Cargando...
En Casabó, el barrio de su vida: "Me da orgullo ser de este lugar"

Fútbol > LOS DE ABAJO

Pablo González, el crack de Casabó que tuvo que salir a trabajar de barbero

Pablo González, el zurdo formado en Liverpool, tuvo que salir a trabajar para darle un sustento a su hijo y llegó a Albion tras ser desechado por Atenas: hoy es el mejor jugador del histórico torneo de ascenso donde el Pionero ya subió

Tiempo de lectura: -'

13 de noviembre de 2021 a las 05:04

Corría el año 2018 y Pablo González subió las escalinatas de la Asociación Uruguaya de Fútbol llenó de ilusión. Iba a firmar contrato a préstamo en Rampla Juniors porque en Defensor Sporting era suplente hasta en la Tercera. Liverpool lo había dejado libre antes y el flaco desgarbado pero talentoso, buscaba tener minutos. La desilusión fue enorme: “El plazo para registrar contratos se venció hace una semana”, le dijo una oficinista.

González, que ya era padre de Bautista, se desanimó. Habló con su amigo Paul Gómez, ex Uruguay Montevideo que hoy defiende a Peñarol de Flores, hizo un curso de barbería y se puso a trabajar. A cortar pelo y barba. 

Un buen día, cerca de las fiestas, su padre le dejó tres llamadas perdidas y unos insistentes mensajes.

El año pasado fue clave para evitar el descenso de Albion

A través de un contacto con el entrenador de Edgardo Arias le consiguió la posibilidad de jugar en Atenas de San Carlos. Y así se volvió a poner los cortos. 

Vivió dos meses en la sede del club y aún le agradece los fiados de Gabriel en la cantina que después eran pagados cuando cobraba.

Compartió apartamento en Punta del Este con Santiago De Ávila –campeón del Clausura 2016 con Plaza Colonia– y se iban a entrenar en ómnibus todos los días. La llegada del argentino Santiago Nahuel fue un alivio porque él los llevaba en auto.

También fue duro pasar los primeros meses con atrasos salariales.

Y mucho más cuando en 2020, poco antes de arrancar el certamen del ascenso, llegó un nuevo grupo inversor argentino que sustituyó al que tenía a Ruben “Mago” Capria como cara visible.

González, junto con otra gran cantidad de jugadores, fueron borrados de un plumazo.

“Me querían rescindir el contrato pero hasta que no me pagaran todo no me fui. Al final llegamos a un acuerdo y cuando quedé libre me llamó Gabriel Corral para jugar en Albion. Sabía que esta era mi última bala”, contó a Referí.

Con un equipo penando en el descenso, González pisó firme en Albion y fue clave para que el equipo lograra la permanencia en repechaje contra Colón. Hizo tres goles en cinco partidos. 

Le había hecho contrato hasta diciembre, pero en el campo se ganó la renovación por un año entero.

Una pegada exquisita

En un equipo que aseguró el ascenso a falta de dos fechas y que necesita un punto para proclamarse campeón, González no solo fue un líder futbolístico. Fue lisa y llanamente el mejor jugador del campeonato.

De tranco elegante, de manejo sutil, de pase inteligente y pegada fulminante, el zurdo se despachó con siete goles y se convirtió en el líder futbolístico del Pionero.

“Tanto Leo (Blanco), como Gabriel (Corral, el coordinador) y Darwin (Gayol, el entrenador) me dieron mucha confianza y libertad para jugar. Eso más el grupo de compañeros fueron fundamentales para este momento”, dijo.

El martes pasado, cuando aseguraron su ascenso al empatar 1-1 con Racing, González salió en los minutos finales. Y sin darse cuenta, comenzó a lagrimear en el banco de suplentes. Es que detrás de ese momento de felicidad hubo muchos golpes. No solo el de ponerse a trabajar de barbero.

El manejo elegante marcado por Fabián Píriz

González fue campeón cuatro años en formativas de Liverpool y en el primer equipo solo pudo jugar ocho minutos en un partido. “Fue contra Villa Española, el último partido de la temporada 2014-2015, cuando el equipo ya estaba ascendido”. Al equipo lo dirigía el Turco Alejandro Apud. 

Después integró los planteles en Primera con Juan Verzeri y Mario Saralegui, pero ninguno lo tuvo en consideración. Por eso, a mediados de 2017 lo dejaron libre.

Gerardo Arias lo colocó en Defensor Sporting en la época de Eduardo Acevedo. “Había muchos jugadores, bajaba a Tercera y era suplente. Ahí me salió la posibilidad de ir a Rampla, entrené, quedé, pero cuando fui a firmar ya había vencido el plazo”.

Otro duro golpe lo sufrió cuando quedó afuera del Mundial sub 17 de Emiratos Árabes Unidos 2013.

González fue al Sudamericano de Argentina, se clasificó pero el entrenador Fabián Coito buscó entonces laterales con más marca.

Encara siempre, jugador de duelos

¿Lateral? Sí. González puede jugar de volante externo, engancha o extremo, pero en formativas jugó como lateral izquierdo.

“El que me probó en ese puesto fue Diego Demarco, el técnico que más me marcó, en la Séptima de Liverpool. Un día me vio el entrenador de la sub 15 de Uruguay, Alejandro Garay, y me convocó a la selección aunque luego no llegué a ir al Sudamericano. Cuando me dejaron afuera del Mundial me bajoneé mucho y pedí para volver a mi puesto”, recordó.

Cuando el camino es empinado más se disfruta en el destino. González lo vive con su madre y su hijo en el barrio de toda su vida: Casabó. Ahí empezó a jugar con pañales en la cancha del Holanda, después en Las Flores, y ahora es el mejor jugador del mejor torneo de la historia del ascenso uruguayo.

Suma siete goles esta temporada

Una zurda con gol

El año pasado hizo tres en cinco partidos y en esta temporada suma siete. “El más lindo fue el de tiro libre contra Villa Teresa porque no nos estaba saliendo nada y sirvió para abrir el partido”, reveló.

Ídolo: el Chino Recoba

“Siempre me gustó el Chino Recoba, su zurda y su pegada. Me vi todos sus videos de la época en en el Inter”.

Tranquilos, le pega González

Representantes varios

Gerardo Arias lo llevó a Defensor Sporting, Mauricio De la Fuente a Atenas y actualmente lo representa Matías Ferragut.

El primer sueldo

“Cuando me fui a la sub 17 Liverpool me hizo contrato de juvenil con Emanuel González y Jhon Pintos. Serían unos $ 14.000 y se lo di entero a mi madre”.

Los padres, dos laburantes

Antes jugó en Liverpool, Defensor Sporting y Atenas

Su padre, Pablo González, hizo las inferiores en Cerro y Danubio y jugó en Porongos de Flores y trabajó años como guardia de seguridad. Su madre, María Cristina, es empleada doméstica. “De chico mi abuela Sandra se la jugaba con los zapatos de fútbol”.

Las canilleras más especiales

“Juego con las canilleras de Bautista, mi hijo; cada vez que salgo a una cancha es por él. Ya tiene cinco años, está jugando y me pide camisetas de Mbappé”.

Los entrenadores

Diego Demarco, en la Séptima de Liverpool, fue el DT que más lo marcó en su formación. "Me encantaba cómo trabajaba, nos hacía sentir que el fútbol era juego". Tuvo a Julio Loustau en Sexta, Aldo Correa, Gabriel Oroza y Alejandro Bertoldi que lo llevó a la Libertadores sub 20 con Liverpool que fue vicecampeón en 2016 liderado por Nicolás De La Cruz y el Colo Juan Ignacio Ramírez. En el negriazul fue cuatro veces campeón en inferiores. "Llegaron pocos de mi generación como Cristian Sención que ahora estamos juntos en Albion o Federico Martínez, pero teníamos un cuadrazo", rememoró. 

 

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...