Cargando...
Viña y de Arrascaeta junto a Tábarez

Fútbol > EL NUEVO DESTINO

Fútbol brasileño: el nuevo mercado al que miran los clubes uruguayos

Desde 2017, el número de uruguayos en el fútbol brasileño pasó  de cuatro a 11 jugadores. ¿Quiénes son y por qué se ha vuelto un mercado de referencia para los uruguayos?

Tiempo de lectura: -'

17 de septiembre de 2021 a las 05:01

Por Javier Tocar

El símbolo uruguayo del fútbol brasileño es Giorgian de Arrascaeta quien, desde su llegada a Cruzeiro en 2015, desarrolló su carrera profesional en el exterior en ese país, donde ganó dos veces la Copa de Brasil con Cruzeiro y dos veces la liga con Flamengo, club con el que también conquistó la Copa Libertadores en 2019.

En los últimos tiempos, con De Arrascaeta como abanderado, el campeonato brasileño se convirtió en una liga en la que los futbolistas uruguayos pueden aspirar a jugar para exigirse en un nivel superior, mostrarse y pasar a mejores ligas.

Desde 2017 Brasil pasó de contar con cuatro uruguayos en la Serie A, a 11, casi triplicando la cantidad. Esos primero pioneros eran, junto a De Arrascaeta (Cruzeiro), Diego Lugano (Sao Paulo), Martín Silva (Vasco da Gama) y Emilio Zeballos (Chapecoense).

Llegar, ganar, salir

Uno de los casos más exitosos del proceso de maduración de un jugador que apuntó al mercado brasileño es el de Matías Viña, quien tuvo grandes actuaciones en Nacional y a pesar de tener ofertas de clubes en la MLS o Europa, el club decidió venderlo a Palmeiras, porque fue desde donde recibió el ofrecimiento económico más tentador y finalmente sellaron un acuerdo que le dejaría a los albos dinero a corto plazo y retuvo un porcentaje de la ficha para una segunda transferencia.

Esta transacción superó todas las expectativas cuando Viña ganó la Libertadores y se convirtió en el nuevo lateral de la selección uruguaya, lo que llenó el ojo de la Roma y se llevó al joven a Italia, mientras que los tricolores volvieron a recibir dinero por el 42,5% de la ficha que habían retenido.

Por toda la transferencia, primero a Palmeiras y luego a Roma, Nacional embolsó más de US$ 7.000.000 libres por el lateral.

Que suceda de nuevo

En el último mercado (julio-agosto) hubo tres jugadores del fútbol uruguayo, de Nacional y Peñarol, que fueron fichados por clubes brasileños: Joaquín Piquerez (Peñarol a Palmeiras), Emiliano Martínez (Nacional a Red Bull Bragantino) y Gabriel Neves (Nacional a Sao Paulo).

En el caso de Piquerez, Peñarol solo contaba con un porcentaje de la ficha del lateral por lo que no recibirá una parte de una futura transferencia, caso que se diferencia de Martínez y Neves.

Por la parte de la ficha que tenía, Peñarol se quedó con U$S 1.200.000 de los US$ 3.800.000 en que se concretó la operación.

Martínez, por otro lado, fue vendido a Red Bull Bragantino en una operación que le dejó a los tricolores el 30% de la ficha para una futura transferencia y U$S 4 millones. En este caso en particular, Martínez corre con la ventaja que fue vendido a un club del grupo de Red Bull y podría ser enviado sin costo a un club dentro de la misma franquicia y llegar rápidamente a un club europeo ya que cuenta con un equipo alemán y otro austríaco.

El pase de Neves tiene la particularidad de que no fue vendido y Nacional tuvo que aceptar el acuerdo porque en caso contrario se quedaba sin ingresos por el volante de la selección debido a que en diciembre quedaría libre, ya que los tricolores no tenían intenciones de renovar el acuerdo y querían una salida para el jugador.

En marzo, el club brasileño ofreció US$ 2,5 millones por Neves por el 50% del pase en una negociación que llevó adelante el presidente José Decurnex, pero el club descartó el ofrecimiento. Pretendía mejorar esos ingresos. Ahora la operación se hizo en préstamo con una cláusula de obligación de compra del 40% de la ficha en caso de que el volante juegue el 60% de los minutos totales de la temporada.

Gabriel Neves debutó en San Pablo ingresando en el entretiempo de su primer partido disponible

Nacional depende del rendimiento del jugador para que genere los ingresos que descartó en marzo. 

Proyectos sin despegue

Los pases no siempre terminan de la mejor forma para los clubes vendedores, ya sea por falta de juego o intereses en el mercado.

Cuando Wanderers vendió a Bruno Méndez por U$S 3,1 millones en el 2018, se quedó con el 15% de su ficha con la esperanza de obtener un segundo ingreso tras la venta del jugador en una segunda transferencia.

Bruno Méndez llegó al Inter en julio y ya jugó 12 partidos

Sin embargo, en los últimos tres años el jugador tuvo pocos minutos: participó de 22 partidos en su pasaje por Corinthians y recién ahora que juega en Internacional, que dirige Diego Aguirre, retomó su ritmo y fue el zaguero titular de los últimos 12 partidos.

Todavía es un jugador joven ya que solo tiene 22 años, pero sin dudas que en un momento que debía foguearse, jugar y crecer, se vio frenado por la falta de juego.

También está el caso de David Terans quien, a pesar de encontrar su ritmo y ser convocado a la selección uruguaya en los últimos meses, es un reincidente del fútbol brasileño. El jugador había sido comprado por el Atlético Mineiro en 2018 pero no se pudo asentar.

Terans lleva nueve goles y nueve asistencias en 33 partidos con el Paranaense

Lo que generó un crecimiento en su juego fue cuando lo cedieron a préstamo a Peñarol en 2020 donde se convirtió en una de las figuras del campeonato para luego ser transferido al Atlético Paranaense, donde es titular indiscutido y jugará las semifinales de la Sudamericana ante los aurinegros.

Por otro lado, Michel Araujo fue uno de los grandes talentos que vendió el fútbol uruguayo en los últimos años luego de que Fluminense se hiciera con la ficha del ex10 de Racing. La alta competitividad de la liga lo dejó con pocos minutos, y en consecuencia el tricolor decidió cederlo a préstamo al Al-Wasl con la expectativa de que juegue más y pueda volver con más rodaje.

Los otros cinco jugadores que también juegan en Brasil son Abel Hernández (Fluminense), Carlos Sánchez (Santos), Emiliano Velázquez (Santos), Lucas Hernández (Cuiabá) y Leandro Barcia (Sport Recife).

La inversión brasileña

El torneo brasileño se volvió un objetivo especialmente por la cantidad de dinero que manejan los clubes. En el último mercado de pases, por ejemplo, hubo movimientos que rompieron el mercado como Diego Costa que llegó a Atlético Mineiro con un sueldo de U$S 350.000 por mes o Andreas Pereira que fue cedido del Manchester United al Flamengo y también sumó a Guilherme Arana, lateral del Sevilla.

Diego Costa ganará 4,2 millones de dólares por año

También el Corinthians sumó a Giuliano y a Renato Augusto, dos jugadores libres pero con un sueldo muy elevado. 

Gremio fue de los más gastadores en este último mercado ya que le pagó a Tolima US$ 4,2 millones por Jaminton Campaz, a Cerro Porteño US$ 3,1 millones por Mathias Villasanti y US$ 1,7 millones a Palmeiras por Miguel Borja.

Su rival, Inter pagó US$ 3 millones de euros por Carlos Palacios y sumó a Gabriel Mercado, el ex River, en condición de libre pero con un sueldo lo suficientemente alto para mudarse a Porto Alegre en vez de volver a su país.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...