Nacional > Brigada antidroga

Policía dice que el narcotráfico aumentó y reforzará el combate

Se enviarán 20 funcionarios recién egresados para dar apoyo

Tiempo de lectura: -'

12 de octubre de 2019 a las 05:05

A partir de esta semana el Ministerio del Interior “reforzará” la Dirección General de Represión al Tráfico de Drogas con más funcionarios, producto de la intensificación de la actividad de los narcotraficantes en Uruguay, según su visión.

“Vamos a fortalecer con los nuevos oficiales y de escala básica, egresados recientemente”, dijo a El Observador Mario Layera, director nacional de la Policía. Se destinarán 15 oficiales y cinco agentes que colaborarán con un equipo integrado por cerca de 200 funcionarios, y que a su vez reciben el apoyo de todas las jefaturas departamentales. 

En la última semana las autoridades realizaron tres incautaciones importantes de droga en operativos diferentes y fueron enviados a prisión 11 delincuentes, todos extranjeros salvo un uruguayo que en realidad vivía en Argentina.

El diagnóstico que hacen las autoridades es que en los últimos meses creció la intensidad del tráfico de estupefacientes debido a una mayor producción de los países generadores en donde se elaboran: Perú, Bolivia y Colombia, principalmente. Señalan que Uruguay sigue siendo elegido como canal de exportación hacia Europa, pero aseguran que no hubo un cambio en la estrategia policial, trazada hace varios años.

“Lo que analizamos es que se intensificó el tránsito por y para nuestro país y los controles e inteligencia están funcionando y respondiendo a la situación”, agregó Layera.

Carlos Noria, director de la Dgrtid, informó este viernes a través del portal de Presidencia que este año se cuadriplicaron las incautaciones de cocaína en comparación al año anterior. Un informe presentado por el jerarca da cuenta que mientras en 2018 las autoridades habían confiscado 586,503 kilos de esa sustancia, hasta octubre de este año la cifra ascendió a 2.291,305 kilos.

“Las incautaciones de cocaína han aumentado exponencialmente y los números se disparan cuando es para destino internacional. El consumo del mercado uruguayo de cocaína es pequeño con no más de 150 kilos anuales”, dijo Noria al portal institucional.

Uno de los operativos históricos de este año se registró en agosto: en una casa ubicada en Parque del Plata (Canelones), se encontraron 872 kilos de cocaína –lo que superó la cantidad de toda la droga incautada en 2018–, y cinco narcos fueron imputados con prisión.

La incautación de esa mercadería había tenido lugar días después de conocerse que las autoridades policiales y aduaneras habían sido burladas por completo, tanto en el aeropuerto de Carrasco como en el puerto de Montevideo. 

A mediados de julio, las autoridades de Hamburgo encontraron un contenedor con 4.500 kilos de cocaína que había sido cargado en Montevideo. Nunca en la historia de Alemania se había incautado tanta droga.

En el mismo mes fueron imputados tres personas –entre los que había un funcionario de Interpol y un miembro de la Policía Aérea– por haber colaborado con una banda que cargó un avión privado con más de 500 kilos, también de cocaína, que fueron incautados cuando llegaron a Francia.

Por el caso de Hamburgo –una investigación que sigue abierta– fue procesado el empresario Martín Mutio por un delito de asistencia al narcotráfico, y fue enviado a prisión preventiva durante 120 días.

La última semana

Cuando la fiscal de Estupefacientes Mónica Ferrero se enteró el 15 de setiembre que esa madrugada había aparecido una avioneta abandonada en un camino rural en la localidad de Morató (Paysandú), dio de inmediato instrucciones a la policía para seguir las pistas por las sospechas de vínculo con el narcotráfico, dijeron fuentes de la investigación a El Observador. 

Al otro día, fueron detenidos un brasileño y un boliviano, pero la fiscal que atendió esa causa, Carolina Martínez, no encontró pruebas como para imputarlos por narcotráfico. Esos hombres declararon que llegaron a Uruguay “paseando por Sudamérica” y que habían aterrizado allí porque se habían quedado sin combustible. De acuerdo a lo que declararon, el que piloteaba era el brasileño y había sacado su licencia hacía solo seis meses.

Como habían violado varias disposiciones del Código Aéreo –no tenían un plan de vuelo y cometieron la irregularidad de aterrizar en donde lo hicieron– Martínez los imputó por un delito de conducción indebida o clandestina de aeronaves. Pero ahora pueden enfrentar penas más graves porque para Ferrero esos hombres fueron los que trajeron al país los casi 400 kilos de cocaína que fueron incautados en una casa de Cumbres de Carrasco (Montevideo), casi tres semanas después. 

En un operativo realizado el viernes 4 de octubre, que implicó allanamientos en simultáneo en ese barrio privado y en dos apartamentos en Pocitos, fueron detenidos cinco bolivianos y enviados a prisión preventiva al otro día.  Entonces quedaba por capturar al único uruguayo de entre todos los narcotraficantes imputados en la semana. 

El hombre, de 50 años y con varios antecedentes penales, fue capturado el miércoles al mediodía mientras intentaba irse del país por Colonia. Se bajó de un auto a la altura  del Paso Antolín en cuanto vio que había un control policial, e intentó escabullirse en un monte. Pero no tuvo éxito: lo agarraron entre la maleza y le quitaron una pistola robada que había adquirido días antes por $ 20 mil. 

Fue condenado este jueves, luego de un acuerdo con la fiscal Ferrero, a dos años y ocho meses de prisión por haber asistido a la banda de los bolivianos a la que había contactado en un barrio de Buenos Aires.

Casi a la misma hora de la detención de este hombre, un ciudadano peruano, que circulaba por la ruta 5 a la altura de Durazno, fue detenido en un control de rutina de la Dirección Nacional de la Policía de Tránsito.

Los efectivos le preguntaron qué llevaba en la caja del vehículo, y su primera reacción fue contestar que no lo sabía. Pero enseguida lo admitió: tenía 181 paquetes con cocaína, que pesaban 194 kilos, y este viernes fue condenado por la fiscalía departamental a cinco años de prisión.
En paralelo, el martes de madrugado fue detenido un ómnibus en Río Branco (Cerro Largo). 
Descendieron tres  pasajeros para realizar los trámites correspondientes, y una funcionaria de Aduanas que estaba de paso por la frontera “detectó maniobras por parte de los pasajeros” dentro del vehículo y solicitó refuerzos para hacer una inspección general del vehículo. 

Los pasajeros, cerca de 30, eran todos paraguayos, y en la bodega del vehículo la policía encontró 932 kilos de marihuana, una de las mayores incautaciones de la historia de esta droga en el país.

El jueves, tras un acuerdo con la fiscal Betina Ramos, la Justicia decretó la expulsión de 23 de ellos a su país. Esos imputados, condenados por asistencia al narcotráfico, tienen prohibido el ingreso al país durante 12 meses y se emitirá una alerta en Migraciones en caso de que vuelvan una vez que se cumpla el año de la condena.

Pero para otros cinco paraguayos la suerte fue distinta: la fiscal los acusó directamente de un delito de importación y transporte de sustancia estupefaciente a título de dolo directo y fueron enviados a prisión preventiva durante 150 días: eran los dos choferes,  el dueño del ómnibus, quien ofició como “guía” del recorrido y el mecánico. 
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...