Nacional > POLÉMICA 

Pensión para personas trans: a cuántos beneficia y qué monto supone 

En Uruguay hay censados 853 trans, de los cuales se estima que a lo sumo serán 180 los que recibirán $ 11.500 mensuales; el Mides no quiere hacer público el costo total que tendrá para el Estado

Tiempo de lectura: -'

19 de octubre de 2018 a las 05:02

Desde que se aprobó en el Senado la ley trans, en las redes sociales circularon versiones muy disimiles sobre las condiciones para recibirlo. Mensajes de whatsapp engañosos y simplificaciones como que todos los que acrediten ser transexuales recibirán una pensión de más de $ 10 mil. Sin embargo eso no es real. 

La ley, que se terminó de aprobar este jueves en Diputados contempla en su articulado la disposición de un subsidio económico de $11.500 al mes para las  personas nacidas antes de 1975, que acrediten con pruebas haber sido perseguidas durante la dictadura militar. Aquellos que cumplan con esos requisitos podrán presentar su caso y las autoridades pertinentes comprobarán si es legítimo otorgarle esta “reparación histórica”. 

“Es difícil determinar con exactitud cuántas son las personas que se beneficiarían de este subsidio. Para estimar ese un número nosotros recurrimos a archivos policiales e hicimos un cálculo dando un poco de margen para arriba, por si aparecen más testimonios de los que nosotros valoramos”, explicó a El Observador Federico Graña, director nacional de la división sociocultural del Ministerio de Desarrollo Social (Mides). 

En Uruguay existen 853 personas trans en todo el país, según el censo que realizó el gobierno en 2016. Únicamente el 16% de ellas tiene más de 50 años. A partir de estos datos, el Mides corroboró qué registros policiales y militares existía, relacionado con las detenciones que se hicieron durante la dictadura de homosexuales o de “travestis”, como se les llamaba en aquel entonces. “En el caso extremo, como muchísimo y tirando para arriba, habría entre 150 o 180 beneficiarios, pero es necesario ajustar los números porque al día de hoy, por ejemplo, ya han muerto muchas de las personas que consideramos”, apuntó Graña. 

El jerarca optó no adelantar el costo económico anual que supondría la pensión trans para el país. “Prefiero no difundirlo ahora mismo porque no creo que sea oportuno. Si bien el cálculo lo tenemos, preferimos afinar el número de beneficiarios porque no es lo mismo comunicar el monto que supone la pensión para 40 o que 160 personas”, agregó el representante del Mides. 

Persecución trans durante la dictadura  

“El Estado tomó medidas explícitas de persecución. Las pruebas son contundentes. Nadie puede ignorar estos datos”, manifestó Graña en relación a la discriminación que recibieron estos individuos durante el gobierno de facto. 

La primera vez que se constata este discurso, dijo el jerarca, fue a fines de 1975 y a principios del 1976. “El jefe de Policía de Montevideo ordenaba la eliminación de la homosexualidad de las calles y los policías debían cumplir”, apuntó. De esta manera las fuerzas de seguridad iban a buscar a las mujeres trans que se prostituían y las detenían o las encarcelaban. A muchas las violaban. A otras las mataban. Y a otras solo las corrían de lugar. Por esto ellas empezaron a moverse desde la calle Andes, donde se ubicaban por esos años, hasta Bulevar España y la Rambla y, posteriormente, hasta el Prado. 

El espíritu que persigue el subsidio, entonces, es el de compensar la situación de vida que sufren actualmente las mujeres trans que no pudieron estudiar, ni formarse, ni trabajar en su juventud, porque la policía no les permitían circular libremente por la vía pública. La que sobrevivió tal persecución, dijo Graña, hoy tiene una mala calidad de vida. 

Durante los dos primeros gobiernos democráticos, incluso, se mantuvo por decreto la persecución contra este tipo de personas. “Durante la democracia la policía también levantaba de las calles a las que ejercían el comercio sexual y las detenía con fines de averiguaciones. Hacían lo que querían con ellas”, aseguró el representante del Mides.  

“Hay muchos políticos que nunca leyeron lo que sucedió con las mujeres trans en aquellos años y que además tienen la soberbia de ignorar los datos cuando se lo presentamos de forma explícita. Si se analiza esta prestación desde la ignorancia se hace muy difícil avanzar”, concluyó Graña. 
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...