Nacional > Educación Técnica

Talleres Don Bosco: los salesianos que compiten con la UTU

El centro educativo tiene más de 800 alumnos y una inserción laboral de casi el 100%

Tiempo de lectura: -'

14 de mayo de 2018 a las 05:00

En la mañana del 2 de febrero de 1893, 19 adolescentes ingresaron a una sencilla construcción de ladrillos, barro y madera ubicada en la manzana delimitada por las calles Canelones, Mal Abrigo (hoy Joaquín de Salterain), Maldonado y Municipio (hoy Dr. Joaquín Requena).

El centro de estudio Talleres Don Bosco recibió a estos jóvenes que llegaron para residir y para aprender un oficio según la idea que había propuesto el fundador de la congregación salesiana, Juan Bosco, décadas antes.

Que los jóvenes no solo se preparen para formar parte del mundo del trabajo, sino que también se desarrollen como individuos íntegros con una visión humana y cristiana de la vida, era lo que pregonaba el santo italiano.

125 años después, la cantidad de estudiantes creció a más de 800, y la cantidad de cursos dictados pasó de dos (zapatería y sastrería) a más de treinta. Sin embargo, lo que lo que no ha cambiado, es la búsqueda de educar integralmente a los jóvenes, con el centro en la visión humana de la realidad.

Pese a que ya no es obligatorio como al comienzo, cerca de 240 jóvenes residen en el instituto y cumplen con horarios preestablecidos, que incluyen horas de estudio vigilado por la tarde.

"Hace unos años lo habíamos sacado (el estudio vigilado), y podían estudiar en los cuartos o en la biblioteca", explica el encargado educativo del colegio, Alejandro Bastos, y agrega que debieron volver a incorporarlo por que vieron que "cada vez los chiquilines saben organizarse menos".

Altos porcentajes de inserción laboral

Bastos explicó que Talleres Don Bosco cuenta con un servicio de intermediación laboral, donde los estudiantes que egresan pueden dejar sus datos al colegio y este los contacta con empresas.

"De los que dejan los datos hay casi un 100% de ubicación", dijo el encargado educativo.

La empresa Maltería Oriental, dedicada a producir y comercializar cebada y malta, es una de las compañías que elige recibir a egresados de Talleres Don Bosco tanto por las virtudes técnicas como por la formación humana.

Marcos Giombini, supervisor del área de mantenimiento de la empresa y quien entrevista a los jóvenes antes que comiencen a trabajar, explicó que la mayoría del plantel de mecánicos egresó de Talleres Don Bosco porque "tienen mucha más práctica que la que da la UTU" y porque el colegio salesiano "orienta mucho en la parte personal".

"En la mayoría de los egresados de Talleres, es factor común la honestidad, la integridad, la solidaridad y el compañerismo, que hace a un buen entorno de trabajo", explicó Giombini.

Los exalumnos también valoran la visión humana que recibieron en Talleres. El director de la empresa de carpintería Zona M, Pablo Ferrer, comenzó a cursar Carpintería en la casa salesiana porque sentía que había un "abismo" de diferencia con respecto a la UTU.

"En Talleres se consideraba el factor humano y me sentí muy cómodo. Estaba más cuidado, me hacían saber que no era lo mismo si iba o no iba, si llegaba tarde o no", explicó el dueño de Zona M, empresa que fundó hace 18 años y que hoy cuenta con 19 empleados.

Pese a que se definió como ateo, Ferrer resaltó las actividades pastorales extracurriculares porque hacían que ir a Talleres Don Bosco "no sea solo ir a estudiar, sino también convivir".

El exalumno recordó la "TrotaBosco", una actividad que constaba de una jornada deportiva un sábado centrada en una carrera de 7 kilómetros. Estas actividades invitaban a los jóvenes a pasar más tiempo en el centro de estudio, no solo el curricular.

Sin embargo, con respecto a lo académico, el empresario de 38 años explicó que en su momento "no te daban las herramientas para saber llevar adelante una empresa", por lo que él debió realizar otros cursos enfocados al emprendedurismo.

Celebrando los 125 años

En la mañana de este jueves y aprovechando la visita a Uruguay del Rector Mayor de los salesianos, Ángel Fernández, Talleres Don Bosco realizó el acto de celebración de sus 125 años.

Las actividades comenzaron en la mañana con un encuentro en el teatro del instituto entre el Rector Mayor, siete jóvenes y el director del colegio André Boone donde hablaron sobre temas de interés juvenil en unos sillones que simulaban un living en el escenario.

Más tarde, Fernández se reunió con legisladores exalumnos de colegios salesianos. Los senadores Pedro Bordaberry, Javier García, Álvaro Delgado, Pablo Mieres y el diputado oficialista Enzo Malán participaron de esta actividad.

A su vez, Fernández se reunió este miércoles con el presidente Tabaré Vázquez, quien en su niñez participó de un oratorio salesiano, en la residencia de Suarez y Reyes.

Los cursos que ofrece Talleres Don Bosco

Talleres Don Bosco ofrece Educación Media Profesional (EMP), Educación Media Tecnológica (EMT), Iniciación Profesional (IP) y Cursos Cortos (CC).

Los cursos de EMP duran tres años y se desarrollan en tres áreas: Carpintería, Mecánica Industrial y Mecánica Automotriz. Una vez egresado, se recibe el mismo título que en la UTU, pese a que los planes formativos son distintos en tiempos y esquema curricular, según explica el encargado educativo del colegio, Alejandro Bastos.

Los cursos de EMT también duran tres años y abarcan las áreas de Administración, Informática y Deporte y Recreación. Una vez culminado se recibe el título de Bachiller Tecnológico.

Los referidos a IP son cursos de capacitación para auxiliares en las áreas de Carpintería y Mecánica Automotriz, y están dirigidos a jóvenes que no hayan terminado el ciclo básico.

Por último, hay más de 20 Cursos Cortos de entre tres y cinco meses dedicadas a la capacitación y especialización de jóvenes y adultos en Mecánica Industrial, Mecánica Automotriz, Carpintería y otras áreas como instalaciones eléctricas y sanitarias.

Comentarios