Básquetbol > CAMPAÑAS

Uruguay 1982: los pibes de oro en acción que se llevaron el Sudamericano

En 50 años y muchos intentos, los únicos que lograron el título, fueron los dirigidos por Víctor Hugo Berardi; Luis Eduardo Pierri fue la figura del equipo y Julio Pereyra y Jesús Trindade, los socios de lujo del capitán

Tiempo de lectura: -'

08 de junio de 2020 a las 05:04

Uruguay había intentado superar en siete ocasiones el tercer puesto en los Sudamericanos juveniles, la única actividad previa a la selección mayor que existió hasta la década de 1980. De local o de visitante, en 1955, 1972, 1973, 1975, 1977, 1979 y 1981, culminó detrás de Argentina y Brasil, que se alternaron en los títulos. El golpe más duro había sido el de Montevideo 1979, cuando, con Tato López, Fefo Ruiz y un Marcelo Peinado –de 16 años– que surgía como la gran promesa del básquetbol, los celestes no llegaron al primer lugar del podio y mantuvieron la poco deseada regularidad de la medalla de bronce. Por tanto, el Sudamericano de Montevideo 1982 marcó un mojón en la historia juvenil del básquetbol uruguayo, porque fue el primer y el único título de los celestes en más de 50 años en esa categoría.

El plantel fue dirigido por Víctor Hugo Berardi –asistente técnico de Ramón Etchamendi en la mayor–, que comenzaba a mostrar su hilacha ganadora, y tenía en el plantel a varias figuras: el base Camilo Acosta, Gustavo Trindade, Julio Pereyra y Luis Eduardo Pierri. Ellos formaron la columna vertebral de un equipo que ganó invicto el torneo y que alternó a los 12 integrantes del grupo en las frías noches de mayo de ese año en el Cilindro Municipal.

La estrella era Pierri, jugador de Bohemios, de 19 años, que a esa altura de su carrera ya se había consagrado campeón Sudamericano de mayores con Uruguay en 1981 y campeón Federal y de la Liguilla con los albimarrones. Sobre el pívot de dos metros giró el básquetbol de los celestes, que tenía en el perímetro dos bombarderos tremendos: el sanducero Julio Pereyra y el mercedario Trindade, que promediaron 22,7 y 18,3 puntos, respectivamente, por partido. Pierri logró una media de 25,6.

Los celestes debutaron el 8 de mayo con victoria ante Paraguay y posteriormente hilvanaron éxitos ante Perú, Chile y Venezuela –que tenía a Gabriel Estaba y Víctor David Díaz–, antes de entrar a jugar el torneo en serio en las dos últimas fechas, frente a Argentina y Brasil. El 14 de mayo los celestes vencieron por un punto a Brasil, 60-59, en un apasionante partido en el que fue determinante el trabajo de Pierri en la zona pintada. Ese fue el impulso que necesitaba Uruguay para acercarse a la corona, porque en la última jornada los celestes golearon a Argentina 105- 77. Los albicelestes tenían a Campana y Uranga en el plantel que culminó vicecampeón.

Desde entonces, los combinados juveniles celestes desfilaron por todas las canchas y en diferentes categorías (sub 17, sub 19 y sub 23) de Sudamérica en procura de la gloria. En el Sudamericano sub 17 de 2004, en Catamarca, Uruguay fue vicecampeón tras perder la final ante Argentina por un punto. Eso fue lo más cerca que estuvo un equipo uruguayo de igualar la hazaña de 1982

 

LA OPINIÓN DE VÍCTOR HUGO BERARDI (*)

Hoy de tarde (16 de junio de 1982) en la concentración veía la tranquilidad con que estaban todos los jugadores y realmente era admirable. Porque era una tranquilidad que provenía de que se había puesto todo. Que nada había quedado en el tintero. Que no se había escatimado el esfuerzo en ningún rubro. Estos pibes demostraron en todo momento una entereza digna del mejor elogio. No podía dudar del éxito.

* Entrenador de Uruguay, en El Diario el 17 de junio de 1982, el día después de la conquista del título del Sudamericano

LA FIGURA

La prensa uruguaya y la FUBB eligieron a Luis Eduardo Pierri como el mejor jugador del torneo. Para la prensa extranjera la distinción fue para el argentino Campana.

GOLEADORES

El máximo anotador del torneo fue el paraguayo Hugo González con 239, segundo Luis Eduardo Pierri con 179, tercero Julio Pereyra con 159. Gustavo Trindade con 110, culminó sexto.

TECNOLOGÍA

Uruguay fue sede del Sudamericano Juvenil de 1979. Ese torneo, recordado porque Tato López y Fefo Ruiz fueron las figuras de la selección que culminó tercera en el Cilindro –detrás de Brasil y Argentina–, quedó en la historia porque se inauguró el primer tablero electrónico en el principal escenario de básquetbol, lo que fue recibido como toda una novedad y los diarios aprovecharon para presentarlo en sociedad. Fue fabricado por artesanos uruguayos. El mismo se mantenía en 1982.

Este artículo formó parte de la serie "Campañas" que semanalmente, entre el 27 de marzo de 2006 y 1° de marzo 2010, publicó El Observador en su edición impresa y que en estos tiempos de encierro permitirán recordar las mejores actuaciones de equipos e individuales en todos los deportes en Uruguay

Repasá más notas de Campañas: 

Liverpool 1974, un negriazul lleno de magia

Uruguay 1999, la historia de la sub 20 que terminó cuarta en el Mundial de Nigeria

Uruguay 1992: cuando la maldición de los JJOO no daba tregua al fútbol celeste

Peñarol 1952-1957, el tercer quinquenio de los aurinegros

Nacional campeón de la Recopa Sudamericana e Interamericana

El récord de 36 goles de Fernando Morena en 1978

Una época que emociona a Nacional: el quinquenio y la máxima goleada clásica

Peñarol y el mayor récord de partidos invicto por el Campeonato Uruguayo

El récord del Flaco García que duró 70 años, hasta que lo rompió Munúa

Peñarol campeón de América en 1987

Bella Vista campeón del Uruguayo de 1990

Defensor de 1960, la primera estrella violeta y estrenó los revolcones a los grandes

La historia de la Libertadores 1970, cuando Peñarol llegó a la final a pesar de los dopajes positivos

Peñarol ganó el campeonato Uruguayo 1959 tras un clásico para el infarto

Floreal García, el boxeador tupamaro

Copa América de 1935, cuando nació la garra charrúa

Aguada campeón Federal 1974, el equipo que rompió todos los pronósticos

Goes campeón Federal en 1947, el título que llegó con el empuje de un barrio

Una hazaña bien uruguaya: Fabini y Meerhof campeones del mundo de snipe en 1989

Irlanda conoció la garra charrúa con los Teritos en 2001

Cuando Wanderers pasó de la B a la Copa Libertadores

La historia se lo imponía, y Nacional arrasó en el Campeonato Uruguayo de 1998

La primavera de Marcelo Filippini en 1997: el año soñado del tenista celeste

- La inolvidable Liguilla donde nació el Peñarol campeón de América 1987

- La noche que Peñarol enmudeció a Estudiantes de La Plata en la Supercopa de 1969

Old Boys 1975, el grito del león que quedó en la historia del rugby uruguayo

- Cuando Uruguay clasificó a Italia 1990 de la mano de Ruben Sosa

- Primera Vuelta Ciclista del Uruguay: cuando no solo era pedalear

- Uruguay campeón sudamericano de 1995: cuando reinar en América era algo habitual

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...