Cargando...
Graciela, la mamá de Sergio Rochet, junto a la abuela del jugador, sufrieron el partido de Uruguay ante Irán

Selección > HISTORIAS

Rezos a la virgen, tensión y recuerdos de la infancia: así vivió la familia de Rochet el partido de Uruguay con Irán

Fue una tarde distinta para la familia del arquero del combinado nacional, que sufrió la derrota ante Irán por televisión

Tiempo de lectura: -'

24 de septiembre de 2022 a las 05:02

Por Sebastián Amaya, enviado a Nueva Palmira

Como en todos los partidos de Nacional o la selección uruguaya, la casa de Graciela Álvarez fue el punto de encuentro de la familia de Sergio Rochet, esta vez para ver el amistoso de la celeste ante Irán.

Graciela es la madre del arquero del combinado, quien sigue la carrera de su hijo desde cuando comenzó el baby fútbol en Deportivo Juvenil de Nueva Helvecia.

Referí la visitó este viernes para ver el partido junto a ella y la familia del Chino.

Fue un día atípico por la hora del partido, a la hora del almuerzo, pero la reunión familiar fue como siempre, con pizzas, empanadas, pastel de picadillos y refrescos de una marca coloniense.

La madre de Sergio Rochet, Graciela, besa a una virgen antes del partido entre Uruguay e Irán

Graciela cumplió con sus cábalas de cada partido. La primera y más importante: ir a rezar a una pequeña capilla, un oratorios, a cuadras de su casa. Es un ritual que no puede faltar, contó, y cuando no lo cumple algo mal pasa, como cuando Sergio recibió un golpe en la cabeza y se cortó en un partido con Nacional.

Luego, tiene un sobre con estampitas varias y con una de "San Rochet" que hicieron los hinchas tricolores. Las lleva siempre durante los partidos. Además, sumó una que le faltaba: la de San Cono.

A la hora del fútbol, la familia se reunió frente a la tele. Graciela se paró para el himno y lo acompañó, mientras tenía sus estampitas en la mano y miraba a Sergio y los jugadores por la pantalla.

Luego, se sentó en su sillón frente a la tele que tenía colgada una camiseta 23 de Rochet, de la selección.

Llegó su madre, la Lala Tula, como la llaman. También estuvieron Mara y Yes, dos de las hermanas del Chino, la pareja de Yes, Tomy el sobrino del golero que juega al baby fútbol en Deportivo Juvenil, y María, una amiga de la familia.

Graciela, la mamá de Sergio Rochet, junto a la abuela del arquero, viendo el partido Uruguay-Irán en Nueva Palmira, con la camiseta de su hijo y la bandera uruguaya

Pese a que era un amistoso, Graciela lo vivió con mucha tensión. En un momento se acordó que no había prendido la vela de San Expedito y la encendió.

El color del equipo con el que jugó Rochet llamó la atención y no tuvo buena aceptación. "Parece una mandarina", dijeron

"Rogel, el nuevo", indicaron cuando entró el zaguero por Araujo, quien se lesionó al comenzar el partido, lo que causó desazón.

Hubo nervios cada vez que le tocaban la pelota atrás, pero el Chino resolvía en gran forma, para tranquilidad de todos, en la cancha y en su casa de Nueva Palmira.

Yes recordó una vez que su hermano cometió un error al pisar la pelota y que un delantero se la sacara. "Fue en el partido de Conchillas, la pisó, se la robaron y le hicieron el gol", dijo.

También hubo comentarios sobre el color aurinegro del buzo del arquero iraní, pero en buenos términos.

Parte de la familia de Sergio Rochet viendo a Uruguay ante Irán; aparecen su sobrino, su mamá Graciela y su abuela

El living de Graciela y su familia tiene fotos de Sergio con la camiseta de Nacional y de la selección, también algún guante de la colección de objetos que guarda y una bandera de Uruguay con la inscripción Nueva Palmira y la firma del Chino y de su hija mayor, Sara, que con sus 5 años puso su nombre en la tela.

El partido siguió. "Dale, levántate", comentó ante un jugador rival que cayó al piso.

Luego, hubo palabras de aliento para Luis Suárez en uno de sus remates que pasó cerca. "Vamos Suárez, vamos", gritó Graciela.

Para la mamá del golero de la selección y Nacional no hay partidos amistosos, todos los vive con intensidad y haciendo fuerza por su hijo y por sus equipos.

Graciela, la madre de Rochet hace un gesto en una jugada en la que Uruguay se perdió un gol ante Irán

"Me contracturé", bromeó al terminar el primer tiempo, cuando se paró para descansar un poco y servir a los invitados.

La segunda mitad lo vivió de la misma forma, con la bronca del gol y la derrota.

El partido terminó. Graciela  hincha dejó su lugar a Graciela mamá y la jornada terminó con una videollamada con su hijo Sergio, para hablar algo del partido y mandarle ánimo y un beso a la distancia.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...