Nacional > En Bella Italia

A madre de cuatro niños le prendieron fuego la casa cinco veces en 15 días y reclama respuesta policial

"Sinceramente, no me sirve mudarme, y tampoco me parece justo hacerlo", relató la víctima, que dijo desconocer el motivo de los ataques

Tiempo de lectura: -'

18 de abril de 2020 a las 05:01

Estaba con sus cuatro hijos –de uno, tres, cuatro y ocho años– en el frente de su casa, en el barrio de Bella Italia, tomando mate, cuando ocurrió el primer ataque. Era el jueves 2 de abril y quien alertó del incendio fue su hija más grande. La niña miró hacia la cocina y vio las llamas. "Había agarrado fuego todo, y lo apagué como pude", contó a El Observador la mujer, que prefirió mantener su nombre en reserva por su seguridad.

Los vidrios de la cocina explotaron, y parte de la cocina quedó inutilizable. 

El segundo ataque fue en la madrugada del día siguiente. La pareja de la mujer, un hombre que por su trabajo se ausenta de la casa desde las siete de la mañana hasta las 22, se despertó por el olor a quemado y se dio cuenta que en el living se estaban quemando los juguetes de los niños. El fuego también afectó las cortina de las ventanas del frente y gran parte del living.

Como la vez anterior, los atacantes habían tirado combustible y provocado el incendio con fósforos.

Días después lo hicieron de nuevo, y la cuarta vez, ya con gran parte de la casa comprometida, la dueña de casa reclamó protección a la policía. "Me dijeron que tenía que ser algún vecino y que lo único que podían hacer es aumentar el patrullaje y nada más", dijo.

Y hubo una quinta vez esta semana. La casa quedó sin puerta trasera, con casi todas sus ventanas rotas, y un lavarropas quemado.

Fuentes del Ministerio del Interior dijeron a El Observador que el aumento del patrullaje es la única solución que puede aportar la policía en un caso de estas características, en el que no hay testigos ni información que aporte a la identificación de los delincuentes. La orden que se da en estos casos, dijeron los informantes, es que los patrulleros de la Unidad de Respuesta Móvil de la zona pasen con más frecuencia por la cuadra de la vivienda.

Por parte parte, los informantes dijeron que la situación es frecuente en esa zona de Montevideo, y que hay delincuentes que recurren a estas estrategias u otro tipo de "amenazas" para que las familias "dejen sus casas, y luego ellos puedan meterse como intrusos".  

El director de la Dirección de Convivencia y Seguridad Ciudadana de la cartera de seguridad, Santiago González, también intervino en el caso y llegó a entrevistarse con la mujer. Y, de acuerdo a los informantes, en esa oportunidad ella se mostró "agradecida" con el trabajo policial.

La víctima dijo también que se comunicó con la Fiscalía, en donde, de acuerdo a su versión, le contestaron que no podían recibirla debido a la situación sanitaria, que tiene al organismo funcionando con la mitad de los funcionarios administrativos, y con los fiscales que no están de turno trabajando en sus casas.

El Observador se puso en contacto con Mariela Solari, directora de la Unidad de Víctimas y Testigos, responsable del área que da protección, asesoramiento y contención a los afectados por los delitos que no tengan recursos para defenderse. Solari afirmó que no estaba enterada de la situación, y solicitó al periodista los datos para comunicarse con la denunciante. La jerarca dijo que la unidad que dirige solo toma conocimiento de los casos en los que hay personas con los derechos vulnerados cuando los fiscales informan sobre la situación, algo que no había ocurrido. "El fiscal del caso es el que nos tiene que avisar, más si hay niños pequeños", remarcó Solari.

La fiscal de Flagrancia que tomó la primera denuncia de los incendios –y quien debió haberse contactado con el equipo de Solari– es Graciela Peraza, quien no contestó las llamadas y mensajes de El Observador. 

Una fiscal que sí atendió es Adriana Costa. Ella estuvo de turno durante la segunda semana de abril, y recibió el llamado de la policía por algunos de los incendios, pese a que la responsable de investigación es Peraza. Costa se limitó a dar órdenes rutinarias a la policía, como las averiguaciones básicas en la escena del hecho, para dejar sentada la ampliación de la denuncia.

La vecina de Bella Italia que no se explica el motivo de los ataques, aún no sabe qué hacer, porque en esa casa también vive su abuelo, según contó, que tiene 82 años y sordera. Si se va, advierte, el hombre queda solo y vulnerable.

"Sinceramente, no me sirve mudarme, y tampoco me parece justo hacerlo, porque no puede ser que me tenga que ir porque hay una persona que no nos deja en paz", lamentó.

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...