Polideportivo > CAMPAÑAS

Una hazaña bien uruguaya: Fabini y Meerhof campeones del mundo de snipe en 1989

Ricardo Fabini con Harold Meerhof conquistaron el mundo con edad junior y solo tres meses previos navegando juntos

Tiempo de lectura: -'

20 de mayo de 2020 a las 05:00

Agosto de 1989. Ricardo Fabini, de 21 años, está en Buenos Aires entrenando a la selección de optimist. Un par de meses antes había ganado el selectivo para ir al Mundial de snipe de Saga, Japón.

Pero la plata para costear el viaje no aparecía. Hasta que el teléfono sonó. Y al final, como siempre, se pudo financiar el traslado hacia el otro lado del mundo. El Ministerio de Turismo que conducía entonces José Villar, asumió los gastos.

Fabini, que ya se había hecho la idea de no participar, se embarcó de apuro desde Buenos Aires y armó las valijas rumbo a oriente con ropa mojada y todo. Harold Meerhof, de 18 años, fue su tripulante. Pero no llevaban más de tres meses navegando juntos.

La pareja se armó de apuro ya que Fabini corría con Marcelo Alsola pero en el Sudamericano de Montevideo, en marzo de 1989, su tripulante se fue a bailar la noche anterior a la última jornada y después no pudo responder físicamente.

Fabini decidió, en consecuencia, el cambio. Trasladar el barco les fue imposible. Por esa razón debieron usar uno provisto por la organización. Cuando llegaron vieron con ojos de asombro cómo los demás competidores (52 representando a 20 países) llegaban con sus propias embarcaciones. El pasaje que les consiguieron los dejó en Japón 12 días antes del comienzo del torneo que se realizó en la segunda mitad de agosto.

“Eso fue decisivo porque nosotros entrenamos mucho y nos adaptamos a las condiciones del lugar”, recordó Fabini a El Observador. Las mismas –vientos calmos– favorecían a la tripulación uruguaya que era bastante liviana.

El torneo

Aprovechando esas circunstancias, los uruguayos ganaron la primera regata, “por destrozo”, como reveló Fabini.

El brasileño Torben Grael, por entonces campeón mundial en Porto 1983 y La Rochelle 1987, y plata en los Juegos Olímpicos de Los Angeles 1984 en clase soling, se transformó en su principal adversario. Grael fue con el tiempo skipper del Ericsson 4, ganador de la Volvo Ocean Race en 2009. Además estaba el argentino Guillermo Parada (cuarto) quien fue por entonces campeón de la Copa del Rey.

En la segunda jornada el binomio celeste fue quinto y los brasileños les dieron alcance en la punta. Tras la tercera regata Grael pasó adelante. “Había pasado un tifón y las condiciones se habían modificado a un viento mayor”, dijo Fabini.

El curso regular de los celestes casi no se modificó. Lograron cuatro quintos puestos, un cuarto y llegaron primeros en la general a la última regata. Había que marcar a los brasileños y así lo hicieron. Fueron octavos y sus rivales décimos. Ambos descartaron esa regata. Uruguay era así... ¡Campeón del mundo!

Un hecho inédito en la náutica nacional y uno de los pocos e ilustres casos en el deporte uruguayo. “El valor histórico que tuvo ese logro fue impresionante, dijo el timonel. 

"Por la forma en que lo logramos, por la calidad de los rivales, por nuestra edad, porque estábamos solos al otro lado del mundo, sin idioma ni entrenador y porque después se generó una especie de revolución del snipe en Uruguay, donde surgieron los Diego Steffani, los Santi Silveira, los Pablo Defazio y las hermanas Foglia”, concluyó Fabini.

Fue además la primera vez en la historia de un torneo que se disputa desde 1934, que el campeón no utilizó embarcación propia. Por aquel entonces, se calculaban 40 mil snipes compitiendo en todo el mundo.

En resumen: una hazaña de dos botijas uruguayos. Que viajaron de apuro, que fueron sin barco, que aceptaron quedarse en una escuela que en esa época del año estaba vacía y donde las demás delegaciones no querían quedarse porque había cucarachas. Que hacían 20 kilómetros diarios en bicicleta para ir a comer al único lugar donde encontraron comida occidental. Y que a la hora de competir destronaron a Torben Grael. Y conquistaron el mundo. 

La largada

En la primera regata, la largada de los uruguayos fue muy buena y la ganaron por una diferencia considerable. Después fueron muy regulares (cuatro veces quintos y una cuartos) para totalizar 24,75 puntos.

Frases de Harold Meerhof

"Cuando llegamos a Japón nos sorprendimos, había que ver los barcos de los japoneses. No les faltaba nada. Ahí nos miramos y... nos conformábamos con entrar décimos".

"Pasamos mal los primeros días. Nos costó mucho adaptarnos a la hora. Con decir que hubo veces que nos levantábamos a las 3 de la mañana y a las 7 ya estábamos en el bote".

"En las regatas preparatorias íbamos primeros, pero abandonamos porque ganar la regata preparatoria es mala suerte. La primera regata fue televisada para todo Japón y logramos el primer puesto con vientos escasos. Ellos quedaron sorprendidos porque el segundo quedó a 3’30’’".

(estas declaraciones fueron realizadas a El Diario)
 

* Este artículo formó parte de la serie "Campañas" que semanalmente, entre el 27 de marzo de 2006 y 1° de marzo 2010, publicó El Observador en su edición impresa y que en estos tiempos de encierro permitirán recordar las mejores actuaciones de equipos e individuales en todos los deportes en Uruguay

Repasá más notas de Campañas: 

- Liverpool 1974, un negriazul lleno de magia haga click aquí

- Uruguay 1999, la historia de la sub 20 que terminó cuarta en el Mundial de Nigeria haga click aquí

- Uruguay 1992: cuando la maldición de los JJOO no daba tregua al fútbol celeste haga click aquí

- Peñarol 1952-1957, el tercer quinquenio de los aurinegros haga click aquí

- Nacional campeón de la Recopa Sudamericana e Interamericana haga click aquí.

- El récord de 36 goles de Fernando Morena en 1978, haga click aquí

- Una época que emociona a Nacional: el quinquenio y la máxima goleada clásica, haga click aquí

- Peñarol y el mayor récord de partidos invicto por el Campeonato Uruguayo, haga click aquí

- El récord del Flaco García que duró 70 años, hasta que lo rompió Munúa, haga click aquí

- Peñarol campeón de América en 1987, haga click aquí

- Bella Vista campeón del Uruguayo de 1990, haga click aquí

- Defensor de 1960, la primera estrella violeta y estrenó los revolcones a los grandes, haga click aquí

- La historia de la Libertadores 1970, cuando Peñarol llegó a la final a pesar de los dopajes positivos, haga click aquí 

- Peñarol ganó el campeonato Uruguayo 1959 tras un clásico para el infarto, haga click aquí

- Floreal García, el boxeador tupamaro, haga click aquí

- Copa América de 1935, cuando nació la garra charrúa, haga click aquí

- Aguada campeón Federal 1974, el equipo que rompió todos los pronósticos, haga click aquí

- Goes campeón Federal en 1947, el título que llegó con el empuje de un barrio, haga click aquí

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...