Nacional > NEWSLETTER DECISIÓN 2019

El juego de tronos político uruguayo y nuevos piques para leer encuestas

Tiempo de lectura: -'

19 de abril de 2019 a las 05:03

Mi nombre es Gonzalo Ferreira, soy editor jefe de El Observador y te envío esta newsletter Decisión 2019, creada para los suscriptores Member, que analiza lo que pasó en la semana al ritmo de la campaña electoral.

Por este mes la enviamos de manera gratuita. Si querés suscribirte para seguir recibiéndola, así como el resto de los contenidos para suscriptores, podés hacerlo acá

 

El riesgo de los favoritos: ¿pensar en “la batalla final” o ajustar estrategia para junio?

El juego por el trono empezó hace meses en Uruguay. Desde hace al menos seis, o incluso un año, la carrera ya tiene sus favoritos para llegar con vida al balotaje. El recorrido será mucho menos sangriento que el de Game of Thrones (GOT), pero muy competitivo y con varios jugadores que quedarán por el camino.

Los dos favoritos -Daniel  Martínez y Luis Lacalle Pou- trazaron estrategias que, como es lógico, miran más la carrera larga que la corta. Ambos están pensando más en noviembre que en junio. En los dos casos -cuando ni siquiera estaban definidos todos los candidatos- tenían hasta 30 puntos de diferencia con el que venía segundo, según varias encuestas.

Pero algunas cosas empezaron a cambiar. Si bien ambos siguen siendo los favoritos y nadie lo discute, ya no es una certeza absoluta que tengan ganadas sus internas. La diferencia (que depende de cada encuestadora) entre ellos y sus rivales se acortó a entre 10 y 20 puntos. Pero al mirar las tendencias -que es lo más importante a analizar- esas diferencias se acortan cada vez más.

Entonces la pregunta que queda en el aire es: ¿deben seguir pensando en “la batalla final” o  tienen que ajustar estrategias?

Lacalle Pou, por ejemplo, armó un programa y un discurso que lo tira para el centro. Su estrategia, ya desde hace varios años, apunta a “bajar el muro” para permitir captar a ex votantes frenteamplistas. Sabe que para ganar el balotaje de noviembre tiene que mostrarse como una opción para ese electorado. Y como se sabe, todo no se puede. Eso lo obliga a descuidar un electorado más conservador que hace unos meses podía pensar que ya tenía cautivo. Con Jorge Larrañaga más tirado a la derecha con sus propuestas de seguridad, la aparición de Juan Sartori y la vuelta de Julio María Sanguinetti, ese electorado hoy está en disputa.

El caso de Martínez es un poco diferente, pero en el fondo tiene el mismo dilema. Pese a contar con el apoyo de sectores que hoy están en el cuadrante de más a la izquierda del Frente Amplio, su discurso es de centro. Para pensar en noviembre, no le sirve la victoria de los ortodoxos en el Partido Socialista o que Constanza Moreira hable de Venezuela, por ejemplo. Por eso, entre las pocas ideas que desgrana por ahora en su discurso, todas son muy centradas y moderadas.

En comparación con Lacalle Pou, la ventaja que tiene es que su interna no hay una disputa tan agresiva. Los otros candidatos no es que lo están “corriendo por izquierda”. Si el candidato que apoyaba el MPP tuviera un perfil mucho más tirado a la izquierda que Cosse, el problema podía ser mayor.

En cualquier caso, antes de la “batalla final” de noviembre, los favoritos tienen otras batallas importantes. Y si no las atienden, corren riesgo de morir decapitados, por un ataque de dragones o con una copa con veneno en la mano.

Piques para leer las encuestas, volumen II: el “efecto método”

¿Cuántas veces escuchaste en estas semanas que no se entiende nada de las encuestas? Las diferencias que dan entre unas y otras pueden confundir y acá tratamos de ayudarte a entender el porqué de esas diferencias.

Hace dos semanas abordamos el tema acáenfocados sobre cómo trata cada consultora a los indecisos. Hay algunas que preguntan e insisten hasta que la persona les responde por una opción (por eso hay encuestas sin indecisos o con 5%) y otras que entienden que presionarlos obliga a los entrevistados a tomar posición cuando aún ni piensan en las elecciones. Allí radican buena parte de las diferencias hoy.

Pero hay otro elemento que es muy relevante saber para poder comprender que no todas las encuestas consultan al mismo universo de personas. Todo depende de la técnica utilizada.

En Uruguay se utilizan tres métodos: cara a cara, teléfonos (celulares y/o fijos) y cuestionario online. Y en la definición sobre qué técnica usar, en la que inciden sobre todo los costos, se juega mucho.

El método no es solo una forma diferente de abordar a un mismo universo. En realidad la técnica define qué cobertura va a tener cada encuesta. La que logra una cobertura más amplia, aunque no total, es la cara a cara. Es cierto que es cada vez más difícil que les abran la puerta, pero el universo sigue siendo el más amplio. Como es la más cara, eso dificulta su realización para muchas consultoras.

Vamos a los ejemplos de qué alcance tiene cada encuesta hoy:

●      Una de Equipos, que se hace cara a cara, representa a todos los uruguayos mayores de 18 años que viven en ciudades de 5.000 habitantes o más.

●      Los trabajos de Opción representan a los uruguayos que dicen ser mayores de 18 años y usan teléfono celular.

●      Los de Cifra y Factum, a los uruguayos que dicen ser mayores de 18 años y tienen teléfonos celular y/o fijo.

●      Una encuesta de Radar representa a las personas que usan redes sociales.

En la jerga académica se le llama "efecto método" a la diferencia que pueden tener las encuestas por aplicar distintas técnicas. En el caso uruguayo el efecto puede ser más grande porque al tener cobertura distinta, representan universos diferentes.

Luego de recoger la información cada encuestadora trata de ajustar y proyectar (según otros datos disponibles) cómo cree que se comportará ese universo al que no llega. Pero obviamente, no es lo mismo.


Si querés profundizar en el tema, te recuerdo nuevamente esta nota de hace unos meses.

 

Monitor de encuestas, con novedades

Esta semana el monitor de encuestas tiene un agregado de mucho valor.Desde hoy podés ver la evolución en la intención de voto de cada partido según cada empresa consultora. Lo encontrás en la tercera pestaña y ahí podés observar cómo son las tendencias.

Además, como siempre, tiene la actualización de las encuestas de la semana. Esta vez, la única que dio nuevos resultados fue Radar y el dato más llamativo fue la primera medición de Guido Manini Ríos, al que marcó con el 5%. Está por encima de candidatos con mucho más tiempo como Pablo Mieres (2%) o Edgardo Novick (1%).

 

¿Cualquier aliado sirve para cualquier causa?

En una semana muy especial, con votantes pensando más en la pesca que en la información y con algunos candidatos también de descanso o con poca actividad, la agenda noticiosa de la campaña bajó muchísimo.

El único tema que generó algo de impacto en la semana fue el de los intentos por plebiscitar la ley de inclusión financiera. Hay dos iniciativas (en esta nota podés ver las diferencias entre ambas), que buscan tirar abajo algunos artículos de esa ley.

El plazo para presentar las firmas en la Corte Electoral vence el próximo 30 de abril y por estos días ambas campañas intensifican sus tareas para llegar a la difícil misión de juntar las 260 mil adhesiones cada una.

Una de las campañas es fomentada por comerciantes del interior del país. La otra es impulsada por el abogado y candidato por el Partido Verde Animalista, Gustavo Salle.

En los últimos días, tanto Julio María Sanguinetti como Juan Sartori y Guido Manini Ríos decidieron firmar el plebiscito para reformar la Constitución que propone Salle. Antes lo había hecho José Amorín.

Quién es Salle y lo inconveniente que puede ser quedar pegado a él es evidente. Este perfil que meses atrás escribió Joaquín Silva lo pinta de cuerpo entero.

Salle es el mismo que esta semana dijo que está “peleando” para entrar al Parlamento para poder tratar de “ladrón” al presidente o de “coimeros” a algunos ministros, “con fueros parlamentarios” (escuchar minuto 10.25 de esta entrevista en Carve).

Otros candidatos (Lacalle Pou, Ernesto Talvi, Jorge Larrañaga, por ejemplo) entienden que no cualquier aliado sirve para cualquier causa y por más que están en contra de la obligatoriedad de la ley de inclusión financiera prefirieron no asociarse a Salle y no acompañar el plebiscito (Talvi) o firmar por la campaña que llevan adelante los empresarios del interior (Larrañaga y Lacalle Pou).

 

El archivo y el archivo del archivo

De la mano de Valeria Conteris, que escarba el archivo de El Observadorpara encontrar historias atractivas o vigentes hoy, esta semana te compartimos dos notas de la cobertura Decisión 1999.

La primera tiene mucha vigencia 20 años después, cuando vemos por primera vez  en Uruguay candidatos creados con poco tiempo, mucha plata y exposición mediáticaEn esta nota se contaba el fenómeno internacionalde la fabricación de candidaturas desde la nada.

El segundo artículo que te comparto es un archivo de un archivo. Esta nota recordaba en 1999 cómo había sido la campaña electoral televisiva de 1989, el año de las “paradojas”.

Otras notas de campaña de la semana

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...