Cargando...
Bruno Cetraro y Felipe Klüver

Polideportivo > CORREN A LA HORA 23.10 DE URUGUAY

¿Por qué Cetraro y Klüver pueden dar otro batacazo y meterse en la final olímpica de remo?

Desde 1952 el remo no corre una final olímpica y en la noche de este martes de Uruguay, Bruno Cetraro y Felipe Klüver pueden conseguir una clasificación histórica

Tiempo de lectura: -'

27 de julio de 2021 a las 21:06

Bruno Cetraro y Felipe Klüver se levantaron este miércoles a las 6 de la mañana de Tokio (a las 18 de Uruguay del martes) como todos los días y comenzaron la rutina para vivir lo que puede transformarse en otra jornada histórica para el remo celeste en los Juegos Olímpicos Tokyo 2020.

A partir de la hora 23.10 de Uruguay correrán la primera semifinal A/B, en el andarivel 1. Compartirán la pista con Polonia, Noruega, Alemania, República Checa y Canadá.

Cetraro, Borchi y Klüver

A las 23.30, en la otra semifinal, se medirán España, Italia, Bélgica, Irlanda, Ucrania e India.

Los tres primeros de cada carrera clasificarán a la final A que se disputará un día después y los tres últimos irán a la final B para decidir del séptimo al duodécimo lugar.

Esta prueba consiste en recorrer los 2.000 metros de extensión en el menor tiempo posible en un bote en el que participan dos remeros, con dos remos cada uno, y que dan un peso promedio de 70 kilos.

¿Qué tan cerca están Cetraro-Klüver de ingresar en una final olímpica, algo que para este deporte no ocurre desde 1952?

“Va a ser difícil, pero pueden lograrlo. Los rivales son Polonia, Canadá y República Checa, y en el repechaje perdieron por décimas. Sin dudas que tienen chances”, dijo Rodolfo Collazo, remero que participó en tres Juegos Olímpicos, en 2004, 2008 y 2012.

En las dos carreras que disputaron en los Juegos Olímpicos Tokyo 2021, Cetraro (23 años, oriundo de Montevideo) y Klüver (21, de Mercedes) mostraron las fortalezas y debilidades del bote uruguayo, que se prepara para ganar el diploma olímpico (ocho primeros) París 2024 y los tiempos para este doble se adelantaron tres años.

En la primera eliminatoria y debut olímpico, el sábado, salieron con mucha intensidad a medir fuerzas de igual a igual con Irlanda (candidato a ganar medalla), República Checa y Polonia. Pasaron primeros en los 500 metros, pero en los 1.000 metros comprobaron que no podían seguir el ritmo que marcaba Irlanda. Terminaron últimos en la serie, sin expresar en la pista el mejor desempeño porque guardaron energías para el día siguiente.

El domingo, en la mañana de Tokio, realizaron un carrerón y sorprendieron al mundo con la clasificación entre los 12 mejores del mundo, con un remate que mostró la mejor versión del bote uruguayo para doblegar a sus rivales en los últimos 1.000 metros.

Felipe Klüver y Bruno Cetraro

El bote uruguayo recorrió el kilómetro final tres segundos más rápido que el canadiense y un segundo y medio más que el ucraniano. En un final apasionante, Ucrania, Canadá, Uruguay y Portugal protagonizaron un cierre tan emocionante como no se había visto en otras pruebas en los Juegos. Fue necesario el fotofinish para conocer los tres clasificados. Entre el primero y el cuarto hubo 68 centésimas de segundo (el primero pasó en 6’36”28 y el cuarto en 6’36”95).

En esa prueba los uruguayos dieron la talla y mostraron lo que son capaces de dar en los remates de la carrera.

Frente a estas dos actuaciones, Collazo comentó a Referí cuál podría ser la estrategia para pelear por la clasificación: “Tienen que tratar que Polonia, República Checa y Canadá no se vayan a más de un bote de diferencia para estar siempre en posición de clasificación y en los últimos metros jugar su carta fuerte que es el remate. Esa es la estrategia de Uruguay, y la de los rivales será que no van a dejar a Uruguay poner en juego sus mejores fortalezas y van a tratar de alejarse de ellos sobre los últimos 200 o 300 metros. Es fácil decirlo, después hay que ver si se puede hacer porque el desgaste que lleva eso les puede jugar en contra a todos”.

Entre el repechaje y la semifinal A/B ganaron un día de descanso por el tifón que obligó a postergar un día las semifinales.

En la noche de este martes, cuando los uruguayos se sienten frente al televisor para volver a emocionarse con los jóvenes remeros Cetraro-Klüver podrán ver cómo en el andarivel 3 y 4, Noruega y Alemania, respectivamente, marcarán los tiempos de la carrera y la superioridad con respecto al resto. La misma que expresaron en la primera eliminatoria y la que les debería depositar en el podio.

El resto, los botes de Polonia, República Checa, Canadá y Uruguay, irán por esa tercera plaza para clasificar a la final A.

Para garantizar la calidad del exitoso proyecto del remo uruguayo es el entrenador argentino, Osvaldo Borchi, quien en Tokyo 2020 dirige sus novenos Juegos Olímpicos.

Osvaldo Borchi

Además, el entrenador habla permanentemente del amor propio de estos remeros, que "dejan todo en la pista". A Klüver lo sacaron en camilla el domingo, después del esfuerzo que realizó para poner a Uruguay en la semifinal A/B.

Lo que es seguro es que esta noche desde el invierno austral, 3.000.000 de uruguayos remarán frente a la pantalla del televisor, y del otro lado, dos jóvenes remeros llevarán los sueños de un país en busca de una final olímpica como hace 60 años no ocurre en remo.

¿Qué otros elementos están a favor de los celestes? "Son más jóvenes, tienen una recuperación más rápida entre carrera y carrera y hay elemento que resulta clave en todo esto: la inconsciencia que tengan ellos, porque al ser jóvenes lo viven desde un lugar en el que no se dan cuenta de la dimensión de lo que están haciendo. Esto lo planteo en el buen sentido”, dijo y lo graficó con un ejemplo que le ocurrió a él en sus primeros Juegos Panamericanos: “Me acuerdo que cuando ganamos la medalla panamericana, no conseguimos el oro por un segundo. En ese momento nosotros no dimensionábamos lo que ocurría y esa inconciencia te permite estar ahí arriba”.

Respecto a las chances de los celestes le asignó 25% de avanzar a la final: “No es fácil, pero existe una chance. Un 25% de chance. Los botes de Noruega y Alemania son intratables, pero también se pueden equivocar, se puede escapar un remo, tocar una boya”.

Seis minutos después de la largada a las 23.10 se conocerá el resultado de una prueba que podrá marcar un punto de inflexión para este bote, que sabe hacer historia, como en el preolímpico de marzo, cuando con un remate perfecto le ganó a todos en Río de Janeiro y fue el mejor de América.

¿Cuándo fue la última final en remo de Uruguay?

En Helsinki 1952 Uruguay corrió por última vez finales olímpicas en remo. En las dos terminó en el podio, con dos medallas de bronce, una de Eduardo Risso, en single scull, y la otra con Miguel Seijas y Juan Antonio Rodríguez en el doble scull.

En 1956, Miguel Seijas y Paulo Carvalho quedaron sextos pero no corrieron la final debido a que en esa edición definieron cuatro el podio.

En 1960, Luis Aguiar, Gustavo Pérez y Raúl Torrieri terminaron séptimos en dos remos largos con timonel.

La última semifinal A/B de un bote uruguayo ocurrió en Seúl 1988, con Jesús Posse. Disputó la final B y culminó 11°.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...