Nacional > NUEVA NORMALIDAD

Vuelta a clases genera interrogantes en padres y el reclamo de los sindicatos

En la enseñanza privada los trabajadores analizan no retomar el trabajo si no hay un acuerdo con las asociaciones

Tiempo de lectura: -'

23 de mayo de 2020 a las 05:02

Un día después de que el presidente Luis Lacalle Pou anunciara la vuelta a clases presenciales y voluntarias en tres etapas a partir del 1° de junio, fueron más las dudas que quedaron que las certezas.

Esa sensación se extendió tanto a nivel de los padres como de los sindicatos, que quedaron desconcertados con el anuncio. Pese a que habían firmado un protocolo sanitario el martes pasado para los funcionarios de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), los sindicatos no conocían el alcance que tendría el anuncio del gobierno, que incluyó a todos los niveles de enseñanza.

Para el 29 de junio todos los centros del país, sea privados o públicos, tendrán sus puertas abiertas. Los de Montevideo y el área metropolitana serán los últimos. Las cases presenciales tendrán una duración máxima de 4 horas.

El cronograma se anunció apenas horas después de que el gobierno obtuviera el visto bueno del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) para retomar las clases presenciales. Los expertos se basaron en la poca prevalencia de covid-19 en los niños, así como al hecho de que no se hubiera requerido internación en los pacientes que lo contrajeron.

“Los aspectos positivos del cierre escolar para evitar la propagación del virus son discutibles, los negativos son indiscutibles”, señaló el gastroenterólogo Henry Cohen, coordinador del grupos de médicos que asesora al gobierno. 

Si bien se fijaron algunas reglas generales, muchos otros aspectos del protocolo quedaron a discreción de cada centro educativo. Dentro de esto último está la fracción de los grupos para garantizar la distancia de 2 metros entre los alumnos, el escalonamiento de las entradas y salidas, así como los recreos.

Este viernes las autoridades del Consejo Directivo Central (Codicen) mantuvieron una reunión con los representantes de los gremios de la educación, quienes plantearon una serie de reparos ante el cronograma anunciado.

Las partes resolvieron que habrá flexibilidad, como la hubo en el caso de las escuelas rurales, en caso de que algunos centros no puedan cumplir con el protocolo.

Además, los funcionarios, docentes o no docentes, que tengan más de 65 años y con determinadas enfermedades prevalentes estarán exceptuados de asistir presencialmente.

Por esta razón, cada centro deberá hacer un relevamiento sobre su personal para definir cuántos suplentes se deben contratar.
Tanto la secretaria general de la federación de maestros (Fumtep), Elbia Pereira, como el dirigente de la federación de profesores (Fenapes), José Olivera, dijeron a El Observador no haber estado al tanto de los anuncios que iba a hacer el presidente.

Tampoco lo estaban cuando firmaron el protocolo para losfuncionarios el martes. Este tema lo plantearon este viernes en la reunión con el presidente del Codicen, Robert Silva, quien insistió, según contaron, en que la vuelta a clases se definió con “absoluta reserva” y al más alto nivel.

Los consejos desconcentrados tampoco participaron en la negociación. Tanto Silva como el ministro de Educación y Cultura, Pablo Da Silveira, insistieron en la autonomía de la ANEP para definir cómo y quiénes volverán a las clases, por lo que en los próximos días habrá varias reuniones para afinar los detalles.

“Va a haber que dividir los grupos. No vamos a volver igual que cuando nos fuimos”, señaló el presidente del Codicen en Telemundo. Da Silveira, por su parte, sostuvo que de ser necesario se tendrán que utilizar los gimnasios para garantizar la distancia de dos metros entre los alumnos.

“Cuando no hay más espacio que ocupar lo que hay que hacer es fraccionar en el tiempo. En un grupo de 30, quizás una mitad va a ir el lunes y la otra el martes”, ejemplificó en el mismo canal. La asistencia de los alumnos será voluntaria hasta que se levante la declaración de emergencia sanitaria. No obstante, a los efectos de mantener un registro, se seguirá pasando la lista.

La principal preocupación de las autoridades tiene que ver con el rezago educativo, que se agravó con la emergencia sanitaria. “Vamos a tener que trabajar duro para compensarlo”, dijo Da Silveira, quien aseguró que hay tres momentos para hacerlo: los meses que quedan hasta el fin del ciclo lectivo, el período entre fin de año y marzo, y el correr de 2021.

El ministro dijo que hay una posibilidad de “ocupar una parte de febrero”, quizás para aquellos alumnos que “acumularon cierto rezago”. “Y si ni siquiera eso alcanzara, habría que pensar en actividades paralelas que se extienden en 2021”, explicó.

Enseñanza privada

En la enseñanza privada el panorama se vislumbra más complicado. El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Enseñanza Privada (Sintep) está “analizando seriamente” si retomará las clases el 15 de junio, cuando está previsto que abran las puertas las escuelas y los liceos urbanos, tanto privados como públicos.

Sergio Sommaruga, secretario general del gremio, afirmó a El Observador que después del anuncio del gobierno hubo un “aluvión” de padres y familias planteando dudas a los maestros y profesores. “Están matando a los equipos, porque llaman a las maestras y nadie sabe nada”, dijo.

Para Sommaruga los funcionarios de la enseñanza privada no tienen protocolo, ya que por Sintep no firmó nadie el acuerdo del martes. “Es inaplicable (el protocolo). No tiene nada que ver. No pueden decir que el protocolo es para el sector privado porque jurídicamente no lo es. Las cláusulas remiten al derecho público y nosotros nos regimos por el derecho privado”, argumentó.

La Asociación de Institutos de Educación Privada (Aidep) pedirá este sábado una reunión urgente con Silva y con las autoridades del Ministerio de Educación. Según el presidente de esa asociación, Juan Carlos Noya, quedaron una “cantidad de interrogantes” a partir del protocolo, dudas sobre las medidas de higiene, la entrada y salida, las horas de clase y una cantidad de decisiones que tienen que ver con las horas de clase.

Otro tema que genera “preocupación” es la exigencia de mantener 2 metros de distancia entre los alumnos. 

A su vez, si bien se retomará la educación presencial, en paralelo continuará el aprendizaje virtual, por lo que los centros deberán definir cómo se atienden ambos casos. Una idea que maneja Aidep es instalar cámaras aunque esto requiere el consentimiento de los docentes y de los tutores.

Sin embargo, esta alternativa también plantea dificultades porque implicaría una inversión que los colegios no están en condiciones de afrontar.

15 de junio feriado no laborable para los privados

Si bien el inicio de la segunda etapa se fijó para el 15 de junio, ese día es feriado no laborable para los trabajadores de la enseñanza privada. La Asociación de Institutos de Enseñanza Privada (Aidep) tratará el tema en una reunión que se llevará a cabo este sábado. Una alternativa sería que los privados empezaran el 16 en vez del 15 o que la fecha se corriera para más adelante. También preocupa el anuncio de que las vacaciones de invierno serán el 7 de julio, una semana después del 29 de junio. 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...