Polideportivo > ATLETISMO

Santiago Catrofe, el hijo de la crisis de 2002 con mentalidad keniata

En 2003 sus padres dejaron Uruguay tras quedarse sin trabajo y se radicaron en Girona; ahí creció y se formó como atleta, el año pasado le bajó el récord nacional de 1.500 metros a Ricardo Vera y recientemente lo mejoró apuntando a Tokio 2021

Catrofe en la pista del Prado

Tiempo de lectura: -'

20 de diciembre de 2020 a las 13:41

Corría el año 2017 y Santiago Catrofe se presentó a correr el campeonato nacional juvenil de España en la prueba de 1.500 metros. Salió segundo detrás del gallego Adrián Ben y la Federación Española le mostró de inmediato su interés por integrarlo a la selección. Sin embargo, ese chaval había nacido en Montevideo. Y por esa razón les dijo “muchas gracias, yo quiero correr por Uruguay”.

Catrofe nació el 13 de febrero de 1999 y en 2003 cruzó el océano para instalarse en Girona. 

Catrofe en el Darwin Piñeyrúa 2020

La crisis del 2002, como a tantos uruguayos, dejó sin trabajo a sus padres.  

“Tenían algún conocido en España que les abrieron la puerta y con el tiempo pudieron encontraron trabajo, pero no fue nada fácil. Obviamente lo pasaron peor que yo, sobre todo los primeros años, pero luego empezamos a hacer nuestra vida y salir adelante”, contó Catrofe a Referí

Catrofe en la pista del Prado

“Como buen uruguayo empecé a jugar al fútbol hasta que a los 13 años me enojé con el entrenador y me pasé al atletismo, un deporte que conocí cuando estaba en sexto de escuela”, recordó.

Un grupo de amigos lo llevó a Palamós y ahí conoció a su actual entrenador Josep Carballude. 

“Le vi mucho potencial y desde entonces fuimos subiendo el nivel poco a poco y sin pausa”, contó el DT.

Carballude ve hoy en Catrofe rasgos que alguna vez advirtió en Adel Mechaal, un marroquí nacionalizado español que compitió en Río 2016 en 1.500 y 5.000 m y que campeón europeo indoor de 3.000 m en Belgrado 2017 además de ser el mejor español a nivel mundial en 1.500 m (cuarto en Londres 2017). 

Catrofe y Carballude en el Prado

“Es un atleta muy tranquilo y muy disciplinado para entrenar, conoce sus rutinas, cómo descansar y comer, cuándo hacerlo y eso es fundamental. Tiene muy buenas condiciones, es rápido, si llega bien al final tiene un final demoledor. Lo demostró con Uruguay en el Sudamericano y los Juegos Panamericanos donde por las marcas que tenía no podía pelear el podio pero en el último 100 fue el mejor, estaba a 20 metros de la cabeza y terminó con ellos. Puede obtener grandes resultados en competiciones de campeonato que normalmente no son muy rápidas. Con el trabajo y el tiempo mejoró mucho su capacidad aeróbica que era su parte débil, pero mantiene la velocidad por lo que  puede correr a ritmos muy altos manteniendo ese final fuerte”, analizó el entrenador. 

Catrofe en los Juegos Panamericanos de Lima 2019

Carballude reveló una sorprendente realidad: “No veo al atletismo de España muy distinto al de Uruguay. Allá no deja de ser un deporte menor y hasta que un atleta no destaca no recibe apoyos. Eso sí, cada ciudad tiene su escuela de atletismo. Pero el problema de Santiago es que tiene las dos nacionalidades. Allá le dicen que es uruguayo y acá que vive en Europa. Y la vida de un atleta tiene sus costos: alimentación, suplementos, masajista, fisioterapeuta, concentraciones en la altura”. 

Para el corredor de fondo o semifondo (como el 1.500 m que corre Catrofe) la altura es clave: “Es lo que te da el plus para mejorar año tras año”, grafica el DT. 

Catrofe llegó a prepararse en Nairobi, Kenia, donde están los mejores del mundo en esta clase de pruebas. 

“Eso fue un cambio en mi cabeza por la rutina de verlos entrenar. Ahí los grupos de entreno son muy numerosos, 50 a 60 atletas y fue algo totalmente diferente a lo que veía: levantarse temprano, correr en ayunas, correr sencillo, comer arroz o papa, sin salsa, sin nada. Eso es lo que necesita un atleta para ir a entrenar, sin preocupaciones, sin grandes instalaciones, campo o montaña. El simple life (vida simple) como lo llaman ellos. Volver a la rutina sin distracciones. Porque el lujo es distracción para ir a entrenar igual que la comodidad de la casa porque si no tenés nada vas a entrenar”, dijo Catrofe. 

Tras sus cuartos puestos en sus primeras tres competencias por Uruguay, el 18 de julio de 2019, en el Meeting de Barcelona, el atleta corrió el 1.500 m en 3.42.73 superando el récord nacional que estaba vigente desde junio de 1989 en manos de Ricardo Vera (3.43.47). 

“No me voy a olvidar nunca de ese día. Había llovido, la pista quedó encharcada y Ricardo estaba en la tribuna porque había ido ver también a Pía Fernández y Déborah Rodríguez y lo pude conocer”, dijo el corredor.

Con Ricardo Vera en Barcelona, el día del récord

Dos semanas atrás, en el Nacional, Catrofe mejoró la marca llevándola a 3.41.83, puntos claves para el ranking clasificatorio a los Juegos Olímpicos de Tokio.

Catrofe ganando con luz el Darwin Piñeyrúa 2020

La clasificación a Tokio
Tras ganar ese Nacional y el Grand Prix Darwin Piñeyrúa, Catrofe volvió a España y el 31 ya tiene agendada una competencia. Está 49º en el ranking y necesita quedar entre los primeros 45 para clasificar a Tokio. Entre la marca y el primer puesto del Nacional y el Grand Prix el hispano-uruguayo sumó 1.182 puntos. En el ranking se computarán las cinco mejores puntuaciones del período clasificatorio que ya está abierto. Catrofe debería promediar 1.150 entre esas cinco pruebas. Si bien ocupa el puesto 61 solo pueden ir tres atletas por país en una misma prueba y en el 1.500 Kenia, Etiopía, Estados Unifdos y España tienen más de tres por eso él está ubicado en el escaño 49. La marca clasificatoria es 3.35.00 que a esta altura de su carrera no es un objetivo real aunque su entrenador dice que en Uruguay pudo haber corrido en 3'38'' de no haber tenido viento en contra en las dos rectas y si hubiera tenido un buen pacer.

"Las pruebas más fuertes para el ranking son World Indoor Tour, las Diamond League, los Contiental Tour y los Grand Prix; el Sudamericano de Buenos Aires 2021 son puntos clave y hay que intentar hacer podio. Ahora estamos muy expectantes por la temporada indoor en Europa, pero el covid sigue generando incertidumbre", afirmó el entrenador.

Josep Carballude

"Santiago va en fase de aprendizaje, hay que saber correr las carreras, el objetivo es correr el máximo de competencias internacionales y llegar con 22 años a un primer Juego Olímpico; el objetivo rea,l a largo plazo, es París 2024 donde la opción sería estar en puestos de finalista, vamos bien", concluyó. 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...