Cargando...
La alegría del juvenil Santiago Ramírez

Fútbol > EL ANÁLISIS

Sufriendo, a un paso del precipicio, así camina Nacional por el Torneo Clausura

Nacional es un equipo ciclotímico. Con altibajos. Atacando tiene la impronta de Brian Ocampo, la velocidad de Alfonso Trezza, el sacrificio de Gonzalo Bergessio. Pero cuando tiene que defender sufre

Tiempo de lectura: -'

16 de octubre de 2021 a las 22:47

Nacional se adelanta. Esteban Ostojich agrega cinco minutos. Gonzalo Falcón retiene la pelota, sus compañeros se tiran al piso. Intentan frenar el ímpetu del local, que el tiempo pase rápido. El aliento desde las tribunas del Parque Central no cesa. ¡Qué lindo es el fútbol con gente! Un incentivo extra para los jugadores. La pelota ronda el área de Boston, va de derecha a izquierda. Ramírez ve pasar a Cándido y lo habilita. El lateral izquierdo mete la pelota al medio, Bergessio hace un movimiento extraño y todos van con él, pero la pelota sigue de largo, paralela a la línea del arco. Por detrás entra Fernández y ¡tac! La empuja adentroEs el 3 a 2, pasada la hora, con el sufrimiento en la garganta. Explota el estadio, explota Nacional de alegría. Tres puntos que valen oro.

Es el tercer partido que el equipo de Martín Ligüera gana en el filo de la cornisa. El tercero que empieza ganando, se lo empatan y tiene que repechar el segundo tiempo. Este sábado fue en dos oportunidades. Abrió la cuenta Alfonso Trezza, lo empató Facundo Rodríguez, lo adelantó Santiago Ramírez, lo igualó Gastón Álvarez y Leandro Fernández marcó el desahogo. 

El festejo de Alfonso Trezza

Nacional es un equipo ciclotímico. Con altibajos. Atacando tiene la impronta de Brian Ocampo, la velocidad de Alfonso Trezza, el sacrificio de Gonzalo Bergessio. Pero cuando tiene que defender sufre. Boston River le llegó una vez en el primer tiempo y fue gol. Labandeira sobró a Cándido, metió el centro y Facundo Rodríguez cabeceó por detrás de Marichal. Falló el central y también Sergio Rochet, porque se quedó parado en la línea del arco. El segundo empate fue similar. Un tiro libre bien puesto en el área por Alberti, pero la defensa fue a destiempo y Álvarez apareció solo frente al golero para tocar al fondo.

Ese es el mayor problema que tiene Nacional. Sus errores defensivos. Nicolás Marichal juega nervioso y tiene muchas dudas, entonces cuando traslada llega hasta la mitad del campo y la pierde. Polenta tampoco lo ayuda demasiado y los laterales tampoco brindan seguridad, especialmente por el costado de Cándido. Méndez cubre sus falencias con un amor propio que contagia. Lo que metió y corrió en el tramo final, cuando el partido estaba 2-2, fue impresionante. 

Armando Méndez y toda su voluntad

Pero la insuficiencia no es solo en la línea de cuatro. Falta recuperación en la mitad de la cancha. Torito Rodríguez y Carballo no tuvieron un buen partido en la contención y en el caso del segundo, tampoco en la entrega. Facundo Píriz tampoco entró bien. Entonces todo repercutió en la última zona. En la generación no funcionó Cantera y fue sustituido en el complemento. 

Trezza marcó un gol espectacular, pero fue lo único que hizo y Ligüera lo cambió. Lo bueno que está mostrando el equipo es el recambio. Porque entró el juvenil Ramírez y marcó un gol sensacional, con un remate al ángulo. Hace dos partidos, frente a Plaza, marcó el tanto de la victoria en el minuto 90. También ingresó D'Alessandro y si bien tuvo un pase fallido a Polenta que le pudo costar caro al equipo, tuvo la disposición para correr, marcar y tratar de entregar la pelota bien jugada. Fernández es otro que ingresó desde el banco y estuvo en el momento preciso, en el lugar justo, para que Nacional consiguiera los tres puntos.

Al piso Brian Ocampo

Nacional tiene a favor que no baja los brazos. Boston River intentó cerrarle los caminos. Amontonó gente en el último tramo de la cancha y soltó a Facundo Rodríguez y Labandeira, futbolistas muy veloces, capaces de complicar a cualquier defensor. Por momentos le costó entrar al tricolor, pero siguió adelante, con el empuje de su gente, con la necesidad a flor de piel y logró salir adelante. 

Con otro dato que tampoco es menor. Hace tres partidos que no convierte Gonzalo Bergessio, el goleador del equipo. La pelota no le llega bien jugada y tiene que chocar con los defensores. Aún así, el tricolor consiguió su cuarto triunfo consecutivo y sigue prendido en las primeras posiciones de la Tabla Anual y del Clausura.

Bergessio en la lucha con Carlos Valdez

Nacional sufre. Gana, pero sufre. Le cuesta asegurar los partidos. Salvo frente a Sud América que ganó 2-0 con un gol de Bergessio de penal a los 88 minutos, después siempre gana por un gol. Es como si la presión del tricampeonato le estuviera pasando factura y todo le cuesta el doble.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...