Cargando...
El partido con Sud América reavivó las críticas de Peñarol a los jueces

Fútbol > Hermanos separados al nacer

Presiones en la AUF: Peñarol repite el modelo político con el que se estrelló Nacional

El presidente de Peñarol recorrer el mismo camino que su colega de Nacional en el primer año de gestión y arremete contra la AUF; hace dos años, los tricolores perdieron con el ejecutivo de Alonso y tuvieron que dar marcha atrás

Tiempo de lectura: -'

14 de septiembre de 2021 a las 05:03

El ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) está envuelto por estos días en una situación similar a la que vivió con Nacional (en noviembre de 2019), ahora con Peñarol y con el presidente Ignacio Ruglio, recorriendo el mismo camino que su colega José Decurnex en su primer año de gestión.

Con una estrategia y modelo político idéntico con el que se estrellaron los albos hace dos años (ocho meses después tuvieron que volver pasos atrás y aceptar que se habían equivocado en el camino recorrido en la AUF), Ruglio reconoció públicamente que "presiona" a la AUF con sus reclamos por los arbitrajes, quedó embretado con el comunicado que hizo público el sábado y sin margen de maniobra, si la Asociación no cumple ninguna de las exigencias de los aurinegros.

El presidente Ignacio Ruglio quedó embretado con las presiones que le puso a la AUF, porque la AUF no piensa ceder

El próximo miércoles el ejecutivo de la AUF recibirá a Ruglio, y Peñarol será notificado que la Asociación, como en 2019, no hará lugar al pedido de Peñarol: no quitará a la cúpula arbitral que trabaja desde hace tres meses, no cambiará a los miembros técnicos del colegio, así como tampoco removerá a los árbitros Andrés Cunha ni Cristian Ferreyra.

Entonces, a partir del miércoles y después de salir de la AUF, Ruglio deberá decidir si termina de completar el camino que recorrió Nacional y se chocó con la muralla de la AUF, o si modifica el rumbo en el que avanza y se pasa a una política menos agresiva, lo que en ese caso será dar pasos hacia atrás luego de quedarse sin cartas para jugar, y deberá explicar a sus hinchas a qué se debe el cambio de postura luego de mostrarse intransigente y "presionando" al gobierno del fútbol, como si fuera la solución para ganar campeonatos. Cuando está demostrado que no gana quien más presiona sino quien mejor se organiza, planifica y confía en su proyecto.

Primer acto: tiempo de sembrar y las primeras presiones

En 2019, Nacional lanzó la idea de instalar el VAR en el fútbol uruguayo y expresó públicamente su propuesta de trabajar para mejorar el entorno de los árbitros.

Poco después de aquellas expresiones, el 20 de abril de 2019, tras el partido que Nacional empató 4-4 con Fénix, en el que los albos se sintieron perjudicados, Decurnex manifestó: “Hemos sido cautos y calmos. Hemos ido al Colegio, nuestros delegados se han juntado, hemos tenido estas charlas, pero llega un momento que aparentemente el hecho de ir amigablemente a conversar no funciona y vamos a tener que tomar otras medidas”.

En aquel momento se jugaba el Apertura 2019, Peñarol estaba primero e iba en carrera por el tricampeonato.

Nacional había cambiado de técnico en la quinta fecha por los malos resultados de Eduardo Domínguez.

Decurnex avanzaba en sus primeros meses de mandato y pagaba caro su falta de experiencia política y haber dado la espalda a Eduardo Ache, a quien primero le encomendó la gestión política en la AUF y luego, sin mediar explicación, se la quitó.

La tensión aumentaba en los tricolores porque observaban la forma en que Peñarol podía seguir hacia el título.

Ruglio y Decurnex en la última reunión en el Ministerio del Interior, previo al clásico del Apertura 2021

En setiembre de 2021 ocurre lo mismo pero con los protagonistas invertidos y con Ruglio jugando el mismo papel que Decurnex.

Nacional va en carrera por el tricampeonato en el Uruguayo. La única diferencia es que Peñarol bajo la gestión de Pablo Bengoechea está mejor organizado deportivamente y sólido en su proyecto de fútbol.

Este domingo en Punto Penal de canal 10, Ruglio declaró: “Nosotros peleamos por Peñarol y peleamos con las herramientas que tenemos. Ya recorrimos el camino con todas las otras opciones y no obtuvimos resultados. Fuimos, hablamos, estuvimos en todos los lugares que nos llamaron, propusimos ideas como la del 1% (volcar ese porcentaje de los ingresos de las copas de Conmebol para mejorar la infraestructura y el trabajo de los árbitros), y no pasó nada, porque no lo acompañaron”. “Este Clausura lo tenemos que ganar, y si no lo ganamos que sea adentro de la cancha. Ojalá entiendan que estamos peleando por Peñarol, entiendo el corporativismos de los árbitros, pero nosotros vamos a ir hasta las últimas consecuencias”, advirtió Ruglio. 

Consultado en el mismo programa acerca de que con el comunicado que emiteron contra los árbitros Cunha y Silvera están ejerciendo presión contra los jueces, que son los que tienen que dirigir, expresó: “Sí. Eso es lo que estamos haciendo (ejerciendo presión). Que sepan que lo único que queremos es que se dirima en la cancha. Y que no pase más esto (Peñarol se refiere a los errores que lo perjudicaron, pero no incluye las situaciones en las que se vio beneficiado). Hubo un Clausura (2020), un Apertura (2021) en que mostrábamos con imágenes y no había forma de ver lo que veían y ahora tenemos que salir a presionar antes de que empiece el campeonato (esto lo dijo el domingo de mañana y Peñarol debutó de tarde en Colonia) para dejar marcado que está llegando nuestro límite”.

Segundo acto: las presiones con imágenes

El mismo juego que realiza Peñarol por estos días, lo hizo Nacional en 2019.

En su enfrentamiento con el ejecutivo, el 26 de noviembre de 2019, Nacional publicó un informe sobre los 22 fallos en los que había sido perjudicado. Llevaron las pruebas al presidente de la AUF.

El Observador publicó un informe en el que mostraba las 17 situaciones en un período similar en el que los tricolores habían sido beneficiados y no fueron incluidos en el video que llevaron a la AUF.

El 28 de febrero de este año, la comisión de arbitrajes hizo un informe interno que trascendió públicamente y fue reflejado en El Observador en el que señalaban 26 situaciones en las que Peñarol había sido perjucidado por los arbitrajes.

En el mismo sentido, El Observador publicó un detalle con todos los errores con los que fue beneficiado el club y no lo incluye en su informe.

Este sábado, después que el club emitió el comunicado pidiendo los cambios en la cúpula arbitral, el secretario general del club, Evaristo González, publicó un video en su cuenta con los fallos en los que el club se vio perjudicado, pero no detalla ninguno de los que fue beneficiado, también por errores arbitrales.

Tercer acto: los pedidos formales de renuncia 

El 20 de noviembre de 2019, Nacional pidió la salida del director del departamento de arbitraje (Darío Ubriaco), los miembros técnicos del colegio y la destitución del árbitro Marcelo De León.

El 11 de setiembre de 2021, copiando el procedimiento de los tricolores, Peñarol reclama la salida de Marcelo De León (en calidad de uno de los directores del departamento de arbitrajes), de miembros técnicos del colegio de árbitro y que no arbitren más Andrés Cunha ni Cristian Ferreira.

El comunicado de Nacional expresaba que querían “garantías” para terminar el torneo.

El de Peñarol se manifiesta en un tono similar.

Marcelo De León: en 2019 no lo quería Nacional y ahora no lo quiere Peñarol

En los dos casos, en 2019 y 2021, la gremial que nuclea a los árbitros, respaldó a los árbitros.

El 20 de noviembre de 2019, AUDAF informó que “no cederá a las presiones” y dijo que “se mantiene alerta”.

En 2021, rechazó el comunicado de Peñarol y AUDAF asegura que no aceptará “ninguna limitación”

Cuarto acto: las reuniones con el Ejecutivo

El 12 de noviembre de 2019, el presidente y vicepresidente de Nacional, Decurnex y Alejandro Balbi, visitaron al ejecutivo en la AUF. A la salida de la reunión que duró una hora y media, Decurnex dijo: "El planteo fue lo esperamos todos, que es ecuanimidad en el mundo del fútbol en Uruguay; lo trajimos nosotros como Nacional, pero es general para el fútbol uruguayo. Tener esta discusión con quienes entendemos son el fiel de la balanza y la garantía para que eso pase y terminemos un campeonato como se debe de terminar. Lo más importante es que hubo un diálogo muy abierto y profundo”.

Balbi y Decurnex ingresando el 12 de noviembre de 2019 a la AUF

Una semana después, Nacional, que respaldaba al ejecutivo, le quitó el apoyo a Ignacio Alonso y retiró a sus representantes del ejecutivo (Julián Moreno) y de la mesa de primera (Aldo Gioia).

Julián Moreno, el neutral que realizaba un gran trabajo en la AUF y fue víctima de una mala jugada política de su club

Ahora, en esa copia casi fiel de la estrategia política del equipo que quiere evitar el tricampeonato de su rival histórico, sigue el turno de Peñarol.

El miércoles el presidente Ruglio será recibido por Alonso y el ejecutivo en el mismo lugar que dos años antes a los representantes de Nacional.

Se sentarán en las mismas sillas y escucharán de Peñarol los mismos reclamos que Nacional. Y la AUF manifestará los mismos argumentos que a los tricolores.

Ahora, el tiempo dirá si los aurinegros siguen los mismos pasos y retiran a sus principales representantes de la AUF. Por lo pronto, después del comunicado del sábado Peñarol quedó embretado y tendrá que tomar medidas, o Ruglio deberá salir a dar la cara ante sus socios y explicar que se equivocó en presionar y quedarse sin cartas para negociar.

¿Cómo actuó el ejecutivo frente a las presiones de Nacional?

En aquel noviembre de 2020, el comunicado que sacó Nacional embretó a los tricolores. El ejecutivo presidido por Alonso se mantuvo firme en la decisión de sostener el rumbo que tenía el área arbitral, que había sido designada cinco meses antes. Esto es: continúo el director de arbitrajes, continuaron los miembros técnicos del colegio y De León siguió en funciones como árbitro.

El resultado de aquella batalla política que perdió Nacional fue que ocho meses después, en agosto de 2020, Nacional retrocedió y volvió a los mismos lugares que había abandonado sin haber conseguido cambiar nada.

En la cancha cortó el tri de Peñarol pero no por los arbitrajes sino por mejores decisiones deportivas que su rival, y ganó el Uruguayo de 2019, que se jugó con VAR.

Nacional ganó los Uruguayos de 2019 y 2020 y ahora va por el tricampeonato

¿Por qué fue campeón Nacional en 2019? Porque Peñarol vendió a los jugadores que podían llevar al tricampeonato aurinegro bajo la conducción de Diego López, y cayó en las finales ante Nacional.

En 2021, con roles invertidos, es Nacional quien se equivocó en sus decisiones deportivas, cambió de entrenador tras el Apertura, cambió medio plantel  para el segundo semestre, como si fuera la solución a todos sus problemas, y compromete la defensa de su tri por sus propias decisiones deportivas.

En el terreno político, Peñarol quedó embretado con el comunicado que hizo público el sábado.

¿Si el ejecutivo decide mantener a la cúpula arbitral que cambió hace tres meses y respalda a los árbitros, igual que a De León hace dos años, Ruglio hará lo mismo que Nacional? ¿Quita a Gastón Tealdi del ejecutivo, como ya amenazó hace un mes, y a Bruno Gaiero de la mesa ejecutiva? Porque Peñarol, tras su comunicado, se quedó sin margen de maniobra.

Eduardo Ache, neutral de Nacional, y Gastón Tealdi, de Peñarol, integran el ejecutivo de Alonso

En una entrevista que brindó la semana pasada a Tirando Paredes en AM 1010, Decurnex manifestó que “el mundo del fútbol uruguayo es más político que técnico". Históricamente fue así, pero la evolución tecnológica, la llegada del VAR y la evolución del deporte hace que esas jugadas políticas queden vetustas, aunque los dirigentes siguen recurriendo a ellas como si aportaran soluciones mágicas.

Lo que sigue su proceso es esta historia con la batalla política que está librando Peñarol, que incluye un elemento más y que no es menor (que no estaba en 2019), la creación de la Liga Profesional, en la que los aurinegros quedaron expuestos tras la votación de agosto, en la que perdieron con Nacional, quedaron mal parados con la AUF y tuvieron que dar marcha atrás al otro día de votar porque eligieron una mala estrategia.

En las próximas semanas se conocerá si Peñarol termina de copiar en su totalidad la estrategia política de Nacional, que se estrelló contra un ejecutivo que se mantuvo firme en su conducción, o cambia.

¿Qué hizo Peñarol en 2019 y que hace Nacional en 2021?

Peñarol, bajo la presidencia de Jorge Barrera, en 2019 decidió mantenerse al margen del diferendo Nacional-AUF. No entró en el tema político que impulsaban los tricolores. Consultado sobre el tema y lo pasos que daría el club en ese momento, Barrera dijo a Referí: "El presidente de Peñarol solo habla de Peñarol".

En 2021, hasta el momento Nacional se mantuvo ajeno a la movida de Peñarol.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...