Rugby > CAMPAÑAS

Los Cuervos 1959-60: los carasucias del rugby

Un grupo de chiquilines formó un equipo de amigos y a los dos años terminó campeón; los jugadores teñían sus viejas camisetas de negro porque no tenían dinero para comprar nuevas

Tiempo de lectura: -'

14 de junio de 2020 a las 10:00

Tiempos en los que rugby significaba un grupo de amigos con una pelota como excusa. Prácticas cortas y terceros tiempos eternos, en los que los rivales se olvidaban de ser tales y volvían a ser amigos como durante toda la semana. Chiquilines sin apoyo de grandes instituciones, que pese a que en muchos casos venían de familias con buen pasar, debían rascar cada peso para poder cubrir los costos y competir.

De esa época es el primer y hasta el momento único título de Los Cuervos, en el año 1960, cuando el rugby recién empezaba a despuntar en Uruguay. Fue un impulso de juveniles, que un buen día se cansaron de jugar enfrentados y armaron su club de amigos. Y apenas en el segundo año, los negros del club de golf se consagraban como el mejor equipo de rugby local.

El arranque no fue fácil, porque debían conseguir una institución que los respaldara. “La idea era entrenar en la barraca de lana de los Puig, jugadores del club. Muchos éramos socios del Golf, entonces Eduardo Crispo Ayala, que era el presidente, nos quería convencer de ir al club, que necesitaba socios jóvenes. Nosotros no queríamos porque teníamos miedo que nos absorbieran, pero fue una buena idea. Claro que los golfistas insultaban como locos cuando veían a los del rugby entrar al vestuario, gritando y llenos de barro. Yo, que después jugué un tiempo al golf, lo veo ahora y creo que haría lo mismo”, recuerda con una sonrisa José Luis Shaw, octavo de aquel equipo.

Además, sin dinero para comprar camisetas, el negro era lo más simple (ver columna). “Alberto Brause decía mucho tiempo después que los All Blacks nos imitaron a nosotros”, asegura Shaw. Y con el negro de la camiseta, surgió el nombre lógico de Los Cuervos.

El inicio

 El primer partido fue ante Colonia Rugby, compuesto por obreros de la fábrica de Sudamtex. “Fue en Colonia, bajo lluvia, contra un cuadro pesado que en una cancha mojada nos sacaba diferencia, porque nosotros éramos muy livianitos. Era gente buenísima, y viajar a jugar era toda una experiencia. Después nos llevaban por los boliches”, asegura el capitán Alberto Brause, que luego fuera varios años senador colorado. Por su parte, Shaw agrega: “eran viajes lindísimos. Colonia era un equipo muy duro de enfrentar, con jugadores muy ásperos, pero muy nobles. Nuestra primera victoria contra ellos fue en un Preparación, y para nosotros fue una hazaña”.

Así comenzó la aventura, y aunque el plantel contaba casi con una selección uruguaya, la falta de rodaje los dejó en la mitad de la tabla. “Muchos veníamos del fútbol, y en el primer año no jugamos en primera porque recién aprendíamos”, recuerda Shaw, que en el segundo año se ganó su lugar de titular como octavo. “Era otro rugby. Se hacían muchos penales, porque muchos jugadores recién aprendían a jugar, entonces se metía mucha mano en los rucks. Lo enfocábamos para divertirnos, y se reflejaba en que hacíamos un juego muy divertido”, agrega el capitán.

Campeones

Pero el segundo año todo cambió. Desde un juego de camisetas propias, hasta la seriedad con la que se tomaron el campeonato, con el objetivo de ser campeones. La calidad de jugadores como el “Papa” Stewart, Álvaro Soto o el propio Brause empezó a hacerse sentir para lograr el título. “Éramos muy buenos en el juego de mano, jugábamos un rugby divertido. Claro, teníamos físicos que en el rugby moderno no podrían jugar. La práctica era dos horitas y después ir a tomar algo. Después alguno salía el viernes se acostaba a las 6 de la mañana, y el sábado estaba jugando. A Álvaro Soto lo tenía que ir a despertar yo, hacerle el bolso y llevarlo, y ya en la cancha tirarle agua para que se despertara. Y después era el mejor de la cancha. Pero no le gustaba marcar, entonces de repente venía un rival y me decía, ‘te lo dejo a vos, porque estoy un poco cansadito”, rememora Brause.

Hicieron un gran campeonato, con victorias ante Old Boys, Carrasco Polo, La Cachila y Colonia, hasta la última fecha, cuando un empate contra Trouville bajo un diluvio terminó asegurándole la copa. “Recuerdo que el campeonato se paró tres semanas y nosotros ya éramos virtualmente campeones. Nos dejamos estar un poquito, y Trouville nos empató. De todos modos nuestro objetivo principal no era ser campeones invictos”, asegura José Luis Shaw, uno de los tantos integrantes del equipo que nunca hubiese imaginado que aquel título, que festejaron en el subsuelo del club, terminaría siendo 50 años después una página de gloria en el libro de historia de Los Cuervos.

 

LA OPINIÓN DE ALBERTO BRAUSE (*)

"Ni lo soñábamos" 

Nacimos como un equipo de amigos. Todos jugábamos en diferentes equipos y decidimos juntarnos. Éramos casi una selección, había jugadores excelentes que venían de todos los clubes. Para hacer las camisetas no teníamos un peso, entonces teñimos las que tenía cada uno en sus clubes. Con los de Trouville no pasaba nada porque teñía fácil, pero los que veníamos de Old Boys y de Carrasco Polo se mantenían las rayas, y al rato se empezaban a ver las camisetas viejas. Ese primer campeonato fue el acicate para que en el segundo nos organizáramos mejor y peleáramos el título. La verdad que cuando arrancamos ni soñábamos que el equipo se mantuviera 50 años, y mucho menos que nuestro título fuese tan importante.

*(Primer capitán de Los Cuervos)

 

DESTAQUE

Uno de los grandes impulsores de que los Cuervos se integraran al Club de Golf del Uruguay fue Eduardo Crispo Ayala, por entonces presidente, que venció la resistencias de varios socios que no querían nuevos deportes en el club.

EL PLANTEL

Algunos integrantes: “Papa” Stewart, Álvaro Soto, Gabriel Puig, Daniel Puig, “Pelada” Gutiérrez, Pedro Heguy, Carlos Deus, Carlos Danielle, Pérez Gentile, Peter Stanham, Alberto Brause, Jorge Paul, Dupont, Carlos “Maño” Cardoso, Delbene, Quique Escardó, Álvaro Canessa, José Luis Shaw.

 

Este artículo formó parte de la serie "Campañas" que semanalmente, entre el 27 de marzo de 2006 y 1° de marzo 2010, publicó El Observador en su edición impresa y que en estos tiempos de encierro permitirán recordar las mejores actuaciones de equipos e individuales en todos los deportes en Uruguay

Repasá más notas de Campañas: 

Liverpool 1974, un negriazul lleno de magia

Uruguay 1999, la historia de la sub 20 que terminó cuarta en el Mundial de Nigeria

Uruguay 1992: cuando la maldición de los JJOO no daba tregua al fútbol celeste

Peñarol 1952-1957, el tercer quinquenio de los aurinegros

Nacional campeón de la Recopa Sudamericana e Interamericana

El récord de 36 goles de Fernando Morena en 1978

Una época que emociona a Nacional: el quinquenio y la máxima goleada clásica

Peñarol y el mayor récord de partidos invicto por el Campeonato Uruguayo

El récord del Flaco García que duró 70 años, hasta que lo rompió Munúa

Peñarol campeón de América en 1987

Bella Vista campeón del Uruguayo de 1990

Defensor de 1960, la primera estrella violeta y estrenó los revolcones a los grandes

La historia de la Libertadores 1970, cuando Peñarol llegó a la final a pesar de los dopajes positivos

Peñarol ganó el campeonato Uruguayo 1959 tras un clásico para el infarto

Floreal García, el boxeador tupamaro

Copa América de 1935, cuando nació la garra charrúa

Aguada campeón Federal 1974, el equipo que rompió todos los pronósticos

Goes campeón Federal en 1947, el título que llegó con el empuje de un barrio

Una hazaña bien uruguaya: Fabini y Meerhof campeones del mundo de snipe en 1989

Irlanda conoció la garra charrúa con los Teritos en 2001

Cuando Wanderers pasó de la B a la Copa Libertadores

La historia se lo imponía, y Nacional arrasó en el Campeonato Uruguayo de 1998

La primavera de Marcelo Filippini en 1997: el año soñado del tenista celeste

- La inolvidable Liguilla donde nació el Peñarol campeón de América 1987

- La noche que Peñarol enmudeció a Estudiantes de La Plata en la Supercopa de 1969

Old Boys 1975, el grito del león que quedó en la historia del rugby uruguayo

- Cuando Uruguay clasificó a Italia 1990 de la mano de Ruben Sosa

- Primera Vuelta Ciclista del Uruguay: cuando no solo era pedalear

- Uruguay campeón sudamericano de 1995: cuando reinar en América era algo habitual

- Uruguay 1982: los pibes de oro en acción que se llevaron el Sudamericano

- El día que Margarita Grun demostró a los 31 años que podía mejorar su velocidad

- La era dorada de Peñarol en básquetbol: campeón Federal 1982 en conquista memorable

- Cordón 1992: el año que pasó la aplanadora

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...