Cargando...
Las ATD de Primaria y Secundaria rechazaron el documento base de la ANEP.

Nacional > EDUCACIÓN

Asambleas docentes cuestionaron hasta la "sintaxis" de la transformación educativa "neoliberal"

Las asambleas de Primaria y Secundaria culminaron sus informes en los que rechazaron el documento base de la transformación educativa, al que cuestionan incluso por errores sintácticos

Tiempo de lectura: -'

02 de junio de 2022 a las 05:04

Que la reforma educativa es una “panacea” sin fundamento detrás. Que el rumbo que se quiere seguir es “mercantilista”. Que los docentes no forman parte de la discusión. Que la transformación es necesaria, pero que así, no. Que, en definitiva, no es el camino: que esto no es lo que precisa la enseñanza uruguaya.

Las críticas pululan en cada párrafo a lo largo de los informes de veinte y treinta páginas. Hay poco espacio para el elogio. O más bien, directamente no lo hay. Los documentos finales de las Asambleas Técnico Docentes (ATD) tanto de Primaria como de Secundaria terminaron de elaborarse esta semana —y aunque el de la educación media todavía está siendo revisado—, ambos rechazaron enfáticamente el marco general de la reforma de la educación promovida por el oficialismo e impulsada por la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP).

Con alusiones a pedagogos de la talla de Paulo Freire, Miguel Soler o Julio Castro, y con críticas incluso a la "sintaxis" de los documentos de las autoridades, los maestros y profesores de los dos subsistemas más grandes de la enseñanza desestimaron “en la forma y en el contenido” la propuesta de transformación que, aseguran, está basada en una “retórica neoliberal” que “reduce, simplifica y acota los procesos educativos”.

Los informes a los que accedió El Observador son el resultado de un proceso de consulta que comenzó hace más de un mes, cuando los docentes de todo el país se reunieron en las ATD locales luego de que la ANEP las convocara para discutir el Marco General Nacional —la hoja de ruta de la reforma educativa—aprobado por el Consejo Directivo Central (Codicen).

A mediados de abril, la votación en el órgano de conducción de la enseñanza había sido de tres a dos luego de que los consejeros electos por los docentes se negaran a levantar la mano por no compartir el modelo basado en competencias propuesto por el documento base. Ahora, ese volvió a ser uno de los argumentos que llevó a los maestros y profesores a ponerse en la vereda opuesta a la de la mayoría de las autoridades educativas.

Pero no fue el único. El detenimiento en la formación para el mundo laboral, el rechazo a la “desvalorización” de la tarea docente, la crítica a una transformación sin innovación y el cuestionamiento hasta por la sintaxis y la semántica del marco general ahondaron el posicionamiento negativo de los docentes, una postura que según supo El Observador también es compartida por los educadores de UTU y del CFE (Consejo de Formación en Educación), que aún están elaborando sus respectivos informes finales.

Las competencias y el mercado laboral

Desde que la reforma de la educación pasó a ser un tema de conversación pública, los jerarcas de la educación repitieron una y otra vez que uno de los puntos fundamentales tenía que ver con un nuevo enfoque, donde los estudiantes serían evaluados mediante competencias. Esto favorecería, según la ANEP, el desarrollo de aprendizajes “significativos” y “pertinentes”.

Las ATD de UTU y de CFE todavía están elaborando sus documentos, pero marcarán distancia, también, con el documento de ANEP.

Pero tanto los docentes de los alumnos con túnica y moña, como los que enseñan disciplinas a los adolescentes, rechazaron en sus asambleas este paradigma, que ha sido defendido también por organizaciones como Eduy21.

Según expresa el informe de la ATD de Primaria, las competencias destacadas por el documento base de la reforma tienden a centrar el conocimiento en una clave “instrumentalizadora del saber hacer, mero adiestramiento, para los cuales se adquieren saberes mínimos y provisorios”. En ese sentido, los maestros reconocieron su “preocupación” por esta iniciativa que, entienden, contribuye a un modelo de enseñanza basado en una “lógica capitalista” que “solo se preocupa de “preparar individuos para el mercado laboral”.

Algo similar creen los profesores de Educación Secundaria. En su documento, los docentes indican que las competencias —que vienen en auge en distintas partes del mundo desde hace ya algunos años— tienen “innegables raíces” con el “mundo utilitario de las fábricas”. Esa es la razón que los llevó a expresar en su documento final de la ATD que el marco propuesto por la ANEP no imprime las necesidades en el mundo de la vida y de la cultura, sino en el empleo y en los puestos de trabajo.

“El pensamiento empresarial coloniza el pensamiento pedagógico”, asegura el informe, que lamenta que bajo la propuesta de transformación “la escuela debe emular al mercado” para parecérsele cada vez más. Según los docentes, la reforma desnuda en ese sentido un “marcado acento neoliberal” que constituye “un claro retroceso histórico” para la enseñanza uruguaya.

El papel de los docentes

Así como las competencias son uno de los puntos más repetidos por las autoridades educativas cada vez que se pone la transformación educativa bajo la lupa, hay un elemento que también se reitera, del otro lado, cuando se menciona la reforma prometida en campaña electoral por la coalición multicolor: el rol de los maestros y los profesores.

Las ATD locales se realizaron el 28 de abril y luego, la mesa nacional sintetizó lo discutido en un único informe.

Las posturas de las ATD de Primaria y Secundaria son contundentes en ese sentido. Según establecen ambos informes, el papel de los educadores no fue el esperado tanto en el discernimiento de la propuesta como tampoco en la propuesta de su tarea de aquí en más.

El informe de los profesores de enseñanza media es ilustrador al mencionar un “subtítulo amigable” del marco general: “Documento preliminar en proceso de elaboración y consulta”. Sin embargo, los docentes indican que eso es, simplemente, una declaración porque a pesar de que los actores educativos se pronunciaron “abrumadoramente en contra (…), el proceso de transformación educativa sigue su curso”. El mejor ejemplo de ello, aseguran, es que el marco por el que fueron consultados en la ATD, en realidad, ya fue confeccionado y aprobado por la ANEP.

Para los docentes, una participación genuina los hubiera involucrado desde el principio, algo que —muy probablemente— hubiera arrojado un resultado que, si bien “no sería el esperado por las autoridades”, es “innegable” que mostraría “un mayor respeto por la seriedad académica que demanda un trabajo de esta magnitud”.

Asimismo, el informe de los maestros lamenta que el documento base de la reforma posicione a los docentes apenas como ejecutores, con una tarea limitada a ser un “monitor de aprendizaje, acompañante y vigilante”. Según su lectura, esto implica una desvalorización y una reducción de su función al frente de una clase.

El error “insólito” y los "innovadores neoliberales"

Apenas en los primeros párrafos del informe de los profesores de Secundaria –que todavía no fue publicado oficialmente porque aún no se presentó ante la dirección general–, los docentes anotan una crítica llamativa que los inquieta.

“Esta comisión, más allá de las críticas políticas o pedagógicas (…), expresa su preocupación sobre las carencias sistemáticas en la sintaxis, la semántica, el formato poco académico que se denota en la forma en que se realizan las citas, encontrándose además el uso de un parafraseo sin referencias”, establece el documento. En ese sentido, luego califican como “insólito” que quienes pretenden transformar la educación incurran “en semejantes errores”.

Más allá de los aspectos puramente formales, esa vaguedad tiene una consecuencia eminentemente práctica. Según los docentes, el documento base carece de una “fundamentación teórica que explicite a qué marco referencial adhiere para realizar su propuesta”, aunque se presente como una “una innovación, una novedad, una panacea que resuelve los problemas de la educación”.

Para las ATD de Primaria y Secundaria, la propuesta de reforma significa un retroceso en la educación uruguaya.

Todo esto no significa, sin embargo, que los docentes de educación primaria y media no reconozcan los problemas que enfrenta la enseñanza. Pero lo que ratifican es que no toda reforma, por el simple hecho de serlo, es mejor. “Los innovadores neoliberales se han hecho los paladines de las transformaciones, de la innovación y el ‘mejoramiento’, relegando (a los docentes) al lugar del negativismo y del conservadurismo”, lamenta el informe de la asamblea nacional de Secundaria.

En ese sentido, los profesores lamentaron la instalación de un discurso donde son “el palo de la rueda de los cambios educativos” y la irrupción de “un staff de técnicos” que caracteriza “la gravedad y la urgencia de transformar”.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...