Selección > EL ANÁLISIS

La manipulación de Infantino, los errores de Tabárez, la crisis de Suárez y los efectos de la pandemia: así destrozan los sueños de Uruguay

Uruguay empató en Venezuela en la peor versión ofensiva de la era Tabárez (nunca estuvo tres partidos sin convertir), carga con el peso de los cambios que hizo FIFA en el calendario, no tiene partidos de preparación y juega mal; así es difícil llegar a Catar 2022

Luis Suárez lleva tres partidos sin convertir goles en la selección; los cuatro que marcó en Eliminatorias fueron de penal

Tiempo de lectura: -'

08 de junio de 2021 a las 22:52

Con estos jugadores y con este plantel no deberían existir razones para inquietarse sobre la clasificación al Mundial de Catar 2022, pero, con este rendimiento de Uruguay, el viaje placentero que prometía esta selección con lo mejor de la generación histórica (Muslera, Godín, Cáceres, Suárez, Cavani) y con la renovación (Valverde, Bentancur) se empezó a transformar en un tortuoso recorrido hasta el destino soñado.

El empate 0-0 con Venezuela en Caracas en la sexta presentación de Uruguay en partido correspondiente a la octava fecha del clasificatorio encendió las sirenas de las alarmas. El jueves, ante Paraguay en el Centenario, solo giraban las luces rojas. Desde este martes, también comenzó el sonido que empieza a inquietar y aturdir las esperanzas, por el camino que transita Uruguay.

La selección volvió a perder dos puntos, esta vez en un país en el que jugando por Eliminatorias hace 20 años que empata o gana.

Volver por con punto desde Caracas es lo mínimo que podía rescatar, e insuficiente después del mal comienzo que tuvo: 2-1 a Chile, 2-4 Ecuador, 3-0 Colombia, 0-2 Brasil, 0-0 Paraguay y 0-0 Venezuela. Consiguió 8 puntos en 18 jugados, con 44% de efectividad, que le permiten estar cuarto en la tabla de posiciones a dos puntos de séptimo (Chile) y a uno del tercero (Ecuador), con los riesgos que se corren, en una clasificación tan pareja de caer fuera de los cinco primeros ante cualquier descuido.

Josema Giménez y Matías Vecino

Definitivamente, a la selección de Tabárez le empezaron a pasar facturas varios elementos que son determinantes dentro y fuera de la cancha. Los más preocupantes son los deportivos, los que no pueden manejar son los sanitarios y los que tiene que controlar son los políticos, porque entre esos tres aspectos terminan generando un escenario muy preocupante para Uruguay en su aspiración de llegar a Catar 2022.

No solo por lo que está ocurriendo en estos días, los puntos que está dejando Uruguay se transforman en un lastre y serán un contrapeso para el cierre del clasificatorio, sino por lo que se viene por delante en el calendario que a mano le acomodó FIFA para beneficiar a Brasil y Argentina.

Hay nueve ítems que explican este preocupante momento de Uruguay y en el que Tabárez, los jugadores y los dirigentes, tiene que encauzar para salir del pozo.

1) El primer responsable de lo que ocurre en la cancha es Tabárez y sus futbolistas. Uruguay no puede jugar tan mal como en los últimos tres partidos.

2) No existen antecedentes en los 15 años de Tabárez al frente de la selección que acumulara tres partidos sin convertir goles. Nunca ocurrió, y mucho menos con Luis Suárez en la cancha. La selección está viviendo su segunda peor racha ofensiva. La más crítica ocurrió entre junio y setiembre de 2017, cuando entre un partido y otro se fueron de la selección Tata González y Arévalo Ríos y debutó Valverde con un gol en Paraguay. Cuando entre el 1-3 con Irlanda, 0-3 Italia, 0-0 Argentina y 2-1 ante Paraguay, pasaron 308 minutos sin convertir goles. Ahora lleva 288 minutos (el último fue de Darwin Núñez a los 72 minutos del 3-0 ante Colombia) y luego se sucedieron tres partidos sin goles 0-2 Brasil, 0-0 Paraguay y 0-0 Venezuela. Estos números duelen, inquietan y preocupan, porque con esta estadística llegar a Catar 2022 será imposible. Ni en la peor racha futbolística de Tabárez en 2012 cuando ganó cuatro puntos en 18 el ataque jugó tan mal.

Luis Suárez fue bien controlado

3) Nunca ocurrió, tampoco, que Uruguay defendiera tan mal como en estos partidos y que Tabárez tuviera que ensayar variantes tácticas en el mismo encuentro para probar si el equipo era capaz de adaptarse a un mejor funcionamiento con un dibujo diferente. En Caracas empezó con un 1-4-3-3 (Muslera; Gio González, Josema Giménez, Godín, Cáceres; Vecino, Torreira, Valverde; Torres, Suárez y Jonathan Rodríguez) y terminó jugando con línea de tres, 1-3-5-2 (Muslera; Josema, Godín, Cáceres; Gio González, Nández, Torreira, Valverde, Viña; Torres y Suárez), como ante Paraguay el jueves pasado. Giménez y Godín se chocaban en el área como si nunca hubieran jugado juntos, y si Muslera no sacaba el cabezazo de Ferrarés, luego de ganarle en el salto a Valverde a los 84 minutos, Venezuela estaría celebrando la victoria.

Diego Godín tuvo una mala noche

4) Con lo que se observó en el campo, el error de Tabárez no estuvo en la figura táctica sino en la elección de los jugadores. De la Cruz estaba para ser titular y el entrenador prefirió dejarlo en el banco. Así lo demostró en los minutos que le dio este jueves. Desde que ingresaron Viña y el futbolista de River Plate, Uruguay asumió un rol protagónico en ofensiva y generó tres situaciones de gol, que pudieron cambiar el partido.

5) Tabárez se confió con Facundo Torres. Se encandiló con el delantero de Peñarol y se equivocó. Después de los buenos minutos que jugó en el partido del jueves ante Paraguay, cuando con su ingreso le dio otra frescura al ataque en el cierre del encuentro, imaginó que volvería a repetirlo. Y se equivocó. Se equivocó porque el entrenador suele hacer estos ensayos en partidos amistosos. Si Torres hubiera jugado mal en este segundo partido de cualquier amistoso de fecha FIFA solo hubiera quedado como una anécdota, un aprendizaje y el entrenador hubiera descubierto que el delantero de Peñarol todavía no está para ser titular en esta selección. Sin embargo, en tiempos de pandemias de covid-19, sin chances para probar en amistosos, asumió demasiados riesgos. Lejos de resultar lo que esperaba, falló. Y con su fallo, Uruguay se perdió 70 minutos de De la Cruz, un futbolista que está asentado en la selección y que tiene otro recorrido internacional.

Facundo Torres

En este análisis no está en discusión la proyección futbolística que tiene Torres a partir de lo que mostró en su juego. Es un jugador con grandes condiciones, pero para ganarse un lugar en el equipo titular de Uruguay necesita quemar otras etapas de maduración que, sorpresivamente, Tabárez se las salteó por la ausencia de delanteros por lesiones y suspensiones, y porque no ha podido ensayar más que durante seis días en el Complejo de la AUF.

6) La ausencia de cinco delanteros (Cavani suspendido, Darwin Núñez y Stuani lesionados y Maxi Gómez y De Arrascaeta con covid-19) fue un precio muy elevado que pagó este equipo, que en 180 minutos de fútbol, ante Paraguay y Venezuela no pudo convertir.

7) El error arbitral del jueves en el Centenario, cuando le anularon un gol a Jonathan Rodríguez terminó echando más tierra encima de un equipo que jugaba con la desesperación de saber sus limitaciones. La sanción que le aplicó Conmebol a los jueces no cambia los dos puntos que perdió en la cancha y el golpe anímico que implicó para este equipo. Ese gol hubiera generado un golpe de efecto a este grupo y evitado los gestos de enojo permanentes de Suárez en el partido de la semana pasada, en donde quedó reflejada la expresión más pura de la crisis ofensiva que atraviesa Uruguay.

8) La pandemia de covid-19 dañó el plan de Tabárez. Las fortalezas de Uruguay las construye con entrenamientos en fechas FIFA. Continuidad en los trabajos. Proceso de maduración. Aprendizajes. Ensayo/error. Espacios con los futbolistas para construir el equipo que quiere en esos 10 días que seis veces al año solía tener hasta 2019. Desde 2006, cuando llegó a la AUF por segunda vez, esos espacios le permitieron moldear el equipo y llevarlo al lugar que quería. Hoy no puede. Hoy tiene que probar en los partidos por puntos y, cuando eso ocurre, puede suceder lo que le está pasando a Uruguay por en estos mesees.

Nicolás de la Cruz se destacó en el segundo tiempo

9) Finalmente, y no por estar último es el menos importante: FIFA conspiró contra Uruguay. Y aquí hay que ser bien claros, porque lo que hizo FIFA nunca ocurrió en la era de Gianni Infantino y jamás se lo harían a Brasil o a Argentina. Nunca alterarían el orden de un calendario, porque no está establecido en las reglas de fair play deportivo. Lo que determina el sorteo es el camino que se debe recorrer, con beneficios y perjuicios a quien le toque. Sin embargo, a la AUF la perjudicaron sin ruborizarse y la Conmebol de Alejandro Domínguez es cómplice en esta decisión, porque solo Uruguay se opuso al calendario, aunque con nueve votos en contra terminó aceptando la voluntad de las mayoría. FIFA, arbitrariamente y manipulando lo que estaba resuelto por sorteo previo al inicio, cambió el calendario de las Eliminatorias y perjudicó a Uruguay. Sí. Lo perjudicó en junio, y lo terminará de hundir en setiembre, si la AUF no consigue corregir el mamarracho de Infantino. En este mes de junio, en el final de la temporada europea, que es cuando más sienten el esfuerzo los futbolistas, Uruguay debía jugar con Argentina de visitante y con Bolivia en el Centenario , y con el sorpresivo cambio de calendario mandó a la selección a jugar a Venezuela (con un viaje de 10.000 kilómetros ida y vuelta, y 13 horas de avión) y le quitó lo que hubiera sido un rival más accesible, Bolivia en el Estadio, donde nunca sacó un punto, como para encontrar algo de oxígeno en un mal inicio de este clasificatorio.

La FIFA de Infantino torció el rumbo de las Eliminatorias y la AUF tiene que tomar cartas en el asunto para evitar que en setiembre lo obliguen a jugar con Colombia de local, Argentina y Brasil de visitante en una semana. No pueden dejar pasar la ocasión de expresar su reclamo y poner sobre la mesa los beneficios que generó a Brasil y a Argentina este inexplicable calendario en el que el fixture que avanza en orden ascendente se transformó en un calendario que transcurre así: primera fecha, segunda, tercera, cuarta, séptima, octava, novena, sexta, décima, undécima, quinta, duodécima, y luego retoma su curso.

Las Eliminatorias se extienden durante 18 fechas. Recién transcurrieron seis y la irregularidad de la competencia solo permite enfocarse en una realidad: con este plantel Uruguay no puede quedar fuera de Catar 2022, así sea clasificando por el repechaje. Actualmente, con el 44% de los puntos está cuarto (hoy iría directo al Mundial). Sin embargo, sufrir de esta manera por malos rendimientos deportivos, por pobres actuaciones de quienes tienen que ponerse el equipo al hombro dentro de la cancha, por malas decisiones del entrenador y por imposiciones políticas de FIFA que son inaceptables, es un castigo excesivo para quien observa a través del televisor jugar a la selección que debería hacer realidad esos sueños de los que son capaces estos futbolistas.

Aunque hoy está cuarto en la tabla, Uruguay empezó a comprometer su clasificación, por lo que juega en la cancha, porque no ha tenido suerte con las lesiones, porque Tabárez no tiene instancias para preparar a su equipo en partidos amistosos, por las malas decisiones del entrenador y porque FIFA acomodó el calendario de las Eliminatorias para Argentina y Brasil en detrimento de Uruguay, y porque estas seis primeras fechas eran una buena oportunidad para distanciarse en la clasificación y andar más tranquilo por este clasificatorio.

Ahora, la selección tendrá ocho días como para que Tabárez haga un intensivo para preparar la Copa América. Recuperará a cuatro delanteros (Maxi Gómez, Cavani, Stuani y De Arrascaeta) y tendrá la oportunidad de calibrar a esta selección como para que en la última Copa América de los históricos y veteranos de este grupo (Muslera, Godín, Cáceres, Suárez, Cavani) vuelvan a levantar el trofeo como en 2011 (aunque jugando así parezca imposible), porque este equipo tiene suficiente capacidad anímica, futbolística y de organización para salir de este pozo y volver campeón de Brasil 2021, y encauzar los dos tercios de Eliminatorias que aún restan disputar.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...