16 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
10 de marzo 2024 - 5:00hs

Desde la noche en que Yamandú Orsi ganó su reelección a la Intendencia de Canelones y Carolina Cosse se impuso en la interna para tomar la posta de la Intendencia de Montevideo (IM), los suyos pasaron a ser los nombres más sonados de un golpeado Frente Amplio para levantar cabeza en 2024. 

Profesor de Historia uno e ingeniera electricista la otra, tuvieron cuatro años de gestión en los dos departamentos más poblados del país para consolidarse en el rol que ya algunos les confiaban desde setiembre del 2020.

Las luces y sombras de ambos en el gobierno dejan pistas para la campaña hacia junio. 

Guiños y fricciones con propios y ajenos

Los dos son continuadores de gestiones frentistas de hace décadas, pero Orsi lo es de una que protagonizó desde el origen como mano derecha de Marcos Carámbula, mientras que la de Cosse supuso un quiebre respecto a su antecesor (Daniel Martínez), con quien tuvo fricciones en la campaña

Orsi ha podido embanderarse con un crecimiento poblacional y en inversiones en Canelones que viene de lejos –y que tiene cierto consenso entre partidos– y, al haber ganado como candidato único por todo el FA, armó un gabinete con representantes de los principales sectores. Tan así que quien lo suplanta como intendente, Marcelo Metediera, es hombre del Partido Comunista, rival en las internas.  

En cambio, las apuestas en Montevideo han estado más personalizadas en Cosse. Comentarios como que Montevideo "está limpia como nunca antes", el anuncio con nuevos enfoques de políticas que ya venían de antes y la conformación de un gabinete con pocos cargos para quienes se habían alineado con sus dos contrincantes en las elecciones –Álvaro Villar y Martínez– causan resquemores en esas filas.  

En este plano se abre uno de los grandes aciertos de Orsi respecto a Cosse. El exintendente logró remontar un primer intento fallido de obtener un fideicomiso al negociar mano a mano votos en la oposición –primero con un edil blanco y luego con uno colorado– para tener la mayoría especial y contraer créditos de US$ 44 millones y US$ 20 millones

Aunque dirigentes del Partido Nacional cuestionan la baja ejecución a la fecha de esos fondos, la comuna canaria tiene dinero para inversiones millonarias en limpieza, caminería rural, nuevas calles, mejoramiento de barrios, alumbrado, y otras

Diego Battiste Archivo, Carolina Cosse y Yamandú Orsi

La contracara es que blancos y colorados acusan –en la que será una de sus principales reivindicaciones para las departamentales de 2025– que la Intendencia de Canelones es de las más endeudadas del país, con 11 fideicomisos desde que el FA está en el poder. Las autoridades responden que el riesgo de impago es nulo, que solo el 13% de sus ingresos está comprometido y que han bajado el endeudamiento desde que asumieron. 

Cosse intentó un camino similar al pedir mayoría especial en la Junta para aprobar un préstamo de US$ 70 millones del BID. Históricamente se usa para saneamiento, pero que en este caso buscaba destinar buena parte a llevar a otro nivel la limpieza de la ciudad, uno de los puntos más castigados en la opinión pública. 

El FA necesitaba de tres votos opositores para lograrlo, pero solo consiguió dos. Aún en ese punto clave la intendenta delegó las negociaciones en jerarcas de confianza. Su distancia con los ediles de la oposición le han valido acusaciones de ninguneo a la Junta Departamental y hasta un pedido de juicio político por no concurrir a un llamado a sala.

La intendencia terminó consiguiendo, tal como ha sido históricamente por unanimidad, el préstamo para saneamiento por ese mismo monto. 

El resultado es que esta administración no tuvo el dinero para grandes obras de las que sí pudo hacer gala Daniel Martínez, quien al comienzo de su período pactó con Edgardo Novick, el líder de la oposición, para sacar el Fondo Capital con el que entre otras cosas construyó el túnel de avenida Italia y mejoró importantes avenidas como Belloni, camino Cibils y San Martín. 

Inés Guimaraens Archivo. Tramo de Belloni hecho a nuevo con el Fondo Capital

"La inversión que se necesita para arreglar todas las calles en Montevideo es multimillonaria y para eso se necesita acceso a financiación que nos bloquean. (...) Que me la habiliten y con mucho gusto les arreglamos todas las calles", ilustró Cosse días atrás, por más que el deterioro de las calles es estructural y trasciende a su período

Su gestión ha acusado además que el gobierno de Luis Lacalle Pou dejó sin efecto un fondo metropolitano que iba a ser destinado para importantes obras viales.

Ejecutividad

Cosse sí salvó la necesidad de dinero para inversiones con un crédito por hasta US$ 50 millones a pagar en el período, con el que bastaron los votos del FA para aprobarlo y con el que por ejemplo financió las obras en Villa Dolores, la continuación de refacciones viales que quedaron pendientes, como Cochabamba y Batlle Berres, además de mejoras en sitios icónicos como el Rosedal. 

Un importante punto a favor de Cosse es que prometió y cumplió. Armó un gabinete paritario y su buque insignia en la campaña se ejecutó desde el primer año: un Plan de Apoyo Básico a la Ciudadanía (ABC) para compensar a los barrios más pobres por la crisis de la pandemia. 

Primero con US$ 28 millones en 2021 y US$ 17 millones el siguiente, hubo programas de empleo transitorio –en paralelo a los jornales solidarios–, mejoramiento de 30 barrios de la periferia, asistencia para viviendas en emergencia, dos nuevas comunas mujer, más horarios en policlínicas, entre otras promesas de campaña que se concretaron.

Camilo dos Santos Desembarco del Plan ABC en los barrios

Esa apuesta no está libre de cuestionamientos: el alcalde blanco del Municipio F, Juan Pedro López, acusa hoy el deterioro de las inversiones en tres barrios de su territorio.

En campaña podrá mostrar que dejó las cuentas ordenadas y que concretó inversiones con alta visibilidad, como la colocación de 70 mil nuevas luminarias –compradas por la administración Martínez–, obras viales en Ciudad Vieja y la polémica ciclovía en 18 de Julio. Con perfil más bajo, hizo visitas semanales junto a sus directores a los barrios más pobres para intervenir en red.

Festivales masivos en vísperas del año electoral, promesas de toboganes y mejoras sobre la rambla del Parque Rodó, la alta exposición de este trecho final tiene como contracara la no resolución de carencias de larga data: contenedores desbordados o con basura alrededor –Cosse ha responsabilizado a los hurgadores–, los problemas en el tránsito y el estado general de las calles y veredas

Fiel al estilo de Tabaré Vázquez en los '90, Cosse dedicó parte importante de la gestión a contraponer con el gobierno de Lacalle Pou: ofreció soluciones por la crisis del agua, acusó un "retiro del Estado" de los barrios y apostó por el ABC, tomó medidas de restricción de movilidad más duras que las del Poder Ejecutivo por la pandemia. 

La coalición la acusó por ello de buscar un "gobierno paralelo". 

Las tensiones

También en Canelones el FA militó festivales masivos en vísperas de la campaña.

Un punto reprochado a menudo a Orsi, tanto en la izquierda como en la coalición, son las designaciones directas, incluidos dirigentes blancos y colorados que se incorporan a su campaña. A mediados del año pasado ascendían a 274 los nombramientos directos y otros 60 cargos de confianza, según información pública en poder del blanco Javier Radiccioni. Es menos, sin embargo, que muchas intendencias del interior. 

Foto: Leonardo Carreño. Pintada de Orsi y Daniel Martínez

Y por cada acierto, una contracara.

Canelones es el departamento que más residuos domiciliarios logra recuperar –seis veces por encima del promedio nacional– y con miras a que 150 mil hogares tengan puertas adentro sus propios contenedores para hacerlo. Eso lleva no obstante a las dificultades para reponer contenedores o acceder a ellos fuera de cronograma. 

El despliegue celebrado por el Ministerio de Ambiente también encarece el costo de gestión de basura respecto a otras intendencias. La comuna anunció por eso en 2022 un aumento de la tasa de servicios que terminó limitando ante la suba desproporcionada de algunas tarifas. De cara a la campaña, el Partido Nacional también buscará hacer mella con el valor de la contribución, según supo El Observador

La Ciudad de la Costa y los barrios cambian de cara con millones de dólares invertidos, pero los pozos y las calles malas siguen estando. 

Con el boom inmobiliario abonado por la comuna, las maniobras fraudulentas con terrenos, ocupaciones en balnearios e impago de tributos han ocasionado más de un dolor de cabeza a la intendencia.

El caso más sonado fue el convenio que tuvieron que firmar con el senador comunista Óscar Andrade para que salde su deuda por su casa en San Luis. 

Los números

Si bien la IM no publica las encuestas del Monitor de Opinión Pública desde junio de 2023, el último registro le indicaba un nivel de aprobación de la gestión de la intendenta de un 48%. El promedio anual, sin embargo, venía en caída. Era de 43% hasta ese mes de 2023, pero había sido de 48% en 2022 y 49% en 2021. 
Los números le sonríen a Orsi en ese plano: siete de cada diez residentes en Canelones aprueban su gestión y solo un quinto la desaprueba, según el último estudio contratado a Cifra en noviembre. La aprobación cae en el Santoral, donde hay primacía de municipios blancos. 
Temas:

Yamandú Orsi Carolina Cosse Frente Amplio Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar