Fútbol > POLÍTICA DEPORTIVA

El invento de Pastorini que cambió la vida de los presidentes de la AUF

La Mesa Ejecutiva, creada hace 23 años después que los presidentes de la Asociación cargaran con las culpas por fijación de canchas y designación de jueces, evitó un conflicto mayor a Ignacio Alonso: renunció Ceretta y buscan sustituto

Tiempo de lectura: -'

12 de agosto de 2020 a las 05:01

Si hay algo que Eugenio Figueredo tenía bien estudiado en el mundo político del fútbol, era dónde estaban esas minas terrestres que los dirigentes pisaban en los momentos menos pensados, explotaban y acababan con el gobierno de turno. Por esa razón, cuando hace 23 años desembarcó como presidente en la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), escuchó a su compañero del ejecutivo, Daniel Pastorini, el ideólogo de aquel cambio, y generó un movimiento que promovió una transformación en la estructura política. Creó la Mesa Ejecutiva, un órgano dentro de la cúpula directriz que se transformó en un filtro para el ejecutivo y que desde entonces les dio una paz a los gobiernos en la sede de la calle Guayabos como nunca habían tenido.

El pasado viernes, el invento de Pastorini volvió a activarse. La válvula de escape blindó al gobierno, ahora de Ignacio Alonso para impedir que los asuntos de la competencia doméstica comprometieran su gestión.

Esta vez, el resultado de las presiones que Nacional y Peñarol establecieron en el regreso del fútbol, con el clásico del pasado domingo, acabaron con la vida política de Juan Ceretta, que ya venía comprometido por el enfrentamiento intestino de la AUF, en el que una mayoría de clubes profesionales habían condicionado su designación como presidente.

Ahora Alonso comienza a reconstruir su primer puesto de defensa, en el que tiene un solo miembro en pie, Aldo Gioia (Nacional), y tiene a Jorge Casales en su función de secretario del Ejecutivo en representación del fútbol profesional y encargado de competiciones de la AUF como supervisor de toda la actividad. Casales ya fue presidente de la mesa entre 2015 y 2019.

El mapa de la mesa está así: renunciaron Ceretta, Emilio Fernández y Gastón Inda. Jorge Campomar no participa de las reuniones debido a que está afectado por problemas de salud. Gioia, quien estuvo fuera de la AUF entre noviembre de 2019 y julio 2020 cuando Nacional retiró a todos sus representantes, es el único que está en actividad plena.

Ante esta situación, para poder seguir funcionando, porque necesita tres miembros en actividad, Fernández postergó su renuncia hasta que el ejecutivo nombre al nuevo cuerpo. Actualmente funciona con Gioia y Fernández. 

¿Cuál es la función de la Mesa ejecutiva?

El órgano que ocupa la segunda línea del gobierno de la AUF se encarga de la fijación de los partidos de Primera división, y de todos los detalles que conciernen a la organización de los torneos.

Cada semana determinan los detalles de las etapas, promulgan fallos y son los encargados de mantener el orden en la disputa de Supercopa, Apertura, Intermedio, Clausura y finales, que componen el calendario del Campeonato Uruguayo de Primera.

Este miércoles Fernández y Gioia, con la supervisación de Casales, fijarán la sexta fecha (que se disputará los días 19 y 20 de agosto) y la séptima (que irá 22 y 23).

En la sexta, Peñarol visitará el Campus para jugar con Deportivo Maldonado el miércoles 19 y Nacional recibirá a City Torque en el Parque el jueves 20. El sábado 22, Nacional irá a Colonia para enfrentar a Plaza y Peñarol será local en el Campeón del Siglo.

La salida de Ceretta

El desgaste de quien volvía como presidente de la Mesa Ejecutiva (ya había estado en 2013 y 2014), tuvo un problema de raíz, el club del que es oriundo el dirigente: Racing.

El histórico presidente de los de Sayago, Raúl Rodríguez, estaba enfrentado a Alonso, y distanciado de Ceretta. A pesar de ello, Alonso quería a Ceretta, con quien compartió muchos años de trabajo en la AUF, como presidente de la Mesa Ejecutiva y en mayo de 2019 lo nombró sin el visto bueno de su club.

Desde ese momento, todo transcurrió en un tono conflictivo. Además, el grupo de clubes de Primera, que no apoyó a Alonso en las elecciones, le quitó el respaldo a Ceretta, y todas las decisiones salieron por forcep.

El nombramiento del presidente de la Mesa es potestad de Alonso, quien cuando asumió en mayo 2019 lo impuso y en el cargo, pero la resistencia de Primera llegó a tal punto que su nombramiento fue validado extraordinariamente por la decisión de un tribunal de la AUF.

A partir de allí, la historia conocida, que Ceretta relató a Referí: “Los clubes nos hicieron el vacío en 2019, y a pesar de eso terminamos el torneo. En la etapa final del año pasado se fue Nacional de los principales órganos de la AUF. Igual terminamos muy bien el torneo. Zurcimos y empezamos 2020 con asistencia perfecta al Consejo de Liga, había buen clima, democrático, de participación. Se respetaba la voz de todos, y eso de alguna forma fue una contribución a la institución. Luego llegó la pandemia de covid-19”. Finalmente volvió el fútbol y con el clásico terminaron de desencadenarse los últimos episodios que forzaron la salida.

Ceretta definió la situación de esta forma: “El detonante fue que en los últimos días tuvimos una serie de marchas y contramarchas en las resoluciones de la Mesa. No me parecía prolijo seguir en estas condiciones”.

Esos cambios estuvieron marcados porque Nacional y Peñarol presionaron aspectos extrafutbolísticos del clásico. La colocación de las banderas y que quienes las colocaban podían ver el clásico, las bombas de humo para la entrada de los jugadores, los fuegos artificiales, y gestiones de los dirigentes de los grandes en las que pasaron por encima de las decisiones del fútbol,  terminaron de acabar con la gestión de Ceretta, como lo explicó a Referí.

La historia de la Mesa Ejecutiva

El primer presidente de la mesa fue Washington "Cacho" Rivero, designado por Figueredo en 1997. Se mantuvo durante cuatro años en el cargo, hasta 2001.

“El problema que tenían los presidentes de la AUF era que se desgastaban en la fijación de canchas, tenían que responder ante un mal arbitraje y lo primero que pedían era la cabeza del presidente de la AUF. Así nació la Mesa Ejecutiva con la llegada de Figueredo al gobierno de la AUF”, recordó Rivero a Referí.

En los últimos 23 años la lista de presidentes en la Mesa Ejecutiva es más larga que la de presidentes de la AUF. Desde el gobierno de Bauzá (2009-2014) hasta la actualidad pasaron Rodríguez Altez, Elder Amédola, Andrealo, Casales, Juan Ceretta dos veces, y ahora llegará uno nuevo que se transformará en el escudo de protección de Alonso, en aquel invento de Pastorini que Figueredo puso en práctica y que blinda al gobierno del fútbol.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...