Cargando...

Fútbol > INFORME

La revolución mundial del fútbol femenino a la que Uruguay se sumó tarde

Francia 2019 llegó a las grandes ligas, pero las celestes aún están muy lejos del nivel que logra la selección en el ámbito masculino

Tiempo de lectura: -'

13 de julio de 2019 a las 05:00

El día después de un mundial de fútbol también es el primero del próximo. Francia ya pasó y comienza la planificación para el 2023, que todavía no se sabe dónde será. El fútbol femenino no para de crecer en todo el mundo, así lo dicen la cantidad de niñas jugando, los números de audiencias (en vivo y por TV) y el presupuesto que se destina. ¿Dónde está parado Uruguay en los tiempos que corren? ¿Cómo ha sido el crecimiento en el país y cuál es su proyección?

El Mundial galo

Francia pudo haber terminado, pero su legado no ha hecho más que comenzar. El discurso de Megan Rapinoe al llegar a Estados Unidos es la muestra más reciente. Una de las capitanas del equipo campeón dijo entre otras cosas: “Sí, es cierto, nosotras somos futbolistas, somos atletas, pero también somos mucho más que eso. Ustedes también son mucho más que fanáticos que sintonizan el mundial cada cuatro años”. El mundial se jugó dentro y fuera de la cancha.

Valentina Prego es la actual presidente del Consejo de Fútbol Femenino de la AUF y estuvo en Francia trabajando en la sede de Montpellier. “En ese nivel se trabaja con un profesionalismo y a un nivel de detalle que abruma. Se contemplan las necesidades de todos los actores involucrados: deportistas, cuerpos técnicos, sanidad, prensa, público, invitados, televisión”, dice Prego al respecto a Referí.

El crecimiento se vio en el juego, pero también en la organización de los equipos y ejemplifica: “Técnicos especializados en el análisis de datos que están en contacto directo con los entrenadores en el banco, o utilización de tecnología de seguimiento de actividad de cada jugadora, cosa que hasta hace muy poco no estaba presente en los equipos femeninos salvo excepciones”.

Jorge Burgell no fue a Francia pero tiene años de experiencia en fútbol femenino, supo ser coordinador de las selecciones uruguayas, es actual vicepresidente de la Organización Nacional de Fútbol Infantil, docente, entrenador y periodista. Lo definió como “un espectáculo futbolístico completo”. Sobre el juego: “Se vio un excelente nivel técnico tanto en lo colectivo como en lo individual. El juego limpio reinó. Solo una cifra para representar esta afirmación: hubo cuatro expulsiones en 52 partidos”.

Destaca la difusión que tuvo el evento: “Por su calidad y su masividad (“¿Que otra competición -ha dicho el presidente de FIFA Gianni Infantino- aparte del Mundial masculino, reúne en su seguimiento a mil millones de personas en todo el mundo?”). En nuestro país se pudieron ver todos los partidos posibles, ya por los cables privados, por Vera o por DirectTV. El déficit estuvo en el seguimiento, sumamente somero, dado en radios, diarios y televisión durante el desarrollo del torneo. Con las debidas excepciones que fueron bienvenidas”, cuenta Burgell.

“Estupendo, gran nivel en lo táctico, físico y estratégico. Un mundo diferente”, resume el actual entrenador de la selección uruguaya Ariel Longo. “Tremendo evento, gran audiencia por TV en los cinco continentes, espónsores, ticketing y especialmente un producto futbolístico de calidad técnica a la altura de las circunstancias”, dice al respecto Sebastián Perona Gerente de Deportes del Club Nacional de Football. Para Daniel Pérez, entrenador del equipo femenino de Peñarol, “va a ser un antes y un después de Francia 2019”, y agrega: “Fue un gran mundial, muy bien jugado, muy parejo con mucha intensidad donde la mayoría de las jugadoras son mujeres con mucha experiencia”.

¿Qué tan lejos está Uruguay?

Todos los involucrados coinciden que lo visto en Francia todavía queda lejos para Uruguay. “No se puede esperar que salgamos de las posiciones actuales en la tabla de Sudamérica por arte de magia, o solamente por el trabajo que las deportistas realicen en sus clubes”, dice Prego.

Longo habla de “participación constante” en las fechas FIFA y “preparación permanente”. En mayores la clasificación al mundial se dirime en la Copa América que sea realiza cada cuatro años. Continúa Longo: “Es la categoría más castigada ya que participa cada cuatro años en un torneo, entonces precisa rodaje permanente para tener pretensiones acordes a su preparación. Tengo fe en lograr la meta de llegar al Mundial pero si se cumple con lo planificado”.

La poca actividad internacional es algo que atenta a mejorar el nivel. Burgell es claro al respecto: “Los hechos son duros y enseñan. Los Campeonatos Sudamericanos sub 17 y sub 20 se disputan cada dos años. Las últimas ediciones tuvieron lugar entre enero y marzo del 2018. En el año y medio que pasó, la selección sub 20 no hizo nada y la Sub 17, luego del Mundial, tampoco. El tiempo perdido es equivalente a poder prever una actuación sin todas las posibilidades en el verano próximo”. Continúa Burgell: “La AUF es la que asume la representación de las selecciones y es la que atenta contra buenas actuaciones en los torneos sudamericanos que son clasificatorios para las Copas del Mundo”.

Longo es más optimista sobre la próxima sub 20: “Es prácticamente la sub 17 que pasa a esa categoría casi en su totalidad donde el grueso del plantel tiene 3 sudamericanos y un Mundial encima. Eso alienta a que el crecimiento es real”.

Este punto lo tiene claro Prego: “Las posibilidades de clasificar a un mundial en la próxima Copa América dependen de las oportunidades que se le brinden a las jugadoras, de la inversión en procesos estables y la participación en partidos amistosos en las fechas FIFA en los próximos 3 años”. Pero las diferencias son marcadas, analiza Longo: “Del nivel internacional europeo estamos a distancias siderales. Son atletas y profesionales, dedicadas de lleno al fútbol. Si Brasil que es dominador en América no logra sus objetivos, para el resto es más difícil”.

Los objetivos necesariamente deben ser a mediano y largo plazo, al respecto Prego dice: “Va a influir mucho en los próximos años el trabajo que se realice con las selecciones juveniles actuales, donde sin duda hay que lograr tener procesos estables, continuos, que apunten a la formación, que les de proyección a las jugadoras a mediano y largo plazo. En esta categorías tenemos mucho potencial también, especialmente porque muchas deportistas comenzaron jugando de niñas en los torneos que ONFI organiza”.

Los números al respecto los aporte Burgell. “En el fútbol infantil, el crecimiento en ONFI ha sido muy marcado en esta temporada: 160 clubes infantiles tienen una, dos o tres categorías de niñas; hay torneos internos en unas 20 ligas de todo el territorio nacional y la cantidad de niñas jugando creció a 4.500 y sigue subiendo”.

“Del nivel internacional europeo estamos a distancias siderales. Son atletas y profesionales, dedicadas de lleno al fútbol. Si Brasil que es dominador en América no logra sus objetivos, para el resto es más difícil”. Ariel Longo, entrenador de la selección uruguaya de Fútbol femenino

¿Cómo andamos por casa?

El manual indica que una buena competencia interna repercute en una mejor participación internacional.

Cuando a Daniel Pérez se le pregunta por fútbol femenino, comienza respondiendo: “El fútbol jugado por mujeres”, por eso de hacer, pero también decir. Entonces el DT de Peñarol dice: “El fútbol jugado por mujeres de Uruguay tiene mucho por recorrer, hay mucho para seguir en crecimiento y mejorando. Necesita ser más competitivo y atractivo para poder tener más difusión. Esto va de la mano con la responsabilidad de todos los involucrados, AUF, instituciones, jugadoras, cuerpos técnicos, etc.”.

Perona  considera que se está en pleno crecimiento y “con más aceleración que nunca. La receta es muy sencilla, las mujeres y niñas aman el fútbol cuando lo ven pero especialmente cuando lo juegan, por tanto hay que unir mujeres, canchas, pelotas, clubes y profesionales de la educación y el deporte, el resto es pura magia, esto recién empieza”.

Nacional confirmó que el clásico del Apertura, previsto para el 20 de julio, se jugará en el Parque Central, será todo un acontecimiento. Para empezar no habrá restricción de público como ha sucedido recientemente, los hinchas de Peñarol irán a la tribuna Héctor Scarone y los de Nacional a la Abdón Porte. Ese encuentro, que se vio retrasado originalmente, define el campeón del Apertura, y la entrega de premios será en el Parque Central. El fútbol femenino se permite acciones que el masculino ni puede plantearse.

La participación de niñas y mujeres jugando al fútbol es récord, en la AUF hay 26 equipos participando en mayores (10 en la Divisional A y 16 en la Divisional B), 15 en Sub 19 y 18 en Sub 16. A lo que hay que sumarle 34 clubes más participando en OFI. El desafío ahora es adaptar la infraestructura a esta cantidad de jugadoras. Perona sostiene: “Debemos continuar el camino que funciona en el mundo y en el que estamos desde AUF y clubes que es continuar dando espacio en los mismos clubes a las mujeres futbolistas, dotando de materiales, conformando cuerpos técnicos altamente especializados, facilitando condiciones de trabajo acordes a los desafíos”.

Prego reconoce que cada vez hay más apoyo y dice: “Creo que se debería lograr acceder a infraestructuras de mejor calidad, sobre todo en el caso de los clubes que cuentan con estadios y complejos de juveniles propios”. Y sobre la relación de las jugadoras con los clubes: “Debemos lograr también que las jugadoras, especialmente en la Divisional A, tengan una relación contractual con su club, que le dé garantías en cuanto a sus derechos y obligaciones, pero que también le posibilite dedicar cierta cantidad de horas adecuadas para mejorar el nivel deportivo. Me gusta pensar en la idea de la semiprofesionalización”.

Perona en ese tema tiene su enfoque. “Estamos muy lejos de que las mujeres puedan vivir de ser jugadoras de fútbol, como sucede con algunos hombres, y me preocupa si eso llegara antes que se den las condiciones estructurales para merecerlo porque se puede desfigurar el objetivo final que es superior a la competencia de los equipos, el objetivo final es que se sumen más personas al deporte, al lado de la salud y de la diversión colectiva, considero que para los hombres es exactamente lo mismo”.

El entusiasmo está, la FIFA da muestras de apoyar cada vez más el fútbol jugado por mujeres y en Uruguay a veces por convicción otras porque así lo exigen los estatutos, los clubes se van sumando al momento. El futuro es promisorio, y como dice Burgell: “Son buenas promesas. Habrá que estar vigilantes”.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...