres semanas, cinco de ellos lograron medallas, una de oro en un campeonato nacional. Tres años después, los mismos que empezaron a remar en edad escolar, compiten en los nacionales de la Federación con un suceso inesperado para la mayoría, pero que no es obra de un milagro ni de la casualidad sino de enfocar en el punto justo, trabajar y avanzar. Llevamos a especialistas en remo, al entrenador Ruben Scarpatti, al técnico de la selección Osvaldo Borchi. Hicimos toda la movida para entender que era un proyecto insignia: la enseñanza del remo en departamentos no tradicionales”, subrayó.

El remo es un deporte cuyo semillero está en el litoral hasta el Pinar. “Nunca sucedió un fenómeno de formar buenos remeros en otro departamento que no tuviera espejos de agua conocidos. En Rivera no hay arroyos ni ríos. Eso habla a las claras que no se necesita mucho dinero ni grandes presupuestos para llevar adelante, ejecutar y gestionar con éxito. Esos son los verdaderos proyectos deportivos”, explica.

En tiempos electorales, su mirada permite descubrir el Uruguay profundo y desconocido del mundo del deporte y olvidado por la capital.

La transformación del 10 de Junio de Florida

En los últimos cuatro años, el intendente de Florida, Carlos Enciso, con quien compartió los salones en la facultad, lo invitó a trabajar.

“‘Quiero que me vengas a ayudar’, me dijo, y el respondí: ‘Voy si cambiamos el estadio cerrado 10 de Junio’, que llegó a ser el peor estadio del país, aunque es uno de los más viejos a nivel municipal, es de 1980. Una vieja cancha abierta de básquetbol que hicieron gimnasio. Y así sucedió. Exceptuando las paredes, cambiamos todo”, dijo Belo.

El gimnasio, en el cual invirtieron US$ 2.000.000 con el apoyo de la OPP, a través de un fideicomiso, será inaugurado el 22 de noviembre con un partido de la Liga Uruguaya de Básquetbol entre Urunday Universitario y Trouville.

El 10 de Junio estrenará tribunas retráctiles, todas con butacas, tableros que donó el gobierno chino, tendrá puertas de ingreso para locales y vistantes, y una cancha de 40 metros por 20 metros, que se divide en dos para la actividad participativa. Se transformó en un gimnasio multipropósito. De 8 a 20, atiende la actividad social y la cancha se divide en dos a través de una cortina. “Es un estadio cuando amerite la práctica competitiva y un escenario participativo el resto del día. Dejó de ser un estadio para ver espectáculos y se transformó en uno para practicar deportes”, puntualizó.

Florida es una plaza fuerte en fútbol de salón, explicó Belo, y dijo que tendrá su estadio de 40x20, “el gran déficit que tiene el interior, porque no existen gimnasios de esas dimensiones”. De ahora en más, los únicos van a ser el de Canelones, uno de UTU en Melo y uno de secundaria en Tacurembó, agregó, y puntualizó que será el segundo municipal del interior.

En agosto, el secretario nacional del Deporte, Fernando Cáceres, dijo a Referí que en el interior se comenzarán a construir 10 polideportivos de 40x20 en Bella Unión, Salto, Paysandú, Young, Rivera, Treinta y Tres, Carmelo, Progreso, Toledo y Ciudad del Plata.

¿Cuál es la realidad del interior?

Consultado acerca del desarrollo que tiene el deporte en el interior, dijo que está dividido en dos: litoral, sur, Canelones, Maldonado y Rivera, por clubes, y el resto del país es la dirección de deportes de cada departamento la que oficia de introductor, gestor e impulsor de la actividad.

“¿Sabías que en todo el país hay clubes de fútbol, pero no hay clubes deportivos como existe en Litoral, Sur y Este, y obviamente en Montevideo? Encontrás algunos clubes de pelota vasca, pero son puntuales. Pero no hay clubes de básquetbol, de fútbol de salón ni de handball en el Centro y Este. Eso le quita competencia, continuidad, desarrollo al deporte competitivo, porque los jóvenes dejan de practicar esos deportes cuando terminan el sistema educativo y no lo juegan más. En handball, por ejemplo, no había clubes en el interior. En ningún lugar. La actividad estaba impulsada por la secretaría de deportes de cada departamento, y ahora con el proyecto que desarrollamos con la federación estamos logrando que algunos clubes lo practiquen y para que esos chicos tengan actividad todo año. De alguna forma empujamos a esos equipos de los liceos a que se federen en algún club para que se desarrolle bajo el paraguas de los clubes. ¿Cuál es la importancia de los clubes? Para que dejen de ser solo grupos de amigos que cuando se junten a jugar, y que cuando unos se van a estudiar y otros a trabajar a otro lugar, desaparezcan como equipo. Intentamos nuclearlos a través de algo más serio. Formalizamos el deporte que ya existe”, resumió.

Entiende Belo que a Uruguay le está faltando actividad competitiva sistemática, además de la que existe en el fútbol, que es nacional. ¿De qué forma se logra? “Organizando la base. Ligas que promuevan clubes y que a su vez generen competencias”.

Dijo que existen cuatro departamentos que tienen una organización deportiva superior al resto.

En orden, coloca a Soriano en el primer lugar del podio. “Tiene todos los deportes y un sistema clubístico, con ocho gimnasios con piso flotante, con tableros de básquetbol y tableros electrónicos, que no existe en otro departamento”. Además, puntualiza: “Es el ejemplo de organización porque cada deporte tiene su sede en un punto del departamento. Hasta los deportes más pequeños. Por ejemplo, handball tiene su centro neurálgico en José Enrique Rodó, y patín en Palmitas”.

Luego ubica en un segundo nivel a Flores, donde tras el impulso que le dieron Armando Castaingdebat y Mauricio Aguirre, tiene una gran infraestructura deportiva y un amplio programa de actividades para los ciudadanos; Rivera, por el fenómeno de sus políticas deportivas, y Tacuarembó, que se desarrolló gracias al polideportivo que inauguraron al comienzo de este período de gobierno, y que la Federación Uruguaya de Natación utilizó como base para el desarrollo de esta actividad en el norte del país, por ejemplo.

Destacó el trabajo que hizo la Secretaría Nacional de Deporte de premiar con apoyo a las federaciones que se organizaron, trabajan, proyectan y avanzan sobre determinados lineamientos.

¿Cómo desarrollaría el deporte federado? “Primero con capacitación de los entrenadores, luego escuelas deportivas aplicadas a modelos chicos en forma extensiva como la que realizamos en Rivera, y luego darle impulso, no quedar solo en el proyecto. Generar competencias, captación y clínicas para los mejores de cada disciplina en cada departamento para que cuatro veces al año asistan a actividades con un entrenador extranjero calificado que pueda ayudar a perfeccionar a esos jóvenes. Es la única forma de elevar el nivel. Otro pilar, que solo requiere de decisión para hacerlo: es organizar competencias con los países vecinos. Tenés al lado a Argentina y Brasil, dos potencias, vas o vienen y en cada intercambio -que es relativamente corto, no tenés que ir a Europa-, crecés. Por ejemplo, en beach soccer, cuando hace muchos años promoví esa actividad, empezamos perdiendo 12-1 con Brasil. ¿Sabés que pasó nueva años después? Les empezamos a ganar. Eso sí, hay que crecer de a poco. Avanzar, consolidar y luego volver a avanzar, consolidar y así siempre".

Su vínculo con el deporte

En los 33 años en la organización del deporte competitivo y recreativo-comunitario, trabajó con 17 federaciones deportivas e introdujo el primer curso universitario de gerencia y gestión del deporte, con el modelo español, en la Católica en el año 2000.

Actualmente trabaja con las federaciones de handball, patín y remo en el proyecto puntual de Rivera. Con algunas ligas del interior impulsa el básquetbol. Su actividad transcurrió en un alto porcentaje en el interior.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...