Fútbol > ¿SE INICIA UNA NUEVA ERA?

Clubes dan el último impulso para crear la Liga Profesional de Fútbol de la AUF; ¿de qué se trata?

Los clubes profesionales de la AUF plantean ingresar en una nueva era con la Liga Profesional, cuya creación será considerada el próximo martes; ¿de qué se trata? ¿Por qué Nacional no firmó? ¿Y Peñarol?

Sede de la AUF en la calle Guayabos

Tiempo de lectura: -'

10 de marzo de 2021 a las 11:07

En setiembre de 2018, cuando la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) estaba intervenida por FIFA y los clubes profesionales veían que comenzaban a perder peso político en el nuevo organigrama que tenían que aprobar, empezaron a alimentar la idea de buscar una forma de emanciparse.

Más de dos años después, los clubes profesionales están dispuestos a recorrer con autonomía su camino y comenzar a dar forma a la Liga Profesional de Fútbol de la AUF. Para ello, este jueves terminarán de dar forma a la moción que el próximo martes presentarán en el Consejo de Liga Profesional para iniciar el proceso de cambio.

¿Qué es el Consejo de Liga Profesional? Cuando en noviembre de 2018 se aprobó el nuevo estatuto de la AUF, se establecieron áreas de acción para el nuevo congreso: el fútbol profesional, el fútbol amateur y los grupos de interés (jugadores y entrenadores).

El fútbol profesional, que tiene el 60% de los votos del congreso, resuelve sus asuntos en el Consejo de Liga Profesional, aunque los temas generales deben pasar por la aprobación de todas las áreas, incluidas el fútbol amateur y los grupos de interés.

No ocurre lo mismo con el fútbol amateur, en el que la Organización del Fútbol del Interior funciona en forma autónoma con estatutos ajustados a lo que exige AUF.

Mario Cheppi, presidente de OFI, y Alonso, presidente de la AUF

Este Consejo Profesional será el que el próximo martes reunirá a los 28 clubes que reúnen esa condición (16 de Primera y 12 de Segunda) para poner a votación la creación de una Liga Profesional de Fútbol que está contemplada en el último estatuto aprobado.

En caso de que los clubes avancen en la creación de la Liga Profesional estarán llevando a la AUF a una nueva dimensión, en la que la lucha política se instalará en otro terreno.

La creación de la Liga implica el primer paso para iniciar la transición, que incluye la aprobación de estatutos y reglamento de funcionamiento, hasta que finalmente alcance su personería jurídica y funcionamiento propio. Esto busca que la Liga decida todo en torno a sus torneos, negociará sus derechos y potenciará su producto de forma independiente. Se sentará a conversar con la Mutual para negociar los nuevos convenios y será responsable en caso de no pago de los salarios. Hasta ahora, la AUF era garante en todas esas situaciones de impagos. Mantendrá el vínculo con la AUF, el órgano rector del fútbol, que prestará servicios de árbitros, tribunales y personal de seguridad, por los que los clubes deberán pagar.

En el medio hay asuntos que plantean diferencias por el momento insalvables entre grandes y chicos, como el reparto de los ingresos de televisión. Los chicos quieren más ingresos y los grandes no están dispuestos a ceder más de su parte.

Ignacio Ruglio, presidente de Peñarol

A la reunión del martes en la AUF llegan con la firma de 21 de los 28 clubes profesionales, con Peñarol en primera línea y con el presidente Ignacio Ruglio en la mesa, y con Nacional sin definición y sin rubricar la nota que elevaron a la Asociación.

¿Cómo llegaron hasta esta instancia?

Desde hace más de dos años los clubes buscan tomar sus propias decisiones sin que entrenadores, jugadores y el fútbol amateur se inmiscuyan en sus asuntos.

La primera razón es política, porque hasta 2018 los 16 clubes de Primera tenían el 94% de los votos de la vieja asamblea y resolvían todo lo que sucedía en la AUF. Todo. Así ocurrió durante 118 años. Decidían desde la forma de disputa de los torneos, calendarios, comercialización de los derechos de los clubes, de la selección y de la AUF y reparto de los beneficios, entre otros.

Alonso celebró el ajustado triunfo de las urnas con los dirigentes de los clubes en la misma AUF

Con el último cambio de estatuto no solo perdieron el control del gobierno de la AUF (Ignacio Alonso ganó las elecciones con los votos del fútbol Amateur de OFI y de los grupos de interés que integran futbolistas y entrenadores, más otros votos, entre ellos los de Peñarol y Nacional) sino que también todas las decisiones del profesionalismo pasan por el Congreso.

Entre la pérdida de peso político y de que todos puedan participar en sus asuntos, están buscando autonomía para resolver en privado.

En diferentes etapas en todo ese tiempo fueron avanzando hasta que el miércoles pasado, en la última reunión de la Unión de Clubes, a la que asistieron Nacional y Peñarol, decidieron poner en marcha el proceso de creación de la Liga Profesional.

El miércoles se reunieron 23 clubes, 14 de Primera (solo faltaron Deportivo Maldonado y City Torque), ocho de Segunda y Uruguay Montevideo, aún en la órbita de la Primera División Amateur, pero que tras lograr el ascenso a partir de abril formará parte de Segunda Profesional. Esas instituciones, sin la firma de Nacional elevaron el pedido para dar los pasos para crear la Liga.

Este jueves elaboran la moción

La Unión de Clubes se reunirá este jueves para terminar de armar la moción que llevará a la AUF. El espíritu de la moción, explicaron a Referí, es que crear la Liga Profesional para que el Consejo del Fútbol Profesional asuma el control de la organización de los torneos profesionales de la AUF. En las competencias en juego no quieren variar nada, pero piensan en las futuras competencias y el objetivo es “una toma de control político” del fútbol profesional.

Cuando en 2019 Alonso fue electo presidente con el apoyo de Nacional y Peñarol, la mayoría de los clubes de Primera, que le dieron su voto a Oscar Cururtchet, se quedaron sin participación en las grandes decisiones.

Con esta movida, si se creara la Liga Profesional, volverán a tener el control solamente del área profesional.

Desde la Unión de Clubes expresaron a Referí que los pasos que están dando están previstos en el estatuto aprobado en 2018.

“Lo que se pretende es utilizar la herramienta que establece el estatuto, de ahora en más la organización del torneo en el plano político va a depender del Consejo de Fútbol Profesional (Liga Profesional) y no del congreso donde hay otros actores que no son del fútbol profesional, ni del ejecutivo en el que hay representantes de otras áreas”.

Para entender lo que quiere hacer el fútbol profesional, lo resumieron así: “Está previsto en el estatuto. Nadie se va a sorprender. La idea es una situación espejo a la que tiene OFI, una organización que tiene vínculos fuertes con AUF, con el gremio de jugadores. Nosotros queremos lo mismo. ¿Cómo es posible que el período de pases del fútbol profesional se terminó hablando en el congreso? Lo que queremos es tan simple que lo que se busca es que los asuntos del fútbol profesional los resuelve el fútbol profesional”.

La etapa más difícil

Crear la Liga Profesional de Fútbol es el paso más sencillo, explicaron a Referí. Necesitan mayoría simple del Consejo Profesional que integran los 28 clubes que reúnen esa condición.

Los 16 clubes de Primera tienen doble voto (32 en total) y los 12 clubes de Segunda tienen 14 votos (1,14 por club). La mayoría simple la consiguen con 24 votos, que tienen para aprobar la creación de la Liga.

El asunto que genera problemas y que es el que sigue a su creación, es ponerla en funcionamiento.

Entienden que ese proceso será muy complejo: el período de transición para llegar a un acuerdo entre todos los clubes, aprobar un estatuto, acordar porcentajes de reparto entre las instituciones, convenios colectivos, llegar a un acuerdo con la AUF y poner en marcha con autonomía la Liga.

Por ejemplo, el primer tema que los divide a clubes grandes y chicos es que quieren aumentar los ingresos, pero que en el nuevo reparto sea “más equitativo”, explicaron a Referí, dirigentes de clubes chicos.

Esto implica que los ingresos que existen hasta la actualidad se mantendrán en el futuro con el reparto actual (65% para los 14 clubes chicos, 35% para los grandes), pero para los nuevos ingresos los equipos chicos quieren más beneficios en detrimento de los grandes, que tendrán que ceder una parte de lo que les corresponde.

Nacional y Peñarol no están dispuestos a avanzar en ese camino.

Los chicos quieren disminuir la brecha de ingresos que tienen con los grandes.

Ruglio aparece en primera fila: ¿Qué dice Peñarol?

A la reunión del miércoles en el quincho del Franzini, de Defensor Sporting, donde se desarrollaron la mayoría de los encuentros de la Unión de Clubes, concurrieron los dos grandes. En el caso de Peñarol estuvo el presidente Ignacio Ruglio.

El delegado aurinegro, Gonzalo Moratorio, explicó el papel de Peñarol en esta movida.

Gonzalo Moratorio, delegado de Peñarol

Peñarol entiende que corresponde, primero, en estas charlas que se dan en el quincho de Defensor, que deben ser invitados todos los clubes profesionales. Nos enteramos que algunas instituciones no fueron participadas. Segundo, que el ámbito en el que se deben dar las discusiones es en el de la AUF, por eso apoyamos convocar a un Consejo Profesional. Esta instancia se realizará en la tribuna América del Estadio Centenario, con todos los delegados presentes y con la Mesa Ejecutiva. Allí se dialogará, se intercambiarán ideas y discutirá sobre el tema. Si se dan las condiciones, avanzaremos. Luego habrá tiempo de analizar la letra chica. Lo que queda claro ahora es que el estatuto marca la posibilidad de dar espacio a la Liga Profesional, que fue incluida con ese fin en el nuevo estatuto, y se conversará la semana que viene para crear o no la liga”, explicó el delegado del club.

Moratorio explicó que con esta determinación no quiere decir que se creará la Liga Profesional.

“El primer paso es considerar si se quiere avanzar. Luego, si se aprueba, empezaremos a ver todos los detalles. ¿Cuántos clubes deberían participar? ¿De qué forma? ¿Cómo será el reparto de los ingresos? ¿Qué sucederá con los descensos? ¿Qué papel va a jugar Tenfield en todo esto? No existe unanimidad ni consenso en estos temas, incluso los equipos que están más cerca entre ellos tienen posiciones diferentes. Unos hablan de jugar con 20 clubes, otros con 16, otros con 18. Otros dicen sí a los descensos, otros no descensos. Después está el tema del reparto de dinero, y existen distintas opciones como un reparto más equitativo a partir de los nuevos ingresos que tenga el fútbol”.

¿Peñarol está dispuesto a ceder ingresos a los cuadros chicos y va a votar la Liga Profesional? No tiene posición.

“Es un tema que aún no tratamos con el actual consejo y bajo la presidencia de Ruglio. No se entró en los detalles. Cuando lo tengamos se considerará”.

Moratorio subrayó el concepto: “Peñarol está afín a discutir la creación de la Liga, pero no está resuelto que vaya a votar afirmativamente”.

¿Cuál es la posición de Nacional?

Nacional fue invitado a participar en la última reunión y, a pedido del presidente José Decurnex, asistió el delegado Enrique Campos.

Los tricolores fueron el único club que no firmó la nota que presentaron para solicitar un Consejo Profesional. ¿La razón? La directiva aún no tiene posición sobre este tema.

¿Nacional se opone a la creación de la Liga? No. Ni está a favor ni en contra. El delegado explicó a Referí que es un asunto que tiene que pasar por mesa de directiva y que allí deben considerar muchos elementos antes de tomar una decisión.

Jorge Barrera, Wilson Seneme, Alejandro Balbi y Enrique Campos

“Todos queremos la Liga, el asunto es en qué condiciones”, explicó en tono personal Campos.

En Nacional entienden que hay mucho camino para recorrer, desde el convenio de coordinación con la AUF (jueces, comisión de disciplina, seguridad), reparto de utilidades y hasta la creación del estatuto.

¿Cuál es la movida de los demás clubes?

El delegado de Danubio, Francisco García, presentó el pasado jueves la nota solicitando el Consejo Profesional.

“Mantener un movimiento homogéneo no fue sencillo en un colectivo en el que cada dos años cambian las directivas de los clubes”, dijo. Sin embargo, en 2020 avanzaron con firmeza y en julio se conformó la Unión de Clubes.

“Lo primero que hizo la Unión fue ver la problemática común de los equipos chicos para luego avanzar en otros temas. En esa línea de razonamiento Nacional y Peñarol se integraron después”, dijo el delegado. Los grandes aparecieron en escena la semana pasada.

La Unión de Clubes fue creada por 18 instituciones: 12 de los 16 clubes de Primera (Fénix, Liverpool, Boston River, Defensor Sporting, Plaza, Cerro Largo, Progreso, Wanderers, Danubio, River, Cerro y Rentistas) y seis de segunda (Villa Teresa, Rocha, Juventud, Racing, Central Español y Rampla).

El delegado explicó que esta movida surgió como una forma de blindar a los clubes que son los únicos que no tienen un sistema de actuación colectiva. Existe el gremio de los jugadores, de los jueces, de los entrenadores, pero los clubes no tenían ninguna estructura similar y todos sus asuntos terminan en un congreso donde solo representan el 60% y las decisiones más importantes terminan en el ejecutivo que tiene integrantes que tiene representantes de otras áreas (fútbol profesional y grupos de interés).

En la reunión del miércoles 3 de marzo en el quincho de Defensor Sporting resolvieron presentar una nota para citar a Consejo Profesional.

En este encuentro participaron 22 clubes de los 28 clubes profesionales y Uruguay Montevideo, que ascendió a Segunda Profesional pero aún no forma los cuadros del torneo de ascenso.

De Primera estuvieron Fénix, Liverpool, Boston River, Defensor Sporting, Plaza, Cerro Largo, Progreso, Wanderers, Danubio, River, Cerro, Nacional, Rentistas, Peñarol. No asistieron a esta reunión ni a ninguno de los encuentros, Deportivo Maldonado (que en 2020 fue invitado y declinó concurrir) y City Torque.

De Segunda participaron Central Español, Villa Teresa, Atenas, Rocha, Juventud, Rampla, Albion y Racing. No concurrieron Sud América, Tacuarembó, Villa Española y Cerrito.

El equipo 23 fue Uruguay Montevideo, que aún no está en la órbita profesional.

De los 22 clubes que podían firmar el pedido de consejo profesional lo rubricaron todos menos Nacional.

¿Qué dicen los neutrales?

Jorge Casales, representante del fútbol profesional en el Ejecutivo, dijo que la Liga Profesional “es un camino ineludible, pero es necesario cumplir los períodos de transición que están previstos en el estatuto”.

Para ello, los pasos son que los clubes aprueben la creación de la Liga. Luego, crear los estatutos que deben estar ajustados a los que rigen la AUF actualmente y, finalmente, definir un período de transición y puesta en marcha.

La transición es larga y comprende la organización administrativa de la nueva Liga, funcionamiento de ésta, cómo será el reparto de ingresos, entre otros asuntos.

Actualmente los ingresos de TV por el Campeonato Uruguayo se reparten entre los clubes. A la AUF no llega dinero por ese rubro, explicó Casales.

En el caso de la selección, el 50% de las utilidades netas las vuelcan a los clubes.

El control político, la televisión y la organización

“Si el fútbol profesional resuelve algo y debe abordar algún tema con la Mutual de Futbolistas, a partir de ese momento las negociaciones ya no serán con la AUF sino con la Liga”, ese es el punto más importante, explicaron desde la Unión de Clubes.

Hasta ahora, todos los temas importantes del fútbol profesional terminan en la mesa del ejecutivo de Alonso. Con este modelo que quieren cambiar “para mejorar”, dijeron, buscan centrar el poder del fútbol profesional en los clubes.

Alonso celebró el ajustado triunfo de las urnas con los dirigentes de los clubes en la misma AUF

Los neutrales presididos por Alonso tendrán la responsabilidad de hacer respetar los estatutos, serán guardianes de ellos, y su área de acción quedará reducida a los asuntos de la selección y organización general. Ya no estarán en el detalle del desarrollo del fútbol profesional.

“Los clubes van a ser soberanos de sus propios destinos. Van a ser responsables de sus propios errores. Queremos una discusión para profesionalizar todas las áreas”, puntualizaron.

Además del control político del fútbol profesional y de la organización, en el medio aparece la negociación por los derechos de televisión que Tenfield tiene hasta 2025. Un grupo clubes, que no son mayoría, no quieren la injerencia del ejecutivo de la AUF en este tema.

También desde la Unión de Clubes explicaron que este paso implica un sinceramiento.

“En la mesa de trabajo hablamos sobre la importancia que los jugadores cobren el salario todos los meses y aquel club que no paga, no puede jugar. Porque no es justo que haya clubes que no pagan sus salarios y siguen compitiendo, y otros pagan. Y el tema no fue planteado solo por los clubes menores con problemas económicos. Hubo casos de salarios de clubes grandes y poderosos que no se pagaron durante meses. Debe haber un proceso de profesionalización y transparencia que va a llevar tiempo”, explicaron a Referí.

Los clubes utilizan el ejemplo de OFI para entender qué es lo que buscan con la Liga Profesional: autonomía.

El martes pondrán el tema a consideración y si consiguen los 24 votos, se creará la Liga Profesional y la AUF comenzará a transitar una nueva etapa política y deportiva.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...