Fútbol > FÚTBOL

El fútbol cumplió un año sin hinchas: ¿cómo se adaptaron los protagonistas a la nueva realidad?

Dirigentes, jugadores e hinchas cuentan qué significa jugar al fútbol sin público, un año después de que el coronavirus cambiara las reglas del juego

Clásico sin público en el Campeón del Siglo

Tiempo de lectura: -'

13 de marzo de 2021 a las 05:00

Los dirigentes de River Plate intentan persuadir a sus socios para que no se borren de los registros sociales a raíz de que no pueden ir a la cancha. Jorge Casales, neutral de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) no fue más a un partido desde que empezó la pandemia de covid-19 y calma su ansiedad cuando juega Defensor Sporting viéndolo por televisión. Matías Britos extraña el aliento y el apoyo de los hinchas de Peñarol, mientras que Gabriel Neves ya se acostumbró a jugar concentrado sin los parciales de Nacional. Los hinchas, por su parte, añoran el alambrado, los gritos al juez, el desahogo después de una semana de estrés en el trabajo.

El 12 de marzo de 2020 se jugó por última vez un partido con público en el fútbol uruguayo. Fue el que disputaron Nacional y Estudiantes de Mérida por la Copa Libertadores en el Gran Parque Central. Unos días antes, el 8 de marzo, se había jugado la tercera fecha del Apertura, la última del torneo local con hinchas en las tribunas. Desde entonces, todo cambió, y la perspectiva de que vuelva a ser como antes se ve lejana aún. La curva de contagios no se aplana, la vacunación recién empezó y cuando se abran las puertas será con un aforo muy reducido.

Casales es secretario de competición de la AUF y contó a Referí que por motu proprio no volvió más a una tribuna aunque por su cargo puede ir a cualquier partido. Concurrió por última vez el 8 de marzo de 2020 al Saroldi, cuando su equipo Defensor Sporting igualó 1-1 con el local River Plate. “Para mí el fútbol es con la gente. No volví a ver un partido jamás, aunque por ser dirigente puedo hacerlo, porque considero que tienen que ir los que realmente deben hacerlo. Ni siquiera fui antes cuando éramos más laxos en la entrada, lo apliqué desde el primer día”. Dijo que verlo por televisión (Tenfield televisa todos los encuentros) fue una buena solución porque “permite calmar los nervios”.

El neutral hizo un balance sobre el año sin gente en las tribunas: “Es un proceso inscripto en lo que es el tema sanitario a nivel local y mundial. Los primeros meses fueron realmente duros, de incertidumbre, hasta que por agosto ya planificado desde junio se comenzó con la competencia. En el segundo semestre del año pasado, muchas veces por la inexperiencia del manejo de la pandemia, incurrimos en encuadrar directamente todo lo que estaba pasando. Eso hizo que este primer trimestre de 2021 nos haya permitido tener mayor fluidez en la disputa de los partidos y algo más de normalidad”.

Clásico sin público en el Campeón del Siglo

Al principio de la pandemia el gobierno permitía el ingreso de hasta 90 personas al estadio para equipo local, pero hubo dos hechos que protagonizaron los grandes y que cambiaron las reglas del protocolo. Primero el ingreso de una bandera por parte de Nacional que decía “Nacional o muerte” en el clásico del Apertura y después la entrada de un grupo de hinchas de Peñarol al Campeón del Siglo durante el clásico del Intermedio. Desde entonces solo se permite a cada club ingresar con 50 personas, incluidos los dirigentes, jugadores, entrenadores y funcionarios.

El presidente de River, Willie Tucci, dijo a Referí que un encuentro sin público “a veces parece más una práctica que un partido profesional” y que si bien “no deja de ser un juego, es un espectáculo; es como ver una obra de teatro sin gente”.

Uno de los principales inconvenientes de la ausencia de público es el económico: “Más allá de que muchos partidos son deficitarios, la entrada suma y, además, hay socios que dejan de pagar la cuota porque no pueden ir al estadio. Entonces se pierde la fidelización del socio. Ojalá podamos revertirlo rápidamente”.

En ese sentido explicó Tucci que desde el club mantienen conversaciones con los socios, buscando la vuelta para que no se borren. Entiende que “el hombre se adapta a todo y es mejor jugar sin público que no jugar” y que seguramente los que más sufren son los hinchas porque él como dirigente ha tenido la oportunidad de ir a la cancha.

El delantero aurinegro Matías Britos reconoció a Referí que “tener la hinchada atrás, alentando, presionando, era lo más lindo que tenía para mi vuelta a Uruguay, en Peñarol. Me imaginaba jugando en nuestra cancha con toda esa gente. La emergencia sanitaria no lo permitió y hubo que adaptarse a las nuevas circunstancias. Hasta el día de hoy pude jugar solo 25 minutos con público, en mi primer partido en marzo, en la Libertadores”.

Clásico sin público en el Campeón del Siglo

Agregó que “nadie puede desconocer lo que genera la gente de Peñarol, la presión en nuestro equipo y en los rivales. En un momento complicado de partido te da envión extra, y en un momento bueno del juego te consolida, te hace liquidar un partido porque te manda más al frente con el empuje que baja desde afuera. Siempre fue importante, ¿por qué no sería ahora?”.

El volante de Nacional Gabriel Neves lo sufrió al principio, pero después se adaptó: “Al principio costó un poco, jugar el clásico sin público fue rarísimo, pero con el correr de los partidos te olvidás. Es difícil, está bueno que haya hinchas que alienten, cuando te equivocas te mantiene enfocado en el partido, pero ahora nos concentramos”, dijo a Nacional TV.

Roberto es hincha de Racing y a pesar de que su equipo descendió el año pasado, la pasión por los colores no se pierde. “Con un par de amigos íbamos a todos los partidos de Racing y eso que nos comimos el descenso y fue horrible. El año pasado nos juntamos en casa para verlo y no es lo mismo; te falta algo. En la cancha uno se libera, te molestás por alguna jugada, con el juez, ahora no, nos está faltando eso”.

La pandemia los dejó sin chance de pegarse al alambrado del Parque Osvaldo Roberto para alentar al equipo: “No sabes cómo se extraña y eso que nosotros como hinchas de quipo chico no tenemos muchas esperanzas. Estoy deseando que esta porquería del covid termine, no importa si nos comemos tres o cuatro goles, pero tengo que estar en la cancha”.

Ir a la cancha para el futbolero es “como un ritual, esperar ese día que juega tu cuadro. Yo no soy católico y en lugar de ir a  misa, voy a ver a Racing”.

El retorno del público a los campos de juego aún no se vislumbra con claridad. Tucci señaló que “se está hablando, pero la evolución de los casos de contagio no permite ni considerar el asunto. Capaz que si la tendencia fuera al revés se podría hacer, pero hay que esperar a que la vacuna avance. Es una situación que a nadie le gusta, pero es lo que toca y hay que cuidarse”.

Por su parte Casales sostuvo que el Ejecutivo de la AUF está en contacto con autoridades del Ministerio de Salud Pública y de la Secretaría Nacional de Deporte, pero “hablar de fechas para el regreso del público es al azar. Estamos visualizando en la medida que la población esté vacunada y la curva de contagios descienda” pero eso aún está lejos en el tiempo.

Eso sí, lo seguro es que cuando regrese el hincha será con un aforo reducido, para ir aumentándolo paulatinamente.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...