Rugby > ANÁLISIS

TV, contratos, jugadores: los siguientes pasos de la Liga profesional de rugby

Sudamérica Rugby dio un paso clave al hacerlo público y anunciar fecha de inicio; ¿cómo viene avanzando cada país?

Tiempo de lectura: -'

30 de abril de 2019 a las 15:11

Tras el anuncio oficial del domingo, la Super Liga Americana de rugby profesional, con Nacional y Peñarol como dos de sus equipos, ingresa ahora en una instancia clave: la búsqueda de espónsores centrales y de una empresa de TV que compre los derechos, para dar el impulso comercial que el proyecto necesita con miras al inicio de la competencia, en marzo de 2020.

Lo del fin de semana fue un paso fundamental. Tras la asamblea de Sudamérica Rugby, el organismo anunció oficialmente que la primera edición se organizará en marzo de 2020 y que tendrá seis equipos. Ese carácter oficial permite salir a negociar con los espónsores como no lo podía hacer hasta ahora, que estaba en una etapa primaria. Además, oficializarlo ante todas las Uniones de Sudamérica era indispensable para que toda la región esté involucrada en la liga, tengan franquicias nacionales o no. El presidente de Sudamérica Rugby, Sebastián Piñeyrúa, lo mencionó en una entrevista con Ovación que quiere que todos los países sean parte del board de decisiones de la liga.

Aunque aún no es oficial porque cada unión sigue avanzando en sus planes, por lo hablado hasta ahora, y por la situación de cada país, todo se perfila para que las seis franquicias que arranquen el primer año sean Nacional y Peñarol por Uruguay, dos Brasil (seguramente San Pablo y Florianópolis), una por Argentina y una por Chile. Para 2021 aparecen la franquicia paraguaya y la segunda argentina.

¿Cómo Argentina, el país más fuerte de la región, puede tener un solo equipo? Aún no hay información oficial, pero la competencia que tienen los equipos profesionales argentinos puede dar una pista. Con los jugadores top jugando el Super Rugby con Jaguares, este año la UAR consiguió un nuevo torneo para su segundo plantel: se trata de la segunda división de la Currie Cup, el torneo de clubes del rugby sudafricano. Hasta ahora, la falta de competencia era un problema para el segundo plantel: tenía la Americas Rugby Championship (ARC, febrero-marzo), el Sudamericano (mayo), la Nations Cup (junio) y la Americas Pacific Challenge (noviembre), pero el calendario tenía varios huecos.

Ahora, el segundo plantel argentino competirá entre febrero y marzo como Argentina XV en la ARC, y luego de junio a agosto la Currie Cup. En el medio queda un agujero de cuatro meses, que la Liga Americana vendría a complementar perfectamente, y que no requeriría un gran presupuesto extra para la UAR. Siguiendo ese razonamiento, en la medida que aparezca más competencia para los equipos argentinos -un ascenso de Jaguares XV, por ejemplo, a la primera división de la Currie Cup- se puede agregar espacio para una segunda franquicia argentina. Dar un salto con un tercer plantel, al día de hoy, generaría los mismos problemas que hasta ahora tiene el segundo, y requeriría un esfuerzo extra de presupuesto para solo tres meses de competencia, con una economía nacional que no ayuda.

En ese sentido es lógico que las franquicias argentinas de la Super Liga Americana sean centralizadas de acuerdo al Plan de High performance de la UAR, que trabajarán codo a codo junto a las uniones provinciales que ganen las licitaciones para desarrollar los equipos. La UAR gana competencia para sus jugadores y las provincias un polo de desarrollo deportivo y comercial.

Los argentinos extra sistema

Pero además de los jugadores del sistema UAR, la Liga quiere apelar, para complementar los planteles del resto de los equipos, a toda una tribu de jugadores argentinos que están desperdigados por clubes de divisiones menores de Europa: tercera y cuarta división de Francia, Primera de España o de Italia. De hecho hay cerca de 75 que pasaron por el sistema de selecciones de Argentina y que emigraron a Europa por no tener un lugar en Jaguares y Pumas.

Para ellos habrá un Combine para jugadores sudamericanos en Europa, además de otro en la región y otro para jugadores de las islas del Pacífico, pagos y organizados por World Rugby. La ecuación para esos jugadores argentinos es atractiva: volver a Argentina -o a la región- por sueldos mayores o iguales de los que cobran en Europa (entre US$ 1.500 y US$ 4.000), pero además estar cerca de sus familias y del radar de las selecciones.

El caso Brasil

Si Argentina pone el grueso de la materia prima, Brasil aporta la fuerza logística. La idea de una liga profesional de rugby, de hecho, nació en Brasil hace al menos tres años. Luego se alineó a los planes de Sudamérica Rugby, pero el interés comercial en ese país está instalado y fuerte. El mercado brasileño es uno de los que más ha crecido en los últimos tiempos, y además es estratégico para World Rugby. San Pablo y Florianópolis aparecen como las dos sedes más probables.

El sexto equipo, entonces, parece perfilarse para Chile, con un modelo similar al uruguayo, ya que sería con la franquicia Universidad Católica. El empuje de la economía chilena hace más fácil el caso, junto al estructurado apoyo que da el Comité Olímpico, más allá de los conflictos internos del rugby trasandino.

El siguiente paso: Argentina 2 y Paraguay

¿Por dónde podría venir la expansión? Para 2021 la idea es que se sume la segunda franquicia Argentina, y Paraguay. El modelo de Paraguay está sólido, ya que el club Olimpia mostró mucho interés en tener una de las franquicias, y se reunió con el presidente de Sudamérica Rugby, Sebastián Piñeyrúa. De hecho el presidente del club, Marco Trovato -ex rugbista- lo anunció públicamente en Twitter.

Sin embargo, en lo que está retrasado el proyecto es en el nivel de juego. Hoy Paraguay no tiene al menos 6 o 7 jugadores para integrar la franquicia (la semana pasada su selección perdió 90-5 con Tucumán) por lo que la intención es crear la franquicia en 2020, darle mucha competencia amistosa en los próximos meses, para dar el salto en 2021 ya con un porcentaje de jugadores locales.

Colombia, paso 3

Colombia aparece como una siguiente etapa de expansión de la Liga. Tiene un naciente Plan de Alto Rendimiento, buenos recursos y un impulso que ha sido elogiado por el gerente de alto rendimiento de la región, Daniel Hourcade, aunque también está atrás en nivel de competencia. Para apoyarlo, la idea es que jugadores colombianos sean parte de los combines de reclutamiento, de manera que vayan ganando roce para cuando su país pueda dar el salto.

¿Y la TV?

Si bien no hay negociaciones establecidas, un primer lugar lógico hacia donde mirar es ESPN. La experiencia de la Americas Rugby Championship ha sido más que positiva -tras cuatro años de contrato inicial, la cadena seguirá siendo el broadcaster y uno de los principales espónsores-. Pero no solo se debe mirar hacia allí. Twitter, por ejemplo, tuvo una muy buena experiencia con Brasil al emitir por el partido contra los All Blacks, en noviembre de 2018, y puede ser una opción complementaria.

El proyecto uruguayo

Como ya informó El Observador, el proyecto marcha sólido. Una comisión trabajó durante dos meses con los clubes locales para definir cómo pueden ayudarse el rugby profesional y el local. Paralelamente, las negociaciones con Peñarol y Nacional ya se dieron a nivel comercial y jurídico. La tarea, ahora, es concretar apoyos comerciales para seguir haciendo crecer el proyecto.

Se trata de una apuesta ambiciosa y no exenta de riesgos, porque Uruguay no tiene el mercado de Brasil o el pool de jugadores de Argentina, y por el factor “futbolización” al que muchos le temen, con argumentos. Pero el rugby de selección uruguayo ha ido tocando sucesivos techos en los últimos tiempos, y desde la URU se entiende que el siguiente paso, junto al profesionalismo de sus jugadores y una competencia establecida, es un salto cualitativo en llegada y movimiento comercial, y por eso se apunta a los grandes del fútbol, para ampliar la base de fanáticos.

El apoyo de World Rugby

En las últimas semanas el proyecto también se aseguró apoyo de World Rugby. El organismo rector del rugby mundial ayudará con la organización de los combines de reclutamiento, con la formación de referees, con la estructura deportiva y disciplinaria. Es una pata clave que le da solidez al plan.

    REPORTAR ERROR

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 245 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 245 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...