Economía y Empresas > Informe

Una "guerrilla" de nuevos deliveries en Montevideo

Tres internacionales llegarán a competir con dos locales que combinan tecnología y servicio de delivery

Tiempo de lectura: -'

30 de mayo de 2018 a las 05:18

Los montevideanos se están acostumbrando a ver cada vez más personas que llevan uniforme rojo, circulan en bicicletas o motos con contenedores o grandes mochilas y llevan en la espalda el eslogan de PedidosYa. A veces no se sacan el uniforme fuera de su horario laboral, por lo que se puede identificar a un delivery en sus ratos de ocio, caminando por la rambla o un parque.

Hoy son 230 los repartidores que forman parte de la flota de PedidosYa. Pero los uniformes rojos, desde el viernes pasado, ya no son los únicos que permiten identificar a un delivery en Uruguay. Ahora en las calles también se comenzarán a notar algunos vestidos de amarillo, de naranja, y otros que llevarán mochilas negras.

A los de amarillo se los llama glovers y forman parte de Glovo, una app española que se lanzó el pasado viernes en Uruguay. Y en junio llegarán también los vestidos de color naranja, catalogados como rappitenderos a repartir los pedidos que se realicen a través de Rappi, una plataforma de delivery colombiana. Serán identificados por sus mochilas negras los repartidores de Uber Eats, aplicación de delivery de comida de la conocida empresa de transporte colaborativo que desembarcará próximamente en Uruguay.

Las internacionales competirán con las uruguayas PedidosYa y SoyDelivery, plataforma de delivery colaborativo creada en 2016. Estas empresas, que combinan tecnología con servicio de delivery, tienen sus similitudes entre sí pero también sus diferenciales, a las que se aferran para entrar competir por su parte del mercado.

Los bicimensajeros

A los repartidores de Glovo y Rappi se los suele llamar en otros países como "bicimensajeros". Es que a diferencia de los tradicionales repartidores, estos nuevos deliveries también utilizan la bicicleta para trabajar.

Las dos plataformas cuentan, al igual que PedidosYa, con su propio marketplace conformado por restaurantes, farmacias, supermercados, entre otros comercios, pero también ofrecen la posibilidad de realizar envíos sobre cualquier otro tipo de cosa que el usuario necesite, desde un cargador olvidado hasta un regalo que no hubo tiempo de comprar. "Lo que la imaginación permita, el glover lo puede hacer", dijo el gerente general de Glovo para Uruguay y Argentina, Matías Gath. En el caso de glovo, esta función se llama "lo que sea". "La propuesta de valor diferenciada de la plataforma es que no sea esta la que dicte qué es lo que ofrece, sino que sea el usuario quien dicte qué es lo que necesita", señaló.

Rappi

En el caso de Rappi, que se lanzará en Montevideo en junio, se accede a esta posibilidad a través de "antojos", una opción que permite al usuario pedir lo que se le ocurra a cualquier comercio para que un rappitendero se encargue de hacérselo llegar en minutos.

Pero este servicio no será nuevo en Uruguay. Las internacionales competirán en este sentido con la uruguaya SoyDelivery que, entre una de sus funciones, ofrece a las personas la posibilidad de enviar o recibir cualquier tipo de pedido que necesiten y seguir al delivery en tiempo real.

Por su parte, Rappi, a tavés de RappiCash, ofrece en mercados como Colombia y México la opción de que la persona pueda solicitar dinero en efectivo para que un Rappitendero se lo lleve en minutos. Aún no se sabe si este servicio se implementará en Uruguay. Rappi lanzará con una oferta 100 marcas entre restaurantes, supermercados, farmacias y otros servicios. "La aceptación de los comercios fue excelente dada la propuesta integral de Rappi, el saber entender de primera mano sus necesidades y los planes de marketing para el mercado", dijo el country manager de Rappi para Uruguay, Agustín Sartorio. Señaló además que en supermercados y farmacias se trabajará con "las principales cadenas de plaza" y referentes en el sector gastronómico. Todas las alianzas con comercios generadas por el equipo local de Rappi se darán a conocer cuando se lance el servicio en junio, indicó Sartorio.

Sondear los intereses

Uber Eats, que será lanzada próximamente, ofrecerá servicio de delivery de comida. Desde la empresa señalaron que Uber Eats "permite pedir comida a domicilio con la misma facilidad que solicitar un viaje", desde cualquier ubicación. Los usuarios pueden ver el estado de su pedido en tiempo real, personalizar el punto de entrega y usar la misma cuenta que usan para moverse por la ciudad.

Para armar la propuesta , Uber Eats se basará en las recomendaciones de miles de usuarios de Montevideo. Hace algunas semanas la empresa lanzó una encuesta para conocer qué cinco restaurantes no pueden dejar de estar en su plataforma y se encuentra procesando los resultados.

Por su parte, Glovo comenzó a funcionar en Uruguay con 50 repartidores, una oferta de más de 30 restaurantes, envíos de los supermercados Ta-Ta y Devoto y otro tipo de comercios, como locales de regalos y hasta una boutique erótica.

Glovo

Por el momento, la aplicación funciona en zonas centrales de Montevideo y, según su gerente general, la velocidad de expansión se determinará en función del comportamiento de los usuarios. "Si hay buena respuesta nos expandiremos rápido. Si no, daremos un buen foco a la logística y nos seguiremos expandiendo progresivamente", agregó Gath.

La competencia

A las internacionales las esperan dos aplicaciones uruguayas dedicadas al delivery: PedidosYa y SoyDelivery.

Para PedidosYa, competir con jugadores internacionales no será una situación nueva. Su Chief Marketing Officer (CMO), Álvaro García, señaló que esto les sucede hace un tiempo en otros mercados como Panamá, Chile y Argentina : "está bueno porque quiere decir que estamos más que preparados para recibir a la competencia". Sobre el aumento de los jugadores, dijo que se trata de una evolución natural de la industria. En estos mercados (en los que compite PedidosYa), dijo, si bien la competencia existe, "no es un versus", ya que cada uno ofrece distintas opciones. Y además, señaló que en estos países se crece cada vez más rápido, lo que atribuye a un "efecto positivo en el desarrollo de la industria".

"Venimos trabajando hace diez años adaptándonos a los mercados. Estos competidores son nuevos", añadió, y prosiguió diciendo que el principal "versus" aún sigue siendo el teléfono.

Según García, PedidosYa tiene como valor agregado su servicio "híbrido". Con esto se refiere a que cuentan, desde el año pasado, con su propia flota de delivery pero que además mantienen la asociación con restaurantes que tienen su servicio tradicional. En cambio, Glovo y Rappi realizan entregas únicamente con los repartidores que forman parte de sus aplicaciones. Desde Glovo esto se ve como algo positivo, ya que, dijo Gath, permite que el 100% de sus repartidores puedan ser seguidos por la app en tiempo real.

PedidosYa

Hoy son 175 los restaurantes que cuentan con servicio de delivery por la flota de PedidosYa. A nivel regional, cuentan con 1.500 repartidores propios y el tiempo promedio de entrega es de 30 minutos.
Justo meses antes de la llegada de competencia internacional con opciones de envío en diversos rubros, PedidosYa incorporó a su oferta el producto TiendaYa, un delivery express de productos de Tienda Inglesa. El camino a seguir por parte de la empresa es la ampliación hacia otros rubros. "Estamos creando el concepto de "todo en una aplicación sola", subrayó García.

Si bien SoyDelivery competirá con las nuevas aplicaciones en la función destinada a los envíos a usuarios, su modelo de negocios se presenta como diferencial. Uno de estos diferenciales está en el hecho de poder resolver las entregas de cualquier tipo de volumen y además ofrecer servicio a empresas -comercios físicos o sitios de e-commerce- que deban hacer, por ejemplo, cientos de envíos por día.

"Encontramos un nicho de mercado donde este tipo de apps no están. No resuelven las entregas de las empresas como lo hacemos nosotros, simplemente porque no es su negocio. Desarrollamos un software que optimiza las rutas de entrega, señala cuántos conductores se precisan y permite que el conductor recorra la mejor distancia en el menor tiempo posible, pero entregando la mayor cantidad de paquetes que pueda", apuntó su fundador, Rodrigo Bisensang.

SoyDelivery permite entonces que las empresas contraten el servicio a demanda y que no tengan costos fijos asociados a la logística.

Repartidores y regulación

De los 230 repartidores con los que cuenta la flota de PedidosYa, un 90% son empleados y el otro 10% proviene de empresas tercerizadas. Según se informó desde la empresa, sus trabajadores "están todos en nómina como prevé la ley laboral".

En tanto, en las otras cuatro empresas los deliveries son trabajadores autónomos. Para este tipo de servicios, no existe aún en Uruguay una regulación específica.

Este modelo de trabajadores autónomos está siendo cuestionado en algunos países. En España, Deliveroo -empresa de reparto a domicilio- se enfrentó el miércoles pasado a su primer juicio por el "despido" de un trabajador. Para este caso, la empresa se defendió argumentando que no fue un despido, sino que dejó de colaborar con un trabajador autónomo, consignó El País de Madrid.

SoyDelivery

Según el inspector general de Trabajo y la Seguridad Social, Gerardo Rey, los deliveries son, en general, "un sector que tiene una característica de alto informalismo".

PedidosYa, Uber Eats, Rappi y Glovo son marketplaces que ofrecen productos de diversos comercios asociados. SoyDelivery, en tanto, es una solución puramente logística.

Desde comienzos de este año comenzó a regir en Uruguay un decreto que obliga a los repartidores de moto y birrodados a motor a aprobar un curso de capacitación y a contar con un certificado de formación profesional. El curso fue diseñado por varios actores, como el Ministerio de Trabajo, las cámaras involucradas con el sector (alimentación, Cambadu, farmacias) y Fuecys (Federación Uruguaya de empleados del comercio y servicios). "Los empleadores que contratan trabajadores que no tienen el curso dado, son empleadores que están en falta y se les impone una sanción", dijo Rey. Según el jerarca, quienes trabajan en bicicleta no tienen la obligación de realizar el curso.

El gerente general de Glovo, Matias Gath, reconoció que "hay muchos marcos regulatorios que no están listos para la actual tecnología. "Nos autoregulamos para asegurarnos de que ellos tengan todo dentro de la ley para hacer una actividad", dijo Gath. Con esto se refiere a que por ejemplo, en Argentina, los repartidores deben ser monotributistas. En Uruguay, en tanto, también se asegurarán de que estén "en una categoría en la que el Estado sepa que están trabajando y haciendo una actividad".

Los repartidores de Glovo pagan una cuota mensual por el uso de la plataforma. Otro ingreso proviene de las comisiones recibidas de los comercios asociados, que van desde el 15% al 30% del valor de las ventas.

En el Ministerio de Trabajo se trabaja en la creación de un marco normativo relacionado a los contenedores utilizados para transportar los alimentos.

En el caso de SoyDelivery, al no existir regulación para servicios de delivery colaborativo al estilo Uber, se ajustan a la reglamentación aplicada para las aplicaciones de transporte colaborativo. Es así que los repartidores de SoyDelivery cuentan con una unipersonal y realizan los aportes correspondientes.
En Rappi, si bien la empresa previo a lanzar no brinda ciertos detalles, su modelo de negocios en otros países también se basa en contar con repartidores que trabajan de forma independiente, según El País de Madrid.

Pero por el otro lado, en algunos jugadores de este sector aparecen aspectos como la manipulación de alimentos. Tanto Glovo como Rappi, Uber Eats y PedidosYa se manejan dentro de este rubro.

El director de Regulación Alimentaria de la Intendencia de Montevideo, Marcelo Amado, dijo que se formó una comisión por parte de la comuna para crear un marco normativo sobre cómo regularizar y reglamentar en este tipo de servicios que combinan tecnología con servicios de delivery. "Estamos afinando la normativa porque la actual es de mediados de siglo XX. Estamos aceleradamente poniéndonos al día", dijo Amado.

También subrayó que se trabaja en el Ministerio de Trabajo en la creación de un marco normativo relacionado a los contenedores utilizados para transportar los alimentos.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...