Cargando...
Garra está disponible en Netflix

Espectáculos y Cultura > PELÍCULA

Por qué ver Garra, lo nuevo de Adam Sandler en Netflix

Aunque se apega a los recursos habituales de las películas deportivas de superación, Sandler conduce con una buena actuación una película divertida y entrañable

Tiempo de lectura: -'

16 de junio de 2022 a las 09:21

Es facilísimo pegarle a Adam Sandler. Si bien buena parte de sus comedias, sobre todo las más recientes, no son precisamente ejercicios intelectuales de alto nivel, lo cierto es que por un lado es un actor inmensamente popular (algo que no es un mérito en sí mismo, pero demuestra que sabe conectar con la audiencia) y por otro, que es un intérprete con mucho talento, algo que demuestra sobre todo cuando se pasa al registro dramático. Aunque nunca abandona de todo la comedia, Sandler sabe encarnar a tipos desesperados, tristes, amenazantes o patéticos y lo ha demostrado en películas como Los Meyerowitz, Diamantes en bruto, Embriagado de amor o Siempre hay tiempo para reír.

Y ahora lo vuelve a mostrar en Garra, que se estrenó el pasado viernes en Netflix, y donde encarna a un personaje con el que es facilísimo conectar, con un carisma magnético pero al mismo tiempo un espíritu de hombre común que lo pone en un lugar poco frecuente en su carrera. Por eso, aunque ver la cara del actor neoyorquino en el preview de la plataforma pueda hacer dudar a quienes lo tengan más visto como humorista, su trabajo y la historia que cuenta esta película aseguran un buen rato frente a la pantalla.

Garra es el mojón más reciente en el vínculo entre el actor y la plataforma. En 2014, a través de su productora Happy Madison, Sandler firmó un acuerdo de exclusividad con Netflix que luego se renovó en 2017 y 2021, y que ha generado dividendos para ambos: el comediante engordó considerablemente su cuenta bancaria (el último acuerdo le significó US$ 275 millones), y la plataforma anunció que las producciones de Sandler acumulaban más de 2000 millones de horas de consumo de parte de sus usuarios.

Para esta película, el basquetbolista LeBron James se suma como productor. Y su participación no es casual, ya que el mundo de la NBA es el telón de fondo de esta historia, a la que se puede entrar aunque no se conozca demasiado de esa liga, o incluso aunque uno no tenga idea de básquetbol. Aunque los fanáticos se verán premiados con guiños y apariciones de jugadores, entrenadores y figuras actuales e históricas, el neófito disfrutará una historia de superación y coraje.

Es que en su corazón, Garra es uno de esos relatos donde el que no es favorito se intenta imponer a barreras que parecen imposibles de pasar a base de tesón, esfuerzo y convicción. O sea, Rocky. Quizás por eso no sea casual que la historia se ambiente en la cuna del boxeador creado e inmortalizado por Sylvester Stallone, la ciudad estadounidense de Filadelfia.

Allí trabaja el personaje de Sandler, Stanley Sugerman, un exbasquetbolista con pretensiones de entrenador, un montón de sueños rotos y de desprecio hacia sí mismo que se tiene que conformar con ser el principal reclutador de los Philadelphia 76ers de la NBA.

Este trabajador del básquet se dedica a recorrer el mundo entero buscando jóvenes talentos para incorporar al equipo, un trabajo que disfruta poco (y su familia menos) pero en el que es muy bueno.

Un cambio en la directiva del equipo lo deja en una situación delicada: o consigue a una futura estrella en algún lugar del planeta, o no podrá acceder al sueño de su vida, un lugar en el cuerpo técnico del equipo. Sugerman termina en Mallorca, donde se encuentra en un partido callejero a Bo Cruz (el jugador español de la NBA Juancho Hernangómez, en su debut actoral), un obrero de la construcción, que fue padre adolescente y se vio obligado a posponer su carrera deportiva.

El basquetbolista Juancho Hernangómez debuta como actor en esta película

La dupla viaja a Estados Unidos, y el personaje de Sandler se impone la misión de encontrarle un lugar en la NBA, aunque su equipo se niegue a sumarlo a sus filas y eso implique que los gastos, el esfuerzo y el lobby para meterlo en las pruebas para la liga sean personales.

Aunque a veces avanza a los tumbos, la película está llena de corazón. Apoyada en las idas y vueltas entre Sandler y Hernangómez, electrizante y dinámica, Garra funciona en todo momento.  La exigencia brutal del deporte profesional y la guerra entre aspirantes que motiva, las entretenidas secuencias deportivas (acompañada por los prácticamente obligatorios montajes de entrenamiento), los secretos personales que los protagonistas van develando, y la construcción de una confianza mutua entre jugador y entrenador que se va desarrollando a lo largo del relato conforman los pilares que hacen interesante a este filme.

Y en el medio de todo eso está una de las mejores actuaciones recientes de Sandler, como motor de una historia simpática y sin grandes ambiciones, pero que es consciente de sus limitaciones, a veces se anima a revertir las convenciones y los lugares comunes que se suelen ver en este tipo de ficciones, y humana de principio a fin.

Garra no viene a romper el molde de las películas deportivas, pero lo rellena a la perfección, y en este caso, es suficiente para darle una oportunidad.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...