Cargando...
Suárez y Tabárez preparan la Copa América 2021

Copa América > COPA AMÉRICA BRASIL 2021

¿Uruguay campeón de América? Con el sueño a flor de piel y el contrapeso de las Eliminatorias

La selección se saca culpas de encima, recupera delanteros, Tabárez procura encastrar a los volantes y ajusta el funcionamiento en la soledad del Complejo: así ensaya para ir por la 16, aunque lo último que se mostró dolió

Tiempo de lectura: -'

12 de junio de 2021 a las 05:01

En la madrugada del miércoles volvieron en silencio desde Caracas, en vuelo chárter. Apenas pisaron Montevideo, los jugadores asumieron sus errores, internalizaron las culpas y apuntaron a lo que quieren: la Copa América. El jueves resetearon la máquina con un día de descanso y este viernes volvieron a encender el equipo, en el Complejo de la AUF, con el aditivo de saber que están frente a la última posibilidad de sus carreras de conseguir otro título en la Copa América.

Reducir a Fernando Muslera (cumple 35 años la semana que viene), Diego Godín (35), Martín Cáceres (34), Edinson Cavani (34) y Luis Suárez (34) los sueños de Uruguay en el torneo que comienza este domingo en Brasil, se plantea injusto para los otros 21 integrantes del plantel que convocó Tabárez, que forman parte de esta cruzada de la selección. Sin embargo, esta Copa América propone un desafío como nunca había ocurrido, para esos cinco futbolistas y para el entrenador. Jugarán su última Copa América (porque en 2024 difícilmente puedan estar, y si siguen en el plantel no tendrán el protagonismo de estos días), y el hecho en sí mismo tiene unas connotaciones emocionales que la hacen única e irrepetible.

Estos cinco históricos de la selección debutaron campeones en 2011, empujando a los viejos refundadores de la selección (Diego Forlán, Diego Godín, Sebastián Eguren, Sebastián Abreu, Diego Pérez, Egido Arévalo Ríos), que les empezaban a dejar la posta pero con el compromiso de hacer de ese torneo de Argentina el mejor de todos los que jugaron. Y así resultó. Uruguay consiguió la 15.

Una década después, en Brasil, porque Argentina y Colombia renunciaron a la organización del torneo, y en medio de la pandemia de covid-19, con estadios sin público, Uruguay estará ante el mismo desafío. Con otros protagonistas, en los mismos roles y con la aspiración de llegar al título 16.

Hace 10 años, Uruguay llegó con el impulso del cuarto puesto en el Mundial de Sudáfrica 2010. Los históricos estaban vigentes, sin disimular las curvas descendentes que naturalmente empiezan a marcar las carreras. Igual que ahora. Suárez campeón en España. Cavani figura en Inglaterra. Muslera el mejor golero de Turquía. Solo falta que esos nuevos valores terminen de madurar (Valverde, Bentancur, De la Cruz, Nandez) y que empujen como aquellos, en Argentina 2011.

Ahora Uruguay llega con el freno de las dos últimas actuaciones de la selección en Eliminatorias, de pobre calificación, con 288 minutos sin convertir goles, atravesando la segunda peor racha en la red rival en 15 años y la falta de acción en el mediocampo, donde debería estar el fuego de este equipo, situaciones todas que plantean más dudas e interrogantes que certezas.

Para esa barra de hielo, existen elementos que derriten la frialdad de lo expuesto y dan crédito. 

Uruguay recuperó a tres delanteros que faltaron a los dos últimos partidos, y llega a Brasil con su mejor ataque. Cavani entrena en el Complejo desde la semana pasada, Maxi Gómez y De Arrascaseta superaron covid-19 y se sumaron al plantel este viernes. Solo falta Darwin Núñez (el Suárez/Cavani de hace una década). Tabárez ya no tiene que recurrir a Facundo Torres o Brian Ocampo para que se pongan el equipo al hombro, como hizo con el de Peñarol en los dos partidos de Elimiantorias en donde se apuró con el juvenil, y lo pasó de horno en Caracas. Ahora tiene la oportunidad de volver a prepararlo, a sus tiempos, para que se transforme en la pieza que imagina para los próximos años en el seleccionado.

Suárez y Cavani otra vez juntos en el ataque

Donde Uruguay tiene sus peores registros en estos días, tiene a mano la mejor solución para Brasil 2021 con Valverde, Vecino, Bentancur, De Arrascaeta, Suárez y Cavani. Todos en gran nivel individual en sus clubes y juntos en la misma formación. Si se encastran en estos días que trabajan en Montevideo, no habrá defensa que pueda contenerlos.

El problema de Uruguay se plantea en que, desde que cambió el chip (fútbol con pelota en lugar de aquella etapa en la que defender y contragolpear era la llave de los éxitos), le costó encontrar el equilibrio y consistencia en su solidez defensiva, con mayor posesión de balón, y eso, a este nivel se paga muy caro.

A estos jugadores no les pueden pedir que defiendan como el Ruso Pérez ni Arévalo Ríos. Ellos juegan a su manera, pero tienen que encontrar el punto en el funcionamiento para que la nueva versión definitivamente se consolide, y llegue lo que debe venir atrás del buen rendimiento colectivo de este equipo.

Las carencias, aunque no recibió goles en los últimos dos partidos se empiezan a traslucir en la defenesa. Godín no es el de siempre. Por algo ya no es figura de Altético de Madrid y juega en Cagliari. Le pasó a Lugano. También a Forlán. Además, la Copa América le propone a Uruguay un calendario intenso, con partidos cada tres días en la fase de grupo (18 Argentina, 21 Chile, 24 Bolivia, 28 Paraguay), y la necesidad de que el entrenador administre el equipo como para que no agoten ni se fundan.

Estos seis entrenamientos que Tabárez realiza en el Complejo (desde este viernes hasta el próximo miércoles, cuando viajarán a Brasilia) le están permitiendo al DT un intensivo en la preparación para encontrar el equipo. Por la pandemia, nunca, desde noviembre 2019, los tuvo para trabajar como en esta semana. Y allí es donde el técnico ya demostró que hace la diferencia. 

Viña, Tabárez y de Arrascaeta

Para Brasil 2021 volverá al 1-4-4-2. Los nombres están puestos. Muslera; Cáceres, Giménez, Godín, Viña; Valverde, Vecino, Bentancur, De Arrascaeta; Suárez y Cavani. Coates y Ronald Araújo empiezan a presionar a Giménez y Godín. Nandez y De La Cruz empuja para meterse en el mediocampo.

Sobre esta fórmula trabaja Tabárez en el predio de Canelones, que sabe que en una buena administración de los tiempos de sus veteranas figuras, y encastrar a los talentosos volantes en el mediocampo será la carta para repetir la historia de 2011, porque el entusiasmo por volver con la Copa lo tienen a flor de piel, aunque Brasil sea el candidato despegado, Messi quiera conseguir con Argentina ese trofeo que nunca levantó y los positivos de covid-19 puedan ser el rival silencioso más peligro que tendrán todas las selecciones.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...