Cargando...
Pablo Lemoine

Rugby > ENTREVISTA

Lemoine, el uruguayo que logró el milagro de clasificar a Chile al Mundial de rugby: “Si llegábamos a los 20 minutos finales en partido lo ganábamos”

El entrenador contó cómo se gestó la victoria contra Estados Unidos contra todos los pronósticos, y los planes que tiene para el futuro: “El rugby va a ser el segundo deporte en Chile”

Tiempo de lectura: -'

21 de julio de 2022 a las 17:24

Pablo Lemoine atraviesa días intensos. Tras la histórica clasificación del seleccionado chileno de rugby al Mundial de Francia 2023, tras ganarle a Estados Unidos el sábado, vivió más torbellinos: la vuelta a Chile el lunes, una conferencia de prensa esa noche, el viaje a Montevideo el martes para por fin ver a su familia después de varios días. Mientras tanto no deja de atender entrevistas de prensa, sobre todo de medios chilenos, que le preguntan por el milagro de la clasificación tras ganarle a un equipo mucho más experiencia y con un presupuesto muy superior. Pero por otro lado ya está con tareas concretas de la preparación del torneo, y en estos días tiene que viajar a Francia a analizar lugares de concentración y entrenamiento. Mucho le retrotrae a la histórica clasificación de Los Teros en 2015, cuando un plan a ocho años se adelantó cuatro y logró llegar al máximo torneo del rugby mundial. Pero también tiene algunas diferencias, como el desarollo profesional con el que llega Chile, y también las capacidades de su mercado, que ilusionan al entrenador con convrtir al rugby en el segundo deporte de ese país.

Sobe todo eso, y sobre cómo se planificó la hazaña, habló en esta entrevista con El Observador

¿Ya se dieron cuenta de lo que lograron?

Los chicos nos han dicho que no, que aún no se visualizan en el Mundial. Es esa dificultad de verte en algo que nunca te viste o no te imaginabas. Lo siguen digiriendo. Yo sabía que íbamos a ganar. Cuando terminó el partido en Santiago sabía que los íbamos a cocinar. Ellos no tenían muchas fortalezas mentales y tenían muy poco banco. Creo que el entrenador tenía poca confianza en los jugadores suplentes, les dio muy pocos minutos en un partido como el de Santiago, que era de un desgaste enorme. Si nosotros llegábamos a los 20 minutos finales en partido lo ganábamos. 

¿Por qué tenías tanta fe de poder darlo vuelta de visitante y en la altura?

Una cosa buena, y en eso hay que hablar de la cantidad de competencia que nos dio la SLAR (Superliga Americana de Rugby), es que llegamos con un plantel de 24-25 jugadores que podían jugar este partido, Nos dio un tiempo de preparación diferente. Eso te permite pensar en los 80 minutos con una intensidad similar. Eso ya nos había dado un gran backup, ya discutís diferente. A veces sabés que tenés 60 minutos y que en los últimos 20 sea lo que Dios quiera. Eso habla bien del programa. La estrategia fue compartida, lo hablamos mucho con Rodolfo Ambrosio, que vino por Sudamérica Rugby. Nos bajó línea. estábamos todos de acuerdo, de generar un quiebre en el primer tiempo. Había que hacerlos correr, ocuparles cancha, y presionarlos en el resultado. Eso último es lo que no nos salió en el primer tiempo. Pero ya se empezó a ver los últimos 10 minutos del primer tiempo, que cuando los atacábamos había mucho espacio y dejaron de subir con su sistema defensivo. Físicamente no estaban preparados, tenían la acumulación de dos viajes, habían entrenado doble horario en Santiago, se habían cargado mucho. Todo eso iba a pesar. Y en el segundo tiempo dejaron de rotar en defensa. Pusimos jugadores para contraatacar, buscamos por todos lados, metimos los forwards nuevos y ellos ya no tenían capacidad física, los espacios empezaron a estar. Erramos un par de penales que nos hubieran puesto en situación más cómoda. En el momento que teníamos para cerrarlo apabullando erramos mucho, dos lines, una pelota tapada, una recuperación larga, muchas cosas innecesarias. Habíamos tenido mejor scrum, sabíamos que arriesgando con las manos y teniendo un knock on no pasaba nada porque el scrum estaba muy fuerte. Lo teníamos diagramado.

Planificaron aguantar en el primer tiempo y largarse en el segundo, pero se les fue muy lejos con el 0-19. ¿Qué pensaste?

Hasta 10 puntos estábamos tranquilos porque se iban a abrir los espacios, los teníamos muy analizados, teníamos sus números en la MLR, la frecuencia que podían jugar a alta exigencia, sabíamos que en el centro de la cancha había muchos espacios. Sabíamos que metiendo intensidad en el momento justo los íbamos a complicar. Además, cuando perdieron a (Nick) Civetta en el line se complicaron. 

¿El quiebre se dio con la amarilla a Civetta?

El quiebre se iba a dar igual, lo que hizo eso fue exacerbar la exposición de los cinco de adelante. Cuando Peterson se lesiona mandan a calentar al segunda línea suplente al que no le daban minutos e igual estiraron unos minutos a Peterson.

También en el try de Dittus nos metimos cinco metros en cada contacto, en el ingoal ni siquiera entramos con plataforma super agresiva, y tampoco fue tan rápido. No estaban, faltaba gente en la rotación. Y lo entiendo, porque tienen menos tiempo de trabajo juntos, nosotros sabemos cómo está el otro. 

¿EEUU los subestimó cuando sacó la diferencia?

No creo. Creo que Gary Gold es un buen entrenador, prepara bien los equipos, les da lo que necesitan. Pero es difícil cuando tenés poco tiempo. Planificó bien, trató de darles el mejor escenario para jugar, pero contra el cansancio es muy difícil, a ese tipo de juego estructurado los complica cuando se quedan sin patas.

Por otro lado jugaron con un público que no era muy incidente. Cuando jugamos 2014 con Los Teros en Atlanta sí era un público más presente, más gritador. En Denver el público que fue a alentarlos no mostró mucha pasión, era un espectáculo, no parecía un partido eliminatorio. 

Es increíble que con todo eso en cuenta fijaran el partido a la hora 13.

A nosotros no nos iba afectar tanto la hora 13, estábamos acostumbrados, nos preparamos en Calama que el clima era peor, menos aire, más seco. Estábamos preparados para ese entorno.

¿Por qué crees que a EEUU se le escaparon esas cosas de planificación, o que aceptaran jugar el partido de vuelta ante Uruguay de visitantes?

Creo que hay un management de partidos importantes que tienen que revisar. Cuando yo jugaba, en el siglo pasado, recuerdo un Estados Unidos mucho más competitivo desde el management. Recuerdo cuando tuvieron entrenadores como Clark a Tolkien, a una unión más parecida a las nuestras, más centrada en el resultado. Como cuando les tocó definir con España en 2002. 

Más “bicho”.

Veías eso, la unión era más “bicho”, más parecido a nosotros. creo que ahora es más burocrática. Se necesita ser más "sudamericano".

¿Les pesó ese rugby de poca defensa que se ve en la Major League Rugby?

Ellos tienen algunas formas de ver el rugby, incluso en las reglas reglas propias de MLR, que no son tan beneficiosas para este tipo de rugby. Pero después miras el equipo y tenía 7 u 8 tipos muy buenos, que tienen buena defensa. Definitivamente falta algo para que eso se una. Es muy difícil. Me pasó una cosa rara cuando llegamos a Estados Unidos: viajamos en el mismo avión los forwards de Chile y EEUU. Cuando llegás, en migraciones te separan para un lado los americanos y para otro los no americanos. Y había una cantidad de jugadores en la fila con nosotros. No digo que esté mal, podés sentir el país no habiendo nacido ahí, pero sí me genera pensar, desde el lado del entrenador, cómo lográs armar todo, cómo podés juntar todo y alinearlo detrás de un objetivo. Capaz que es más fácil de lo que parece y no me doy cuenta, pero nunca me encontré con eso.

¿Esas cosas explican cómo se acortan las enormes diferencias que hay desde el presupuesto?

Siempre hay que mantenerse centrado, porque la plata no hace el proyecto. Podés tener mucha plata y no tener un buen proyecto. A veces no tener los recursos te hace ser ingenioso, buscar el aprovechamiento de la oportunidad que te dan. Y cuando tenés muchos recursos pensás que las oportunidades son infinitas. Ahora que Chile va a tener más recursos hay que seguir con la misma política. Hay que aprovechar la oportunidad y los recursos son un facilitador, pero no el fin primero porque ahí se acaba todo programa. Hay que cuidar esa fortaleza. No puedo pagarte tanto pero puedo darte todo lo otro. Me gusta esa mentalidad de basarse mucho más en principios del programa y no solo sustentarlo con plata. Porque podés encontrarte con la pandemia o con una crisis económica y te complica todo.

Para 2023 Chile tiene algunas diferencias con el Uruguay que dirigiste en 2015. Llegan ya con un plan semi profesional, por ejemplo, pero también les falta roce contra los tier 1. ¿Qué tienen que ir a buscar al Mundial?

Haciendo el paralelismo, a mi nunca me preguntó nadie qué buscar con Uruguay, pero Uruguay fue a buscar la credibilidad de World Rugby. Es importante entender que uno va a un lugar para ganarse credibilidad para las generaciones futuras. Ese es el objetivo macro de las federaciones, generar un programa plurianual, o plurimundial, dos o tres mundiales seguidos con un buen plan, Eso te lo ganás en el Mundial, con cómo te ven, con la imagen que podés lograr. A veces eso no se entiende y se ve únicamente el resultado.

Uruguay en 2015 fue eso. Esto es diferente porque tenemos más jugadores preparados en alto rendimiento, tenemos 14 meses para prepararlo. Tenemos más oportunidades, y la política de WR es diferente. Es esto de lograr que los Tier 2 logren jugar más con los Tier 1, hasta a Portugal le toca jugar con Italia, EEUU y Canadá lo hicieron el año pasado. Por lo menos vamos a tener alguna experiencia. En 2015 fuimos y ninguno de los jugadores había jugado nunca con un Tier1. Eso ahora no va a pasar, los chicos chilenos van a jugar con alguna experiencia. De aca a tres años, Chile va a tener un programa acorde, va a ser tier2, esa es la gran diferencia. 

¿Cómo debería ser la preparación?

Debemos partir de una preparación muy individual. Primero resolver las cuestiones individuales de los jugadores, ser muy exigentes en un programa plurimensual para cada uno de los jugadores. Eso a veces se pierde en la preparación de una ventana, donde los objetivos se llevan a lo general. Eso hará que algunos jugadores no los veamos tanto en la cancha porque tendrán que mejorar el físico, el análisis, la técnica o algún déficit individual. Ahí empieza la magia. Y no voy a apuntar a tener una infinidad de partidos, hay que ser inteligentes desde la fatiga de los jugadores, y mantener la mayor cantidad de jugadores en Chile.  Ya perdimos a Dittus que se va a Francia, y alguno más tiene ofertas

La clasificación de Chile también reavivó el debate sobre aumentar a 24 equipos en el Mundial.

Creo que en 2027 va a haber 24 países. Me parece la meta para seguir los lineamientos de inversión de WR. Si vos invertís en 28 países, ¿para que vas a invertir por 10 años si podés invertir 5 y rápidamente empezar a tener nuevos mercados? No creo que se necesite apuntar a 2031, me parece que no tiene sustento en seguir estirando algo si estás buscando mercados. Muchos de los mercados mundiales en el rugby hoy están afuera del Mundial: EEUU por ahora, Canadá, Rusia, España, que es muy interesante como mercado. Amerita que WR lo piense desde lo comercial, hay oportunidad para captar nuevos públicos. Quedar afuera de un mundial es muy duro y te desvía mucho, es difícil mantener la esperanza. A Uruguay le pasó: quedamos afuera de dos mundiales y estábamos anulados, se apagó la llama. Le hace mucho daño a países donde WR invirtió. Pero si en el Mundial que viene hay más oportunidades me mantengo vivo. Hay que analizar mucho más los beneficios que los costos. Chile era un mercado no conocido, y en pocos tiempo hay fanáticos, muchas entradas vendidas, se están generando oportunidades.

Con la Americas Pacific Asia Championship van a tener otra oportunidad de desarrollo.

La APAC es la posibilidad de centralizar programas centralizados de selecciones, si no los jugadores terminan yéndose a jugar afuera. El jugador quiere asegurarse una competencia, sentirse profesional. Pero lo vemos en los países grandes, como Nueva Zelanda o Australia: los jugadores también prefieren vivir y jugar en su país. Te puede aparecer un caso de alguien que necesita irse afuera un tiempo, pero la dinámica de centralizar a tu equipo es el futuro del rugby. Lo hacen Francia e Inglaterra. Es una desventaja grande que podemos tener en la región si no logramos volver a centralizar. Argentina lo está sufriendo. Hay que acompañarlo de competencia y programas acorde.

¿Cuánto puede cambiar la historia del rugby chileno a partie de la clasificación? ¿Qué tiene que cambiar?

Creo que puede cambiar muchísimo. Lo hablábamos sobre los recursos, que son fundamentales para llevar los programas adelante. No para pagar sueldos más altos a un jugador o entrenador sino para el crecimiento del rugby. Eso es lo que hace grande a un país, la capacidad de manejar diferentes programas a lo largo y ancho del país. Ahí se ve la fortaleza de la plata. Hay que aprovechar el momento, la federación tiene que ser responsable de eso. Sin pensar tanto en el alto rendimiento, porque es una consecuencia, es una parte del engranaje que permite visualizar el rugby a nivel nacional. Ahora hay que apuntar, que es algo que Chile no tiene por culpa histórica de la federación, a programas de desarrollo nacional, a fortalecer las asociaciones regionales, la formación de entrenadores, médicos, analistas. Hay áreas que no existen en el rugby de Chile Tenemos que apuntar, con todo este impacto que se va a generar, a obtener recursos que permitan hacer seguir creciendo al rugby de base. Y que la federación esté presente en todo Chile y sea la que mande, y que la Asociación de colegios británicos no sea la que define el calendario de juveniles, o que la Asociación de Santiago sea la que arme el campeonato nacional. Tienen que existir, por supuesto, y empujar. Pero la Federación tiene que tomar ese rol y ese es el gran cambio. El alto rendimiento va a tener recursos, competencia, la exposición va a crecer sola por la ola. Hay que acompañar con buenos proyectos. Se necesita una línea de mando clara. Espero que se pueda ser ambicioso de la misma manera que se fue con el alto rendimiento. Si se logra, creo que el rugby va a ser el segundo deporte en Chile.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...