Fútbol > CAMPAÑAS

Uruguay 1993: repatriados, esa mala palabra que marcó una época gris del fútbol uruguayo

La lucha feroz entre el técnico Luis Cubilla y los futbolistas que Casal había llevado a Italia, minó la suerte de los celestes que quedaron eliminados del Mundial de Estados Unidos 1994

Tiempo de lectura: -'

15 de junio de 2020 a las 05:04

Repatriado significa “devuelto a la patria”. En Uruguay, es una palabra que se utilizaba habitualmente en el fútbol para denominar a los futbolistas que actuaban en clubes del exterior y que eran llamados para defender a la selección, pero que desapareció entrada la década de 1990 en medio de una batalla feroz que involucró, por un lado a los más importantes jugadores de la época (Enzo Francescoli, Ruben Sosa, Carlos Aguilera, Daniel Fonseca), al representante de ellos (Francisco Casal) y a los periodistas aliados a ese grupo, y por el otro, al técnico Luis Cubilla, a los dirigentes de la AUF y a los periodistas aliados de ellos. En el medio, la gloriosa camiseta celeste perdió una vez más y, como un jirón de su grandeza, apenas concurrió al Mundial de Estados Unidos Obdulio Varela, invitado por la FIFA.

El momento que hoy nos ocupa es el último tramo de esa interna fratricida, las Eliminatorias de 1993. Pero para entender el desenlace, es bueno remontarse al 30 de octubre de 1990, cuando Cubilla –aún no era el técnico del seleccionado– declaró en Últimas Noticias: “Yo no puedo convocar a un jugador que gana US$ 20 mil por mes, que tiene las mejores ropas, el mejor auto y que viene para hacerles creer a sus compañeros que es bueno, pero en realidad les hace daño porque les dice: ‘Si no nos pagan US$ 1.000, no vamos a jugar con la celeste, porque en el fútbol se gana mucha plata y eso hay que explotarlo’. Eso es mentira, le está haciendo daño al tipo que vive acá adentro. Ese no es buena persona. Como él está bien, es fácil parar, hacer huelga, enfrentamientos y cosas... Entonces a mí me dicen repatriados y yo digo futbolistas uruguayos que quieran estar con la celeste”.

El 13 de marzo de 1991 asumió Hugo Batalla como presidente de la AUF y con él Cubilla llegó a la selección. Y aquellas declaraciones fueron desenterradas por los periodistas cofrades de Casal y sus jugadores. Fue la mecha que finalmente explotó la bomba.

Uruguay participó en la Copa América de 1991 sin jugadores del exterior. Luego hubo reuniones que intentaron inútilmente el acercamiento entre las partes. Cubilla citó a los fenómenos para un amistoso contra México, pero no aceptaron. En junio de 1992, en la sede de la Mutual, Francescoli leyó 12 carillas de un escrito que condenaba a Cubilla. Y hay quienes creen que la huelga de futbolistas de fines de 1992 fue para desestabilizar el gobierno de Batalla y con él hundir a Cubilla.

Llegó la Copa América de 1993 y el técnico convocó entre los 22 futbolistas a José Herrera, Enzo Francescoli (ambos de Cágliari) y a Ruben Sosa (Inter), pero no concurrieron y aceptaron participar de las Eliminatorias, donde Uruguay integraba la serie B, junto a Brasil, Ecuador, Venezuela y Bolivia. Los dos primeros iban al Mundial.

La misión Estados Unidos 1994 comenzó el 25 de julio de 1993 con un triunfo apretado frente a Venezuela en San Cristóbal. Siguió con un empate sin goles en el Centenario ante Ecuador. Fonseca y Sosa, que habían llegado de prolongados períodos de licencia, fueron una sombra.

El siguiente mazazo sucedió en la altura de La Paz. Bolivia ganó 3- 1 y el hilo que sostenía a Cubilla se desgastaba cada vez más. El ambiente del plantel era tóxico y el técnico había dejado de hablar con la prensa. Así, llegó Brasil al Centenario y el empate 1-1 acabó con el entrenador. La sensación de que los repatriados le hicieron la cama, fue la que sobrevoló durante años. Si es cierto, también se la hicieron a la selección.

Como sucesor de Cubilla asumió Ildo Maneiro, entonces DT de Danubio. La misión no era fácil. Uruguay ocupaba la tercera ubicación, a cuatro puntos de Brasil y dos de Bolivia. En esa época el ganador sumaba dos unidades. Con 10 días de trabajo, a Maneiro le alcanzó para armar un equipo que goleó a Venezuela en el Centenario. Después venció a Ecuador en Guayaquil. En la penúltima fecha derrotó a los bolivianos y Brasil tuvo libre, entonces los tres equipos quedaron arriba con 10 puntos. Para conseguir el milagro, la celeste necesitaba otro Maracanazo.

Pero el que mal anda, mal acaba, dice el refrán. El 19 de setiembre de 1993 los celestes no pasaron la mitad de la cancha en el Maracaná y los dos goles de Romario terminaron con el mito. Y también con esa mala palabra.

LA RENUNCIA

Luego del partido con Brasil, Marcelo Saralegui renunció a la selección porque se sintió desplazado, después de haber sido una de las figuras de Uruguay en la Copa América de 1993.

MONTERO NO QUISO VENIR

Después del partido con Venezuela, Maneiro convocó a Paolo Montero, de Atalanta, para sustituir a Carlos Soca, quien se desgarró durante ese encuentro. Montero comunicó que no quería jugar de lateral izquierdo y el técnico convocó a José Batista, de Deportivo Español.

Este artículo formó parte de la serie "Campañas" que semanalmente, entre el 27 de marzo de 2006 y 1° de marzo 2010, publicó El Observador en su edición impresa y que en estos tiempos de encierro permitirán recordar las mejores actuaciones de equipos e individuales en todos los deportes en Uruguay

Repasá más notas de Campañas: 

Liverpool 1974, un negriazul lleno de magia

Uruguay 1999, la historia de la sub 20 que terminó cuarta en el Mundial de Nigeria

Uruguay 1992: cuando la maldición de los JJOO no daba tregua al fútbol celeste

Peñarol 1952-1957, el tercer quinquenio de los aurinegros

Nacional campeón de la Recopa Sudamericana e Interamericana

El récord de 36 goles de Fernando Morena en 1978

Una época que emociona a Nacional: el quinquenio y la máxima goleada clásica

Peñarol y el mayor récord de partidos invicto por el Campeonato Uruguayo

El récord del Flaco García que duró 70 años, hasta que lo rompió Munúa

Peñarol campeón de América en 1987

Bella Vista campeón del Uruguayo de 1990

Defensor de 1960, la primera estrella violeta y estrenó los revolcones a los grandes

La historia de la Libertadores 1970, cuando Peñarol llegó a la final a pesar de los dopajes positivos

Peñarol ganó el campeonato Uruguayo 1959 tras un clásico para el infarto

Floreal García, el boxeador tupamaro

Copa América de 1935, cuando nació la garra charrúa

Aguada campeón Federal 1974, el equipo que rompió todos los pronósticos

Goes campeón Federal en 1947, el título que llegó con el empuje de un barrio

Una hazaña bien uruguaya: Fabini y Meerhof campeones del mundo de snipe en 1989

Irlanda conoció la garra charrúa con los Teritos en 2001

Cuando Wanderers pasó de la B a la Copa Libertadores

La historia se lo imponía, y Nacional arrasó en el Campeonato Uruguayo de 1998

La primavera de Marcelo Filippini en 1997: el año soñado del tenista celeste

- La inolvidable Liguilla donde nació el Peñarol campeón de América 1987

- La noche que Peñarol enmudeció a Estudiantes de La Plata en la Supercopa de 1969

Old Boys 1975, el grito del león que quedó en la historia del rugby uruguayo

- Cuando Uruguay clasificó a Italia 1990 de la mano de Ruben Sosa

- Primera Vuelta Ciclista del Uruguay: cuando no solo era pedalear

- Uruguay campeón sudamericano de 1995: cuando reinar en América era algo habitual

- Uruguay 1982: los pibes de oro en acción que se llevaron el Sudamericano

- El día que Margarita Grun demostró a los 31 años que podía mejorar su velocidad

- La era dorada de Peñarol en básquetbol: campeón Federal 1982 en conquista memorable

- Cordón 1992: el año que pasó la aplanadora

- Los Cuervos 1959-60: los carasucias del rugby

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...