Fútbol > CAMPAÑAS

El Mundial sub 20 de Malasia 1997: un sueño en medio del desierto

En medio de un fútbol en crisis, los juveniles de Víctor Púa obtuvieron el segundo lugar en aquella Copa del Mundo en la que cayeron en la final contra Argentina 2-1

Tiempo de lectura: -'

12 de julio de 2020 a las 05:02

Si por milagro se entiende un hecho inesperado que modifica todo lo existente hasta ese momento, lo de aquel equipo calzó perfecto en el término. Era el año 1997, un tiempo en que la selección mayor iba a la Copa América y se volvía en primera fase, luego de compartir el grupo con Perú, Bolivia y Venezuela.

Y mientras los neutrales salían desesperados a buscar un nuevo técnico, mientras Francia 1998 era una quimera y el sentimiento de desolación invadía el fútbol uruguayo, el trabajo meditado y paciente de Víctor Púa y sus juveniles empezaba a rendir frutos.

Por eso, el triunfo de la sub 20 en el debut sorprendió, a tal punto que no hay fotos de las agencias internacionales de aquella victoria. Fue un 3-0 categórico ante Bélgica, el favorito del grupo, que permitió ratificar que nombres como Pablo García, Martín Rivas o Fabián Coelho estaban para cosas grandes. Otros, como Marcelo Zalayeta o Nicolás Olivera ya se cansaban de mostrar su clase en Primera división, algo extraño de aquellas selecciones juveniles.

Luego quedó por el camino Malasia, y a la altura del partido con Marruecos, la sub 20 ya había conseguido parar la oreja de un país entero que tomó la costumbre de levantarse bien temprano a ver a los botijas de celestes que decían: “Otro fútbol es posible”. El empate 0 a 0 con los africanos le dio el primer lugar a los celestes, pero Púa aún era cauto: “Puede sonar pedante, pero todavía no estoy conforme con el rendimiento del equipo en el sector ofensivo. Tenemos que mejorar porque estamos capacitados para jugar mejor”, aseguraba por ese entonces el hacedor de la generación dorada.

Para el partido ante Estados Unidos, Uruguay ya estaba paralizado para ver la magia del Nico, la fuerza de Zalayeta, el control de Coelho y las subidas de Pellegrín. Fue un 3-0 categórico, con pesto incluido y resto para cuidar las piernas, ya que el clima húmedo de Malasia ya empezaba a pasarle factura a casi todos los equipos.

A cuartos de final

De allí al final fue una emoción tras otra. En cuartos, ante Francia, un equipo con promesas como Thierry Henry, David Trezeguet o Nicolás Anelka, Willy Sagnol o William Gallas. Fue un 0- 0 injusto en los 90 minutos, porque Uruguay siempre fue más que los galos, pero en el alargue, el fantasma del gol de oro le ganó a los dos, que no crearon ninguna chance. Finalmente en los penales hubo que llegar hasta el octavo, cuando Carlitos Díaz la mando a guardar y Nicolás Anelka la tiró al palo, para que Uruguay llegara a su primera semifinal en 18 años, desde aquel juvenil de oro de 1979. En el otro lado del cuadro, Argentina seguía su ritmo, y dejaba por el camino a Brasil. Los albicelestes no brillaban, pero con jugadores como Riquelme, Romeo y Placente iban construyendo lo suyo.

Contra Ghana, con el alma

Y llegó la semifinal. El 2 de julio de 1997 a la hora 9.30 mucha gente llegó tarde al trabajo. Otros hicieron un alto, o pidieron para salir a fumar un cigarro que duró casi tres horas. Púa argumentaba desde Malasia: “Cómo cualquier equipo equilibrado habrá que tomar precauciones, pero intentando jugar al fútbol”.

Fue fútbol, fue alma, fue vibración y sufrimiento. Uruguay empezó arriba, apelando al mismo juego que ilusionó a un país. Un gol de Zalayeta a los 12’ y otro de Coelho, para verse en la final con Argentina, que le había ganado un rato antes a Irlanda por 1 a 0.

Pero sin sufrimiento no iba a tener gracia. Y por eso vino la reacción africana, de la mano de jugadores como Asamoah o Ofori Quaye. Lawson descontó en los descuentos del primer tiempo y en el segundo, ya casi sin piernas, hubo que aguantar. Y faltando 10 llegó el córner, el cabezazo de Meloño y el gol en contra para el 2 a 2. Alargue y angustia, hasta que Fabián Perea metió su derechazo para el 3 a 2. Así de increíble. En el medio del desierto, Uruguay estaba en una final del Mundo.

Solo faltó la frutilla de la torta. Porque en el partido más importante las piernas y las ideas flaquearon, y la categoría de Argentina remontó el 1-0 inicial y le dio la copa. De todas maneras fue un soplo de aire fresco para el fútbol uruguayo, que pronto se iría desinflando en medio de las miserias que tienen al fútbol uruguayo casi en el mismo lugar que en aquél entonces.

 

 

ANÉCDOTA

Caótico retorno. Al regresar a Uruguay los juveniles fueron recibidos por una caravana de miles de personas, que terminó en un Estadio Centenario repleto. También los agasajó el entonces presidente, Julio María Sanguinetti

 

* Este artículo formó parte de la serie "Campañas" que semanalmente, entre el 27 de marzo de 2006 y 1° de marzo 2010, publicó El Observador en su edición impresa y que en estos tiempos de encierro permitirán recordar las mejores actuaciones de equipos e individuales en todos los deportes en Uruguay

 

Repasá más notas de Campañas: 

Liverpool 1974, un negriazul lleno de magia

Uruguay 1999, la historia de la sub 20 que terminó cuarta en el Mundial de Nigeria

Uruguay 1992: cuando la maldición de los JJOO no daba tregua al fútbol celeste

Peñarol 1952-1957, el tercer quinquenio de los aurinegros

Nacional campeón de la Recopa Sudamericana e Interamericana

El récord de 36 goles de Fernando Morena en 1978

Una época que emociona a Nacional: el quinquenio y la máxima goleada clásica

Peñarol y el mayor récord de partidos invicto por el Campeonato Uruguayo

El récord del Flaco García que duró 70 años, hasta que lo rompió Munúa

Peñarol campeón de América en 1987

Bella Vista campeón del Uruguayo de 1990

Defensor de 1960, la primera estrella violeta y estrenó los revolcones a los grandes

La historia de la Libertadores 1970, cuando Peñarol llegó a la final a pesar de los dopajes positivos

Peñarol ganó el campeonato Uruguayo 1959 tras un clásico para el infarto

Floreal García, el boxeador tupamaro

Copa América de 1935, cuando nació la garra charrúa

Aguada campeón Federal 1974, el equipo que rompió todos los pronósticos

Goes campeón Federal en 1947, el título que llegó con el empuje de un barrio

Una hazaña bien uruguaya: Fabini y Meerhof campeones del mundo de snipe en 1989

Irlanda conoció la garra charrúa con los Teritos en 2001

Cuando Wanderers pasó de la B a la Copa Libertadores

La historia se lo imponía, y Nacional arrasó en el Campeonato Uruguayo de 1998

La primavera de Marcelo Filippini en 1997: el año soñado del tenista celeste

- La inolvidable Liguilla donde nació el Peñarol campeón de América 1987

- La noche que Peñarol enmudeció a Estudiantes de La Plata en la Supercopa de 1969

Old Boys 1975, el grito del león que quedó en la historia del rugby uruguayo

- Cuando Uruguay clasificó a Italia 1990 de la mano de Ruben Sosa

- Primera Vuelta Ciclista del Uruguay: cuando no solo era pedalear

- Uruguay campeón sudamericano de 1995: cuando reinar en América era algo habitual

- Uruguay 1982: los pibes de oro en acción que se llevaron el Sudamericano

- El día que Margarita Grun demostró a los 31 años que podía mejorar su velocidad

- La era dorada de Peñarol en básquetbol: campeón Federal 1982 en conquista memorable

- Cordón 1992: el año que pasó la aplanadora

- Los Cuervos 1959-60: los carasucias del rugby

- Uruguay 1993: repatriados, esa mala palabra que marcó una época gris del fútbol uruguayo

- Florbel Pérez, de Neptuno a semifinalista en natación en los Juegos Olímpicos de 1952

- El año que Defensor Sporting fue campeón en tribunales de la AUF

- Cuando Carrasco Polo empezó a ser grande

- La selección uruguaya de waterpolo que hizo historia en 1929

- La Mennais 1992-2002: un huracán de color celeste

- Mandiyú 1988: el equipo de los uruguayos

- Nacional 1940-1942; una topadora en la cancha

- El primer triunfo de Nacional en la Liga fue en 1903, pero se definió en 1904 por la guerra

- Peñarol, precursor de la Federación en 1923

- Cuando River Plate quedó en la puerta de la historia

- Goes campeón Federal de 1958, cuando le ganó a Moglia

- Sud América 1994: la primera hazaña de Ribas

- Wanderers 1986: una generación de cracks

- Defensor Sporting 1991: la tercera perla de los violetas

- La gloria llegó a Villa Biarritz, Biguá campeón sudamericano de 1992

- Old Christians, el dueño de la década de 1980

- Un día, después de tanto invertir, Hebraica Macabi cortó la racha y ganó el Federal 1994

- Cuando seis jugadores de Rampla fueron a prisión antes de empezar la pre Libertadores

- Racing 1989: se le cumplió el ascenso con un equipo soñado

- Welcome 1999: despejó el camino para el tetra

- Pedro Garra: le hizo honor a su apellido

- Peñarol, campeón uruguayo de 1986 por una firma

- Nacional fue campeón Uruguayo en 1992, y Hugo De León no dio la vuelta

- La época dorada del básquetbol uruguayo: cuatro títulos Sudamericanos consecutivos y 22 partidos sin derrota

- Peñarol 1969, cuando Pedro Rocha enmudeció a La Plata

- En 1984, River Plate ascendió a Primera de la mano de Don Roque Maspoli

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...