Nacional > Vuelta a clases

Otro semestre tras las pantallas: ¿cómo se preparan las universidades uruguayas para este año?

Las universidades del país se preparan para un nuevo año en pandemia, lo que las obligará a iniciar sus cursos de forma mayoritariamente virtual

Tiempo de lectura: -'

10 de febrero de 2021 a las 12:33

El 13 de marzo del 2020 la sociedad uruguaya tuvo que replantearse cómo realizar sus actividades cotidianas para adaptarse a la "nueva normalidad". Las universidades de todo el país debieron modificar sus cursos y amoldarlos a una realidad de clases por Zoom. Hoy, a poco menos de un mes de que se inicie un nuevo ciclo lectivo, las siete universidades del país se preparan para un año en el que tendrán como norte lograr "la mayor presencialidad posible" pero sin que esto signifique retroceder en la lucha contra el covid-19. Los distintos centros educativos esperan un año donde cada curso que pueda dictarse en un salón de clase será una victoria, pero reconocen que el 2020 tras las pantallas les dejó muchas enseñanzas para aplicar, tanto para este ciclo como para el futuro de sus instituciones.

Udelar con clases virtuales

La Universidad de la República (Udelar) iniciará la mayor parte de sus cursos en modalidad virtual, al igual que el pasado ciclo lectivo, según informó a El Observador Juan Cristina, prorrector de Enseñanza. "En los últimos comunicados que hemos sacado transmitimos al cuerpo universitario la inquietud de prepararse para un semestre virtual", aseguró Cristina, quien explicó que la decisión futura de la universidad dependerá de cuánto avance la campaña de vacunación durante la primera mitad del año académico, principalmente en el área de la salud. "Las facultades (del área) son la primera prioridad, porque de otra forma los estudiantes y docentes no pueden cumplir sus actividades de la mejor manera", explicó.

Respecto a la vacunación de estudiantes del área de la salud que estén realizando prácticas o internados en el primer nivel de asistencia, Cristina dijo que cree que "están dentro del esquema del ministerio" pero que "si no están, deberían". El prorrector de Udelar sostuvo que "si se habla de que el primer sector es la salud, todas esas personas obviamente están incluidas", tanto los estudiantes de medicina y enfermería que estén trabajando en el Hospital de Clínicas como los alumnos de odontología que "atienden hasta 20 mil personas por año" en su facultad. Sobre el caso de la inmunización de quienes trabajan en el hospital odontológico, tal como lo definió, dijo que es "tema aún a hablar con el ministro" de Salud Pública, Daniel Salinas.

Cristina adelantó que los cursos de primer año en todas las facultades se iniciarán más tarde debido a la realización de cursos preparatorios para introducir a la generación 2021 a la vida universitaria. "Cuando se inscriban van a estar asignados a una serie de cursos propedéuticos, para prepararlos e iniciar el semestre de la mejor manera, dado que el último año de enseñanza media tuvo sus complicaciones", explicó el académico.

Facultad de Derecho, UdelaR

Durante el 2020, la adaptación al modelo enteramente virtual fue distinto en cada facultad de la universidad, principalmente porque algunas, como la de Ingeniería, ya tenían experiencia en el uso masivo de clases pregrabadas y virtuales por medio de la plataforma EVA de la Udelar. "EVA creció un 90% en 2020, en toda la universidad en su conjunto, porque en facultades donde las herramientas de enseñanza virtual cumplían un papel menor han tenido un cambio muy importante", aseguró Cristina, y dio el ejemplo de la facultad de Derecho, donde antes de la pandemia se daban unos pocos cursos y en 2020 "tuvieron cientos de cursos". "Ha sido bastante más parejo de lo que esperábamos, principalmente gracias al gran compromiso docente", manifestó Cristina.

Agregó que la Udelar está conduciendo un estudio para analizar las consecuencias de la modalidad virtual y las adversidades del año pasado en el rendimiento y en las tasas de deserción de los alumnos, comparando con los datos que tenían del 2019. El jefe de la sectorial de enseñanza, cuya unidad de estadística se encarga de la investigación, dijo que no se puede adelantar mucho "porque el trabajo está a mitad de camino".

Para los estudiantes que no podían seguir los cursos desde sus casas, varias facultades pudieron abrir manteniendo los protocolos de higiene, para que los alumnos que necesitaran conectarse desde el centro, lo pudieran hacer. Asimismo, Cristina dijo que se abrió una beca laptop con la cual pudieron distribuir unas 2.500 computadoras para los estudiantes que las requiriesen.

Por último, Cristina habló de las consecuencias psicológicas que tuvo en los alumnos el año de clases online: "Tuvimos que hacer un espacio de consultas psicológicas para nuestros estudiantes, todavía hoy tenemos 12 grupos terapéuticos online de apoyo por los problemas que se van suscitando". El prorrector dijo que tienen aproximadamente 2.300 estudiantes que las requirieron.

Un nuevo inicio en las privadas

El rector de la Universidad ORT Uruguay, Jorge Grünberg, dijo a El Observador que planean que este año sea "tan presencial como sea posible" en la medida en que el curso de la pandemia lo permita. "Lo primero es cuidar la salud y evitar la propagación del virus, pero somos una universidad presencial y queremos apuntar a eso porque es importante para los alumnos la presencialidad", dijo Grünberg, que aclaró que a pesar de eso esperan que el primer semestre sea "en su gran mayoría virtual", dado que para el 15 de marzo (fecha de inicio de los cursos en la ORT) y los meses siguientes, la vacunación contra el covid-19 estará en sus fases iniciales en el país.

Grünberg sostuvo que al inicio de la pandemia tuvieron "gran preocupación" por cómo afectaría la modalidad virtual en el ánimo y rendimiento de los alumnos, pero que desde la directiva de la universidad han quedado "muy satisfechos con el año pasado" a pesar de las circunstancias. Explicó que la ORT tuvo indicadores objetivos exitosos que mostraron un panorama más optimista que el que esperaban en marzo de 2020, principalmente en lo relativo a las tasas de aprobación y de deserción, que "no mostraron grandes cambios respecto a años anteriores". Varios cursos y laboratorios de la ORT pudieron realizar actividades fundamentales de forma presencial, respetando las indicaciones de las autoridades en cuanto a aforos y medidas de higiene, y este año se espera que se pueda mantener el mismo sistema, según explicó su rector.

Por último, destacó el trabajo de un equipo extraordinario dedicado a la formación docente en lo relativo a la enseñanza virtual, así como con "el gran esfuerzo de los profesores" en la adaptación de sus cursos para sobrellevar la pandemia.

Sede de la Universidad ORT en Pocitos

La Universidad de Montevideo (UM) iniciará todos sus cursos el 8 de marzo, la mayor parte de ellos de forma presencial. "La decisión estratégica es avanzar en presencialidad tanto como la situación sanitaria lo permita y con todos los cuidados de los protocolos", según dijeron a El Observador en la oficina de Rectorado de la universidad, y explicaron que se está trabajando ampliando la disponibilidad de espacio para las clases de este semestre. Informaron que, al igual que como se hizo el año pasado, buscarán que "se prioricen las clases presenciales para las materias prácticas que requieran de la utilización de laboratorios así como otras instalaciones y equipos de la universidad".

"En la primera semana desde ese 13 de marzo logramos pasar todo a formato virtual, en tiempo récord y con buenos resultados", cuentan en la UM, definiendo la adaptación del modelo de cursos como una "hazaña" para muchos docentes y alumnos que no habían tenido anteriormente la experiencia de los cursos online. Sin embargo, en el segundo semestre del 2020, se logró pasar a un modelo dual, con clases puramente virtuales pero también con cursos híbridos y presenciales. Durante el período final de evaluaciones en los últimos meses del año, la mayor parte de las pruebas de fin de curso se pudieron realizar de forma presencial, al dividir las clases en grupos reducidos y repartiéndolos en varios salones para respetar los aforos planteados por el gobierno.

Sede central de la Universidad de Montevideo

Los estudiantes de la generación 2021 que empiecen el 15 de marzo sus cursos en la Universidad Católica del Uruguay (UCU) lo harán en los salones de clase de las cinco sedes de la institución, ya que se apunta a garantizar la presencialidad para los alumnos de primero. "Luego de eso vamos a privilegiar a los que podamos de segundo, que tuvieron poca clase presencial el año pasado", manifestó Marcos Sarasola, vicerrector de Programas Académicos de la UCU y aseguró que lo mismo se hará en la medida en que se pueda con los estudiantes que estén terminando la carrera, para que "tengan dentro de lo posible algo de experiencia universitaria". Dijo que el objetivo es que todo lo que se pueda hacer presencial se haga, para que los alumnos puedan gozar del ambiente universitario y el encuentro entre pares en el campus.

"Aquellos cursos que no sean presenciales van a ser todos a distancia", aclaró Sarasola y desestimó la idea de que se pueda hacer cursos "híbridos", ya que la experiencia del año pasado en cursos que tuvieron simultáneamente estudiantes a distancia y presencial "no funcionó demasiado bien, por lo menos con la tecnología que hay disponible ahora". También recalcó que, al igual que en 2020, "las clases prácticas, laboratorios y talleres" van a tener prioridad por sobre las materias teóricas para dictarse en vivo.

Comentó que la UCU logró, una semana después de declarada la emergencia nacional, pasar el 94% de su plan de estudios a la modalidad a distancia. "La universidad tuvo una respuesta rapidísima que nos asombró a nosotros mismos", declaró Sarasola, y reconoció el trabajo de los docentes al prepararse durante esos días para transformar sus cursos a esta nueva modalidad. "Una de las principales conclusiones que se pueden sacar es que impulsó a una docencia con metodologías más innovadoras, no pudo sobrevivir la tradicional clase sin más, se tuvo que modificar", comenta el vicerrector de la Católica.

Por último dijo que una de las grandes victorias de la universidad fue invitar a profesores extranjeros a dictar clases por Zoom desde sus países de origen. "Son contactos a los que antes teníamos que invitarlos, que pudieran venir y disponer lo que implica cada viaje, y ahora podemos pedirles que se conecten tal día y en tal clase y que tengan una intervención puntual; eso lo hemos aprovechado muchísimo", comentó Sarasola, y explicó que lo mismo sucedió con profesores de la UCU que fueron invitados por otras universidades.

La Universidad CLAEH por su parte, apostará por "una modalidad mixta con un componente presencial importante" dijo a El Observador su rector, Carlos de Cores, quien dijo que, "siguiendo la línea del gobierno de apostar de confiar en la responsabilidad y en la libertad de las instituciones", los centros de educación superior deben "lograr la mezcla adecuada de presencialidad y virtualidad", aunque recalcó que en su universidad "la presencialidad será el tono dominante".

"Las condiciones que tenemos, dado que somos una universidad de tamaño pequeño, nos permiten cumplir con las normas del protocolo con la presencialidad", explicó De Cores, que dio el ejemplo de la sede de CLAEH en Punta del Este, donde se imparten las carreras de medicina y derecho. "La sede tiene espacio suficiente para poder hacer que la enseñanza sea presencial sin perjuicio de que haya apoyos de virtualidad", agregó.

Manifestó que el 2020 permitió a la institución descubrir dos cosas importantes: el valor de las técnicas de educación virtual, que permitieron "acceder entre otras cosas a grandes docentes del exterior con un costo ridículo porque se puede tener su apoyo a distancia"; y, por otro lado, la revelación de que la educación únicamente de forma virtual "no es buena".

"Lo virtual solo puede funcionar cuando se la diseña como educación virtual desde cero, no trasladando el modelo antiguo al zoom", sostiene De Cores, argumentando que las diferencias en cómo se debe dar la clase, cómo se debe llamar la atención de los estudiantes y qué herramientas se deben usar son cruciales para analizar la mejor forma de pensar los dos métodos.

Debemos valorar enormemente los medios de educación a distancia, pero también ver sus limitaciones, que de alguna manera nos lleva a concluir que dentro de lo posible y cumpliendo los protocolos debemos volver a lo presencial, con el apoyo de los elementos virtuales para no perder las ventajas que hemos logrado", concluyó el rector del CLAEH.

El Rector de la Universidad de la Empresa (UDE), Roberto Brezzo, dijo a El Observador que "siguiendo las indicaciones del gobierno, se dictará el primer semestre de este año de manera virtual, al igual que se realizó el año pasado". Destacó que en 2020, la infraestructura informática de la universidad fue "adaptada rápidamente para que todas las clases continuaran" y que se encuentra disponble y funcionando para el inicio de los cursos de sus siete facultades y de la Escuela de Desarrollo Empresarial. Sostuvo que a pesar de el desafío que trajo la pandemia, la UDE "logró con mucha satisfacción el dictado de todos sus cursos y carreras en esta modalidad, permitiendo la continuidad a nuestros alumnos, pero además llegando a muchos más lugares, del interior y hasta del exterior". También aclaró que se llevaron a cabo algunas clases presenciales en aquellas carreras donde fue necesario, al ser cursos prácticos o talleres.

Brezzo sostuvo que la medida de mantener las clases virtuales se mantendrá pero que a medida que vaya transcurriendo el año y que se monitoree el avance de la pandemia "se irán tomando las decisiones" que la universidad crea convenientes, pero que todo depende de "la situación sanitaria, la llegada de la vacuna y cómo se realice la vacunación".

El caso de la UTEC

En la Universidad Tecnológica del Uruguay (UTEC), el primer semestre del año se dará de forma mayoritariamente virtual, así lo resolvió su Consejo Directivo Central. Amadeo Sosa, director de Educación de la institución, dijo a El Observador que la decisión de la directiva fue porque prevén que durante la primera mitad del año lectivo la emergencia sanitaria que atraviesa el país se mantenga de la misma forma que hasta ahora. Explicó que si bien se está monitoreando la situación en todo momento, con la esperanza de retornar gradualmente a la presencialidad para finales del semestre, el consejo rector decidió dar una señal clara a docentes y alumnos de a fin de estar preparados para un nuevo año de clases virtuales.

Al ser una universidad localizada enteramente en el interior, con sede en varios departamentos y estudiantes de todas partes del país, la UTEC no quiere apurar el retorno a las clases presenciales sin estar seguros de que no se dará un movimiento del virus de zonas rojas a regiones con menor presencia del covid-19. "Hay un monitoreo permanente de las realidades de los distintos departamentos y tenemos que ver de dónde son los estudiantes y cuál es la situación sanitaria de cada lugar", aseguró Sosa.

Instituto Tecnológico Regional Norte de la UTEC en Rivera.

Por otro lado, sostiene que al tener alumnos de todo el Uruguay repartidos en los centros de la UTEC en seis departamentos, "no se puede exigir" de un día para el otro el "volver a la normalidad" y que los estudiantes vuelvan de sus lugares de residencia a buscar alojamiento cerca de las sedes de la universidad. "La presencialidad implicaría para muchos estudiantes a volver a alquilar, a buscar casa, alimentación", manifestó Sosa, que dijo que la gradualidad del proceso generaría un impacto menor en los alumnos.

El director educativo de la universidad contó que el año pasado obligó a cambiar rápidamente al modelo virtual, lo cual supuso un gran desafío, al tratarse de una institución con carreras fundamentalmente tecnológicas, con mucho trabajo de campo y prácticas en laboratorios. A pesar de eso, dijo que se pudieron adaptar con facilidad, gracias a las facilidades tecnológicas del centro. "Lo hemos manejado a distancia, con simulaciones de laboratorios y propuestas de evaluación de ese estilo", explicó Sosa, que añadió que "la universidad cuenta con un área específica de tecnologías aplicadas al aprendizaje donde se trabaja con softwares y plataformas de última generación, incluso el control remoto de algunos laboratorios o la utilización de drones que los estudiantes pueden manejar a distancia desde sus celulares".

Agregó que al tener algunas carreras que exigen la modalidad dual, se pudo mantener el trabajo presencial en algunas áreas especificas, cosa que se espera que se mantenga este próximo semestre. "Los estudiantes van a seguir trabajando en los tambos y estudiando en la universidad, ahí no hay problema", aseguró Sosa al hablar puntualmente de la Tecnicatura en Manejo de Sistemas de Producción Lechera que se imparte en el centro UTEC en Nueva Helvecia, Colonia.

Por último, dijo que la universidad tendrá, del 1 al 5 de marzo, un módulo de inducción a la vida universitaria para la generación 2021 y que ya se está trabajando en cursos de apoyo en ciertas áreas como matemática, lenguaje y herramientas digitales para los preinscriptos porque se entiende que "los egresados de bachillerato vienen de la modalidad virtual y seguramente necesiten un apoyo importante en esas áreas, así como con lo que tiene que ver con las técnicas de estudio".

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...