Cargando...

Espectáculos y Cultura > Concurso oficial

¿Qué tan paritario es el concurso oficial de carnaval? Esto dicen los números de todos los conjuntos

Un repaso por las cinco categorías del concurso oficial y la presencia de mujeres arriba del escenario

Tiempo de lectura: -'

24 de enero de 2023 a las 05:04

De los 39 conjuntos que participan en las cinco categorías que componen el Concurso Oficial del Carnaval uruguayo, que comenzó este lunes, solo ocho tienen a mujeres en cargos de dirección responsable o artística. Son nombres que, en medio del total de personas que subirán al escenario del Teatro de Verano durante las diferentes etapas en febrero, resaltan: Virginia Gervasio (Cayó la cabra), Ana Laura de León (La Cayetana), Valentina Seijo (Metele que son pasteles), Romina Repetto (Mi vieja mula), Florencia Gularte (Integración), Mariana Campos (House), Katya Zakarián (Madame Gótica) y Ana Perdomo (Sociedad Anónima).

El Carnaval uruguayo está en el centro de una revolución cultural. Un movimiento que sacude las estructuras de una fiesta popular que se desarrollaba principalmente en un ambiente masculinizado, en el que los hombres subían al escenario y la mayoría de las mujeres quedaban relegadas a mirarlos desde abajo. Incluso en ese contexto, en un Carnaval domesticado por las reglas y los reglamentos, algunas también brillaron bajo las luces del tablado.

¿Qué dicen los números sobre la paridad del Carnaval en 2023? ¿Quiénes tienen la palabra en el ámbito público? ¿Quiénes protagonizan la fiesta?

Los números de la murga

La Murga es una de las categorías más convocantes del concurso oficial y es también la que presenta más conjuntos en competencia. Son 21 las murgas que este año compiten por el premio que en 2022 fue para Asaltantes con patente, y a pesar de que la cantidad de mujeres involucradas empieza a crecer, permanece como una de las categorías menos paritarias del carnaval.

De las 378 personas que se subirán al escenario del Teatro de Verano, 47 son mujeres que se desempeñan como coristas, bateristas o directoras (el 12,4%).

Si se abre el espectro y se toma en cuenta a todos los integrantes que presentaron los conjuntos en sus planillas oficiales a las que accedió El Observador, las mujeres involucradas en la categoría suben a 172, pero entre 648 integrantes (26,5%). En este caso, además, se incluyen rubros como vestuario y maquillaje, roles feminizados —e invisibilizados— históricamente que, además, es una constante que se repite en las demás categorías del concurso.

Tres murgas no incluyen ninguna mujer en su formación sobre los escenarios: La Clave, La Nueva Milonga y La Trasnochada.

En el caso de La Nueva Milonga, por ejemplo, si bien no habrá participación femenina sobre el escenario este 2023 sí cuenta con el trabajo de Jimena Márquez –letrista y Figura Máxima del Carnaval– como la encargada de armar los textos del espectáculo. Por primera vez en un título histórico, una mujer decide qué se va a decir. Al mismo tiempo, tanto en La Clave como en La Trasnochada la participación de las mujeres se limita a los rubros estéticos: vestuario y maquillaje.

¿Quiénes escriben lo que canta la murga? Este año en los textos hay participación de Sofía Zanoli Sánchez y Eugenia Globski Papaleo (Gente Grande), Patricia Tardi (La Gran Muñeca), Carolina Pastorino (Diablos Verdes), Virginia Rodríguez y Valentina Seijo (Metele que son Pasteles), Jimena Márquez (La Nueva Milonga y Queso Magro) y Ximena Rebella (Un título viejo). Ocho mujeres en un total de 74. Algunas son las únicas letristas, otras integran un grupo de trabajo.

Integrar la batería de una murga para una mujer sigue siendo casi una anomalía. Este año, entre 63 personas que se dedican a eso, seis son mujeres: Lucía da Silva Faust y Estefanía Manisse Antúnez de Garça (Gente Grande), Camila Sosa (La venganza de los utileros), Victoria Nogués (Mi vieja Mula), Karina Abate (Queso Magro) y Sofía Farías (Un titulo viejo).

La categoría tiene dos estrenos: Florencia Infante (La gran Muñeca) y Jimena “Jige” Vázquez (Nos obligan a salir) debutan este año como cupleteras y son las únicas en ese rol protagónico. Infante, después de su paso por Cyranos, y Vázquez, tras su participación en Los Muchachos en 2022.

El cimbronazo de Varones Carnaval sigue vibrando en la fiesta popular. Es el caso, por ejemplo, de la murga Un título viejo que regresa al Concurso Oficial después de ausentarse en 2022 –tras una serie de testimonios en la cuenta Varones Carnaval involucraban a algunos de sus miembros más visibles– este 2023 regresa a las tablas con los mismos componentes pero con un rubro nuevo: Comisión de Género. Es un grupo integrado por tres de sus murguistas: Luciana Cardozo, Ximena Rebella y Sofía Farías.

Las murgas provenientes del Encuentro de Murga Joven son las que más se acercan a un modelo paritario. La maragata Mi vieja mula sube al escenario con seis voces femeninas y 11 voces masculinas. La siguen Gente Grande y A la Bartola. Además dos conjuntos salen con mujeres como directoras: Romina Repetto en Mi Vieja Mula y Carmela Viñas en A la Bartola.

La paridad en las demás categorías

En Parodistas la cantidad de conjuntos baja considerablemente —son cinco los que compiten—, pero la tendencia de la murga se mantiene: en la categoría participan 167 personas y 42 son mujeres (25%). Arriba del escenario son 25 mujeres las que participan de los espectáculos, en un total de 105 personas (23,8%).

El conjunto Caballeros es el que presenta la menor cantidad de mujeres arriba del escenario, con apenas tres frente a 20 varones. En el otro extremo –aunque no sea demasiado lejano– está Los Muchachos con un cuarto de participación femenina en el espectáculo (ocho en un total de 32 componentes en escena) y Leticia Cohen además forma parte del equipo de libretistas.

Entre los Humoristas los números empiezan a subir, incluso arriba del escenario: si bien son solo 21 las mujeres que participan de los espectáculos, es en un total de 67 personas (31%). En total, los conjuntos que participan de la categoría inscribieron a 111 personas, 46 de ellas mujeres (44,4%).

Sociedad Anónima es la agrupación con menor participación femenina en el espectáculo, con tres mujeres y 17 hombres. Sin embargo, es la única que cuenta con una mujer en el cargo de dirección general, Ana Perdomo a la par de Carlos Barceló.  

La categoría más feminizada es la Revista, que es a su vez la que históricamente involucra a más mujeres en su producción y puesta en escena.

Si bien el porcentaje total de involucradas en la categoría baja respecto a, por ejemplo, los humoristas —44%, son 82 mujeres en 186 integrantes—, actualmente es el rubro que más presencia femenina tiene arriba del escenario después de las murgas, pero con una diferencia estimable si se toma la cantidad de actores en escena: son 38 mujeres en 105 personas (36,2%).

La participación femenina en las revistas está asegurada por reglamento, donde se establece que "el cuerpo de baile estará integrado por bailarines de ambos sexos".

Al mismo tiempo, el texto establece que en esta categoría es sumamente importante el rubro coreografía. Los hombres superan ampliamente la cantidad de mujeres en el rubro coreográfico, del total de 30 personas que toman ese tipo de decisiones nueve son mujeres y la revista Tabú es la única que define sus series con un equipo exclusivamente masculino.

En la categoría de Lubolos los roles históricamente asociados a las mujeres están vinculados a la danza, ya sea integrando el cuerpo de baile como personificando la figura de vedete –desde su incorporación en 1949 cuando Marta Gularte salió delante de los tambores–, en el rol de coreógrafas o mama viejas.

Este año C1080 sale a escena con los textos de Patricia Tardi junto a Marcel Keoroglián. Florencia Gularte lleva la dirección responsable de Integración. Valores sale a escena con los textos de Jimena Márquez y la puesta en escena de Lucía García. Mientras Yambo Kenia cuenta con la coordinación de Estephanie Guadalupe.

Entre los datos a los que accedió El Observador y que presentaron las agrupaciones, no hay mujeres tocadoras en las cuerdas de tambores.

Consideraciones de la muestra

Los datos se obtuvieron a partir de las fichas presentadas por cada conjunto antes del inicio de la competencia.
Cada agrupación puede especificar la cantidad de roles que prefiera, y en algunos casos eso provoca que la diferencia entre las integraciones presentadas por dos conjuntos de una misma categoría sea considerable. El caso más claro es Lubolos, donde esta modalidad hizo imposible medir y sacar porcentajes o números representativos sobre la categoría para esta nota. 
Para el calculo se tomaron en cuenta los nombres de los integrantes bajo el supuesto de nombre-género, por lo que no tiene en cuenta la posible identificación de género por fuera de ese binomio.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...