Fútbol > UN REPASO A 180 DÍAS DIFÍCILES

¡Qué semestre, Peñarol! Poco fútbol y muchas discusiones

El club tuvo una mitad del año conflictos con jugadores y complicaciones económicas; la noticia del seguro retorno de Urretaviscaya cambió el talante 

Tiempo de lectura: -'

07 de julio de 2020 a las 05:04

Con la enorme posibilidad del retorno de Jonathan Urretaviscaya al club luego que terminara su contrato el 30 de junio y que no pudiera jugar ni siquiera un partido oficial debido a que se rompió los ligamentos cruzados de su rodilla izquierda, como informó este lunes Referí, Peñarol tuvo una buena noticia dentro de los primeros seis meses del año que lo han tenido a los sobresaltos.

Desde enero a fines de junio, el club estuvo en los titulares por diferentes circunstancias políticas y deportivas, que marcaron un período preelectoral muy especial.

Enero y el problema con Acevedo

El plantel se reunió por primera vez el día 6 de ese mes para comenzar la pretemporada con Diego Forlán y comenzaron en el Estadio Campeón del Siglo, algo que nunca había sucedido.

Mientras llegaban futbolistas pedidos por el entrenador, el día 16, Peñarol se iba a Los Ángeles a continuar con su pretemporada y jugar dos amistosos, y en el aeropuerto se tuvo que dar vuelta Luis Acevedo, debido a que no tenía su nuevo contrato firmado. Lo bajaron del avión. Mientras sus compañeros permanecían en Estados Unidos, el delantero fue a entrenar a Las Acacias hasta que firmó su nuevo vínculo.

Desde ese país, el plantel volvió con el desgarro de isquiotibiales de Matías Britos, quien no pudo jugar por el Apertura y solo entró algunos minutos ante Wilstermann por la Copa Libertadores en el último encuentro antes de que se decretara el parate por la pandemia mundial del coronavirus.

Febrero: sin Urreta

En mismo día, el 8 de febrero, Peñarol tuvo una noticia buena y una muy mala. La primera de ellas fue que el futbolista con mayor proyección del club, Facundo Pellistri, firmó la postergación de su contrato hasta 2022, con una cláusula de rescisión de US$ 10.000.000. La peor noticia que recibió Peñarol en la cancha se dio en Maldonado en el último amistoso de pretemporada ante Deportivo. Esa misma noche se rompió los ligamentos cruzados de su rodilla derecha, Jonathan Urretaviscaya, la figura de este plantel, el primer futbolista que había pedido Forlán.

Una semana después se produjo el debut del Apertura ante Cerro ganando en la hora y jugando muy mal.

Allí se lesionó Fabricio Formiliano con luxación acromioclavicular en hombro izquierdo.

Marzo de poco fútbol y la expulsión de Forlán

El miércoles 3, el presidente Jorge Barrera por primera y única vez en todo su mandato de tres años y que culmina en diciembre, se presentó en el Colegio de Árbitros molesto por el arbitraje del partido ante Defensor Sporting por la segunda fecha del Apertura que fue la primera derrota de Forlán como técnico.

“No fuimos a pedir que nos beneficien. Sería un pésimo mensaje para la sociedad que favorezcan a los que gritan y se quejan, o al que quite la confianza. Peñarol no cree en eso. Fuimos a reclamar situaciones puntuales. Fuimos a ejercer nuestro derecho a marcar lo que nos parece no se ha hecho bien", dijo entonces el titular carbonero.

En esa misma jornada, Peñarol comenzaría con mal pie la Copa Libertadores: cayó 1-0 contra Athletico Paranaense de visita.

Cuatro días después y otra vez jugando mal, apenas empató con Danubio en el Estadio Campeón del Siglo. No fue una jornada más, ya que luego del encuentro sería expulsado Diego Forlán por un supuesto empujón al línea Martín Soppi, por lo que cuando vuelva el fútbol, en agosto, se perderá el clásico.

La primera alegría en la Copa se dio el 11 de marzo cuando se le ganó con lo justo 1-0 a Jorge Wilstermann como local.

Dos días después, se decretaría el primer caso de covid-19 en el Uruguay.

A la jornada siguiente, se decidió que no se entrenara más hasta nuevo aviso y el 23 se le dio 10 días de licencia al plantel a pedido de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF).

Dos días después, Peñarol cedió el Palacio Cr. Gastón Guelfi para las personas en situación de calle en plena pandemia.

Abril muy conflictivo

En una entrevista con Referí, el 1° de ese mes, el expresidente Juan Pedro Damiani, dijo que “la política le hizo mucho mal al club: Peñarol se ‘Nacionalizó’”.

El día 6, el plantel y el cuerpo técnico fueron enviados a seguro de paro. El 12, Peñarol le informó a los futbolistas que le pagaría un complemento al seguro de paro, pero con distintos topes. Procurando generar el menor impacto posible en jugadores y funcionarios, en el club entendieron que debían pagar complementos a todos con el tope máximo que establecieron los directivos de $ 280.000 (unos US$ 6.300 aproximadamente) y el mínimo de $ 129.000 (casi US$ 3.000).

Mientras tanto, el 22, el plantel emitió un comunicado diciendo que (los jugadores) no pretendían cobrar el 100% de su sueldo como había trascendido.

Entonces, el 23, explotó Walter Gargano contra los dirigentes en el programa Las Voces del Fútbol de AM1010. “Hay gente que quiere favorecerse diciendo ‘estamos haciendo las cosas perfectas para el club’, porque dentro de poco hay elecciones otra vez y van a intentar ser electos o reelectos otra vez para presidente o vicepresidente o estar dentro de lo que es el club porque a ellos les sirve. Hay gente que está ensuciando a jugadores, porque esos jugadores no es que crean problemas, sino que quieren lo mejor para Peñarol y hay gente de la dirigencia que no quiere lo mejor para Peñarol, quiere lo mejor para cada uno”.

Una jornada después, algunos directivos informaron que Forlán había renunciado a percibir su salario debido al problema económico-financiero del club debido al coronavirus. Sin embargo, al otro día, el propio técnico admitió a Referí que eso no era verdad y que nunca lo había planteado.

En el consejo directivo del 27 de ese mes, y debido a sus declaraciones, siete de los 11 directivos pidieron que Gargano no jugara más en el club.

Barrera pidió un cuarto intermedio y los dirigentes recién se volvieron a reunir 25 días después, lo que se entendió como que el presidente llevó “paz institucional y puso paños fríos, porque si nos hubiéramos reunido antes, se habría complicado mucho el tema de Gargano”.

Mayo de idas y vueltas

El 1° de mayo, Gargano pidió disculpas en una entrevista que le realizó en Instagram su representante, Pablo Boselli. “No quise ofender”, dijo.

En plena pandemia, los futbolistas rechazaron la propuesta de pago ofrecida por los directivos. Los jugadores respondieron que estaban de acuerdo con la fórmula de retribución ofrecida para saldar ciertas deudas pendientes, pero no en otros temas como el pago de los complementos en franjas.

Finalmente, luego de distintas conversaciones con el vicepresidente Rodolfo Catino, el domingo 24 se llegó a un acuerdo: cuando se retomara la actividad, percibirían un sueldo de $ 500.000 y la deuda que generen la cobrarán en seis cuotas en el primer semestre de 2021 

El día 28 de ese mes, en el consejo directivo se informó que tres empresarios eran dueños del 20% de la ficha de Facundo Pellistri.

La noticia tuvo tanta repecusión por la sorpresa que el 30, un sábado, Peñarol emitió un comunicado desmintiendo ese hecho. Pero hubo tres directivos que se negaron a firmarlo aduciendo que el mismo no se ajustaba a lo hablado en la sesión de directiva.

Junio, el Cebolla con sobrepeso y desgarrado 

De a poco, los futbolistas se aprontaban para el retorno a la actividad en conjunto. Dos grupos, el 9 y el 10, se hicieron los hisopados, dando todos negativos de covid-19. El 15 volvieron a Los Aromos a entrenar, el 18 volvió Xisco Jiménez desde España y el 19, Christian Bravo de Chile.

El pasado 25, se informó que Cristian Rodríguez volvió del parate por la pandemia con cinco kilos de más y con un desgarro, lo que cayó muy mal en los dirigentes, por lo que algunos pidieron que se le quitara el brazalete de capitán.

El futbolista habló al otro día en Sport 890 y dijo: “Invito a quien tiró la noticia a que venta a Los Aromos y que me pese”.

En tanto, el día 29 Referí informó que se votó construirle un monumento a Fernando Morena en el Estadio Campeón del Siglo con el artista visual, Fernando Foglino. Un reconocimiento al goleador más grande de la historia del club.

Una jornada después, se terminaron los contratos y se produjo la despedida de Guzmán Pereira y Gabriel Rojas. Más allá de que también se terminó el vínculo con Urretaviscaya, como se informó, las tratativas están muy avanzadas para que vuelva a firmar contrato con los aurinegros.

Además, este lunes 6, pero ya en julio, Diego Forlán en A Fondo de AM 1010, confirmó que siempre que pueda ser titular, el Cebolla Rodríguez seguirá siendo el capitán del equipo.

Luego de seis meses complicados desde todo punto de vista, Peñarol quiere empezar a tener buenas noticias y ya comenzó con la de Urretaviscaya. Ahora quiere seguir con ellas, pero dentro de la cancha.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...