Nacional > Los dos lados del mostrador

Defiende a narcos y a policías corruptos: "No estoy para juzgar a nadie"

El abogado Raúl Estomba apoya que la Fiscalía revise los casos en que participaron los investigadores policiales que él defiende porque tiene otros clientes incriminados por ellos

Tiempo de lectura: -'

06 de junio de 2019 a las 05:02

Su estudio jurídico es una casa en el Cordón de fachada discreta, antigua y amplia, en donde a veces recibe a personas “buscadas por cielo y tierra” por la policía, dice, para no ser directo.

A los periodistas que lo esperan afuera de los juzgados suele decirles que no hablará ante los micrófonos porque prefiere el perfil bajo, aunque no evita por eso que su nombre, Raúl Estomba, figure entre los titulares cada pocas semanas.

Hasta marzo de este año dio clases de derecho en la escuela policial, y hoy admite que tiene una situación paradójica al estar en los dos lados de un delicado mostrador. Defiende a los seis investigadores policiales de Montevideo que el 29 de mayo fueron enviados a prisión por corrupción, y al mismo tiempo es el abogado de delincuentes que, según sostiene, fueron incriminados por esos mismos policías cuyo testimonio ya no tiene credibilidad.

Está a la espera de lo que resuelve la Justicia en esos casos, porque si tiene que apelarlos, lo hará, adelantó.

La actuación dudosa de estos policías ya obligó al fiscal Fernando Romano a retirar su acusación y dejar en libertad a dos imputados por rapiña en grado de tentativa y receptación la semana pasada, porque toda la prueba que había era lo que habían declarado los corruptos.

Así lo anunció el fiscal de Corte, Jorge Díaz, en una conferencia de prensa en la que también dijo esto: “Sobre todo nos preocupa que, sin perjuicio de respetar el derecho de la debida de defensa y derecho al libre el ejercicio de la profesión de abogado, que el abogado de los investigadores de los Chingas sea el abogado de los chingas. Nos preocupa. Y mucho”.

El abogado aludido no es otro que Estomba, que en entrevista con El Observador dijo que eso no es cierto. Y los Chingas son una banda de narcotraficantes que opera en Casavalle y que durante 2017 se ha dedicado a extorsionar y desalojar a más de 110 de familias de ese barrio, una práctica que se detuvo tras su desarticulación por la intervención policial, pero el grupo criminal sigue activo y la Fiscalía continúa imputando a sus líderes, que salen de prisión y vuelven a delinquir dentro de su estructura.

Una de ellos es su líder, Mónica Sosa –ahora en prisión preventiva por violencia privada y amenazas–, a quien Estomba ha defendido todo este tiempo y en algún caso lo hizo sin cobrarle nada.

¿Qué piensa de lo que dijo Jorge Díaz sobre usted?  
Yo me encontré muy sorprendido cuando prendí el informativo y lo escuché. Le tengo mucho respeto y lo conozco de hace muchos años. Creo que no tuvo mala fe sino que le faltó información. Él se basa en lo que le dicen sus asesores, pero no puede salir a decir que los policías imputados participaron en la investigación sobre narcotráfico. Jamás han intervenido en ese tema.

Igual quiero decir que comparto su preocupación. Si bien se equivocó en eso, yo tengo casos que no son públicos en los que he defendido a personas que tienen en su contra como única prueba el testimonio de esos policías.

Me parece bien que la Fiscalía revise los casos, como lo ha hecho Romano, porque me ha pasado de estar del otro lado. ¿Me entiende?

Su situación es paradójica.
Por supuesto. Por ejemplo, tengo un caso en que defiendo a un condenado por rapiña a seis años y medio de prisión. Yo ya había apelado porque no había ninguna prueba que lo incriminara: no se encontraron huellas, no hay filmaciones… El fallo, entonces, se basa en los testimonios de esos policías.

Usted sugiere que la Justicia ahora debería tener en cuenta que esos investigadores fueron imputados por corrupción.
Claro. Y después también tengo a otra persona que había sido indagada también por el fiscal Romano, por el mismo caso en el que retiró la acusación. Estos mismos policías dijeron que había estado dentro de un auto y estaban mintiendo.

Y tengo una tercera persona en la misma situación, involucrado en el caso de la rapiña que investigó Negro. Ahí hubo otro imputado y yo estoy esperando a ver qué disposición adopta el fiscal: si lo acusa o absuelve, porque a mi criterio el único elemento de incriminación es el testimonios de estos policías.

Si el fiscal sigue adelante igual, usted va a apelar, entonces.
Y en el juicio plantearé este tema.

Pero el fiscal de Corte dijo de todos modos que le preocupaba esto que usted cuenta: su participación como defensor de policías corruptos y de delincuentes al mismo tiempo.
Lo que él dijo fue un dato objetivo de la realidad. Estoy vinculado a la defensa de ciertas personas y puede ser un poco llamativo que en este caso defienda a policías, pero seamos sinceros: un policía que pasa a ser indagado porque está en un aprieto judicial, ¿a quien va a llamar? Al tipo que por lo general ve en la vereda de enfrente y dice: “Pah, este loco liberó a fulano y mengano”.

De hecho, uno de los hermanos de los policías imputados me dijo: “Bo, te llevaste a tal y cual”, y llevarse, en su jerga, significa que la Justicia no encontró méritos como para respaldar la acusación de la Fiscalía. 

¿A qué casos se refiere?
Y uno fue el de una persona que había sido indagada por 25 kilos de cocaína y no lo imputaron.

¿Por qué aceptó el caso de los policías?
Siempre digo lo mismo: un policía es policía cuando cumple su función, pero cuando pasa a calidad de indagado o imputado, es un cliente más. Yo no estoy para juzgar a nadie, salvo cuando hay cuestiones de moral o de ética en que considere que no pueda intervenir.

¿Cuáles son esos límites?
Y en estos 11 años de carrera no va a encontrar que haya defendido a una persona de violación. Han visto cómo trabajo. Uno le pone ciertas ganas. No puedo tener ganas o interés si tengo al lado a un violador que cuenta cómo viola a un niño. Eso es un acto repugnante y no podría ejercer esa defensa. Otros colegas lo hacen, pero yo considero que no estoy apto para eso, me bloquearía.

Es un abogado que siempre se lo ve en defensa de delincuentes pesados, ¿considera justa esa identificación?
Yo trato de no ser una persona muy pública. Cuando me quieren entrevistar generalmente no acepto, porque hay una cuestión real: antes de ser abogado soy esposo, soy padre, y vivo en una comunidad. Soy vecino, mi hija va a la escuela, tengo amigos. Trato de cuidar eso. Además, no vivo en Montevideo, sino en un pueblo chico, y no me gusta ir al shopping y que me estén mirando.

Lo que yo trato es que se respeten las garantías. Nada más que eso. Si la Fiscalía hizo bien su laburo, vos vas a ir preso. Si veo algún punto flaco en esa estrategia, vos te vas a ir libre. Pero a veces la gente confunde los roles y piensa que por arte de magia o porque uno le pone un velo al juez en los ojos, la gente se va en libertad cuando es culpable.

Pero como defensor le ha pasado que algunos de ellos que iban a ser imputados terminaron libre.
Me ha pasado muchas veces.

Y también en casos en que eran realmente culpables.
Sí.

¿Y cómo lidia con esa situación? ¿No le afecta la conciencia?
Siempre digo lo mismo: trabajo con cierta población que realmente... como que todo está en un micromundo. Lo que hago es: si se hace una imputación, que esté por lo menos probado. Y si no está probado, porque no se logró reunir la evidencia, te la voy a pelear, porque para mí esa persona es inocente.

Es como decía (Eduardo Juan) Couture: lo que vale es lo que está en el expediente.

¿Usted prefiere defender a delincuentes?
No es que me guste defenderlos. El tema es que es un trabajo y si uno se siente apto para cumplir con la tarea, lo hace. Ojo, me ha pasado muchas veces de tener que decirle que no a algunos casos. A veces son más los casos que no acepto que los que sí.

¿Qué tiene en cuenta para rechazarlos?
A veces me cuestionan homicidios o cosas por el estilo… Salvo casos particulares, por lo general se da todo en un micromundo y no veo a la víctima como real víctima, sino que es un integrante de una estructura y la muerte es una consecuencia. Cuando a mí me matan a un cliente, siento que me lo matan porque se produce un vínculo bastante estrecho entre el cliente y el abogado. El otro día lo hablaba con el fiscal de Homicidios Juan Gómez: a mí por mes me matan cuatro o cinco clientes y es algo natural. Es impresionante. Yo sé que es algo espantoso, pero yo no soy ni fiscal, ni juez ni policía. Estoy ajeno a todo eso.

¿Lo han amenazado?
Jamás.

¿Pero no se siente en peligro al estar cerca de criminales?
Va mucho en como uno se maneja. Uno tiene que tener cierto respeto por las personas que defiende. Entonces ellos como que se van generando en grupos. Trato de cuidar esa confianza que ellos depositan y nunca me pasó de defender a personas que estén enfrentadas.

A los Camala, enfrentados a los Chingas, no los defiende.
Claro, por ejemplo. Por más que realmente en su momento me llamaron para defenderlos, primero les dije que tenían excelentes abogados y me parecía que no era correcto que yo interviniera. Y me excusé también por un tema ético y moral…

Tiene una buena cartera de clientes. ¿Le ha ido bien?
No tan bien como la gente piensa. Uno piensa que estos narcos, los que se llaman narcos, tienen mucho dinero, y no es tan así. Esa fantasía que tienen las personas que ellos tienen vidas con lujo, ello no es así.

Hay casos en que no ha cobrado honorarios.
Sí, muchas personas las he defendido gratis.

¿Y por qué lo hace? No todos los abogados trabajan gratis.
En el 90% de los casos, me dejan adentro. Cuando me llaman, no pido que me traigan la plata, y mucha gente después me deja adentro. Pero hay casos particulares que sí, que he defendido gratis desde el arranque. Me llaman para decirme que no tienen plata y les digo que no tengo problema.

¿Pero por qué acepta?
Es esa relación de confianza que se genera con el cliente. Por ejemplo, el tema de Mónica Sosa, con esto que ha pasado, es una mujer que ha quedado en la calle devastada: es obvio que no tiene con qué pagarme y no hay ningún inconveniente.

¿Tiene redes sociales?
Uso el Twitter para ver los diarios, con nombre y apellido. Me lo enseñó mi esposa. Esto es muy dinámico: entro a Twitter y voy vichando las noticias.

¿No le escriben o le insultan?
No, jamás. Además, me mantengo al margen de las discusiones

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...