Cargando...

Economía y Empresas > cambio del modelo de negocio

Coca-Cola, los contratos libres y acuerdos entre privados para suministro de energía: se agita el mercado de UTE

Dos grandes consumidores de energía ya tienen acuerdo con un parque eólico privado, UTE revisa tarifas para retener a otros clientes que podrían seguir el mismo camino

Tiempo de lectura: -'

13 de mayo de 2022 a las 05:03

El Directorio de UTE resolvió en su última sesión —con votos de la mayoría de sus integrantes— que los grandes consumidores de energía tengan  la posibilidad de optar por ser clientes libres de la empresa, según informó el lunes la emisora M24. Hasta ahora, todos los clientes tienen contratos regulados con el ente, que es la única empresa que ofrece el servicio de suministro de energía eléctrica.

La decisión implica que esos clientes podrán tener un contrato en el que pagarán un precio más barato del actual por la energía que consuman, en caso de aceptar las condiciones de venta mayorista que ponga UTE, y también tiene por objetivo retenerlos en un mercado donde empieza a emerger tímidamente la competencia de nuevos jugadores privados.

¿Por qué ocurre esto? Hace 20 años hay un decreto que habilita a que exista un mercado mayorista de energía eléctrica en el que puedan celebrarse contratos de compraventa entre un consumidor privado y un generador privado en cualquier parte del país. Hasta ahora, en los hechos, ello no ha ocurrido y solo existen contratos regulados con UTE.

Pero esa situación cambiará próximamente. Este jueves el semanario Búsqueda informó que las empresas Montevideo Refrescos (Coca-Cola) y Central Lanera Uruguaya, que son dos grandes clientes de UTE, cerraron contratos con un parque fotovoltaico que se construye en Salto para comprarle energía. La inversión de US$ 14 millones —empezó a desarrollarse en 2021— para producir unos 10 MW (megaWatts) de energía es de la multinacional Atlantica Yield, y la construcción está a cargo de Ventus.

Clientes libres

¿Cómo funciona? Un contrato como cliente libre implica tener un generador eólico o solar que suministre la energía, un contrato de potencia firme y un contrato con la distribuidora de energía por el uso de la red (peaje) que fija la Ursea. Esas tres condiciones requieren la validación previa de la Administración del Mercado Eléctrico (Adme). Así ese tipo de cliente puede comprarle energía a otro agente y no está obligado a comprarle a UTE.

El presidente de la Asociación de Grandes Consumidores de Energía Industrial, Sebastián Sayas, explicó a El Observador que hasta ahora no se ha desarrollado el mercado porque no ha habido generadores que tengan potencia firme, “lo más complicado de conseguir”, según dijo. Esto puede ser mediante un productor de biomasa, por ejemplo. Un segundo elemento es que la mayoría de los productores de energía que hoy existen tienen contratos con UTE a largo plazo y no pueden venderle a otros agentes.

“El tema que muchos de esos generadores hoy tienen contratos con UTE a 10, 20, 30 años. Cuando esos contratos empiecen a caer, ahí van a haber otras condiciones para sí poder tener potencia firme. Mientras tanto, como no hay eso, la opción que queda es construir una planta. La potencia firme se puede hacer instalando una turbina o podés comprar un contrato de potencia firme con una empresa de biomasa o con UTE mismo”, explicó Sayas.

El año pasado, a nivel de Poder Ejecutivo, se había comenzado a trabajar en una actualización del reglamento del mercado mayorista de energía eléctrica, que incluía entre otros puntos, una propuesta de metodología de cálculo de la potencia firme de largo plazo para permitir incluir las energías renovables no convencionales, y así posibilitar el funcionamiento de un mercado de contratos mayoristas. Hasta ahora eso no tuvo avances en la práctica.

Por otro lado, Sayas explicó que con el objetivo de mejorar el costo de abastecimiento de energía en comparación a países de la región —como Argentina y Brasil—, los grandes consumidores han buscado oportunidades en esa dirección desde hace años. “Obviamente que a partir de estas aprobaciones y estos primeros casos seguramente haya más empresas que estén interesadas”, añadió.   Los grandes consumidores industriales son en la actualidad alrededor de 50 en todo el país.

“Creo que UTE tiene las mejores condiciones para competir porque tiene potencia, energía y la red de transporte. Ya viene dando distintos beneficios que se renuevan año tras años a las empresas. En los hechos ya había una rebaja de tarifas. Si  ahora se hace un contrato nuevo con UTE y los precios son más competitivos, tampoco es que UTE va a perder US$ 50 millones de facturación por los principales clientes industriales. Y es poco probable que todos los clientes se van a ir para el mercado spot o con un privado porque hoy no ha condiciones”, aseguró el ejecutivo.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...